Colomo y un Buñuel animado llevan el buen cine a Málaga

Fernando Colomo posa con los actores de 'Antes de la quema' en el Festival de Málaga./Efe
Fernando Colomo posa con los actores de 'Antes de la quema' en el Festival de Málaga. / Efe

El veterano director firma una «narcochirigota» en 'Antes de la quema', mientras Salvador Simó convierte en dibujos el rodaje de 'Las Hurdes, tierra sin pan'

BOQUERINI

Fernando Colomo ha regresado a la competición del Festival de Cine de Málaga 21 años después de que lo hiciese, en 1998, con 'Cuarteto de La Habana'. Lo ha hecho con 'Antes de la quema', una comedia de atracos ambientada en una luminosa Cádiz en los días del carnaval, que el director ha definido como una 'narcochirigota'. Con un reparto en donde sobresale Salva Reina, que de secundario accede por primera vez a un personaje protagonista, cuenta también con las presencias de Manuela Velasco, Maggie Civantos, Manuel Manquiña y un inmenso Joaquín Nuñez. La película ha gustado mucho y ha provocado las carcajadas de los espectadores. Lo curioso es que cuando Colomo leyó el guion de Javier Jaúregui, con el que trabajó durante cinco años e hicieron más de 25 versiones, la película era un thriller.

Todo sucede durante el carnaval de Cádiz. La vida de Quique, un humilde artista de las chirigotas, parado y jardinero ocasional, da un vuelco cuando comienza a trabajar en el depósito de droga más grande de Andalucía adecentando la entrada. Y es que El Tuti, traficante local y gran admirador de sus chirigotas, planea robar el almacén antes de que lo inauguren y se produzca la quema de toda la mercancía incautada, unos 100.000 kilos de hachís. Para ello cuenta con unos atracadores profesionales, El Gallego y su banda. Pero el éxito del plan depende de la colaboración de alguien dentro de la incineradora, y quieren que Quique sea su hombre.

Para Fernando Colomo, 'Antes de la quema' no es fácil de definir. «Es de género fluido, una película de atracos con plan incluido. Siempre quise hacer una película así. Es una película de género, que tiene secuencias de atracos, disparos, de acción pura y dura. Había hecho pocas cosas en este sentido. El tema son los narcos por un lado y las chirigotas por otro. A veces parece que es un thriller de un atraco, a veces parece una película de chirigotas y a veces una película de amor. Cuando leí el guion por primera vez, que no pensaba en dirigirlo, me pareció un thriller, pero el guionista afirma que es una comedia».

El malagueño Salva Reina ha asegurado que «me he empapado mucho de la cultura gaditana. Mi experiencia en el rodaje, rodando en Cádiz y estando permanentemente en contacto con sus gentes me ha ayudado mucho. Además me ha aportado una profunda admiración por los carnavales. Hay muchísimas horas de trabajo y un alto nivel de exigencia, disciplina y creatividad que mucha gente desconoce de esta festividad».

La película tiene una curiosa narración en donde el protagonista habla a veces a cámara en un supuesto vídeo que está grabando para colgarlo en YouTube. Lo asombroso es que tanto narración como mezcla de géneros (incluso tiene un trasfondo de denuncia social) encajan como un guante al tipo de comedia ligera habitual de Fernando Colomo.

Rodaje de 'Las Hurdes, tierra sin pan'

También ha tenido una gran acogida la otra película en competición del día, la cinta de animación 'Buñuel en el laberinto de las tortugas', dirigida por Salvador Simó a partir de la novela gráfica de Fermín Solis, con la que fue finalista del Premio Nacional del Cómic. Producida por Manuel Cristóbal, productor de 'Arrugas' con la que comparte el tono, cuenta la historia de un joven Buñuel que tras sus éxitos surrealistas 'Un perro andaluz' y 'La edad de oro', se traslado a una pobrísima y aislada zona de Extremadura para rodar en 1933 el documental 'Las Hurdes, tierra sin pan', gracias a que su amigo Ramón Acín le prometió al comprar un billete de lotería, que su tocaba lo invertiría en la película, como así sucedió.

«Ramón Acín nos ha servido de contrapunto para contar la historia de Buñuel, porque esta es, sobre todo, una historia de amistad. No hemos buscado hacer un documental, sino una película para el público, con su carga emocional», ha dicho Salvador Simó, que ha trabajo en Hollywood en producciones de la Disney. Según el director, «hemos hecho una película sobre un joven director de 32 años, que habían hecho dos películas que habían sido un escándalo, y que no conseguía dinero para su siguiente filme. Después sería Luis Buñuel, el director español más universal, pero al principio era solamente Luis».

La película incluye algunas breves escenas de 'Las Hurdes, tierra sin pan', algunas de ellas los descartes del montaje que nunca se han visto. «Da una autenticidad a la historia. Para mí era un sacrilegio recrear ese rodaje teniendo imágenes reales», ha asegurado Simó, a lo que el productor Manuel Cristóbal ha desvelado: «Buñuel montó 'Las Hurdes…' en su casa y medía los metros de película con el brazo».

A diferencia de otras películas de animación, aquí los actores que han puesto las voces ya se metieron en sus papeles en los ensayos. Después se rodó, pero en vez de con cámaras, únicamente con equipos de sonido que recogían sus voces. La película se estrenará el 26 de abril y ya ha sido vendida a medio mundo.

Tras dos de cal, una de arena, la presentación en la sección Málaga Premiere, fuera de concurso, de los dos primeros episodios de la serie –definida como erótica- 'Instinto', dirigida por Carlos Sedes y Roger Gual y protagonizada por Mario Casas, su hermano Óscar Casas, Ingrid García Jonnson, Silvia Alonso y Lola Dueñas. La mejor definición de lo visto la ha dicho una compañera de prensa: «Me ha indignado profundamente».

Mario Casas en 'Instinto', la nueva serie Movistar.
Mario Casas en 'Instinto', la nueva serie Movistar.

'Instinto posee un erotismo muy light, a la manera de '50 sombras de Grey', con una cuidada estética que le sirve de coartada. El sexo que se muestra es bastante enfermizo: Un club de enmascarados a la manera que Kubrick hizo en 'Eyes Wide Shut', donde el protagonista, propietario de una empresa de tecnología punta junto a un amigo y socio y en tratamiento psicológico, acude atormentado por su pasado. Aquí no hay sexo al uso sino cuerdas para atarse a la cama, sadomasoquismo y otras lindezas con el que el protagonista se desfoga por haber ignorado a su madre y a un hermano menos disminuido psíquico. Al menos es lo que se muetra en los dos primeros episodios que han resultado profundamente aburridos.

La productora Teresa Fernández Valdés, de Bambú, que ha producido la serie de ocho episodios en una primera temporada para Movistar +, plataforma que la estrenará el 10 de mayo, ha contado que era una apuesta arriesgada: «En los tiempos que corren ya se puede hablar de sexo y de las relaciones sexuales. Aquí hablamos de las obsesiones, de deseo, de amor equivocado… pero también de amistad. En un viaje con el protagonista a un mundo oculto».

Dispuesto a que no haya un día sin un premiado, El Festival otorga en la noche de este domingo el Premio Málaga–Sur, patrocinado por el diario Sur, al actor Javier Gutiérrez, donde se le reconoce su trayectoria: «La vida de un actor es como una carrera de fondo porque es una profesión muy hermosa para muy cruel. Uno depende de que suene el teléfono y de cómo ha ido en taquilla tu último trabajo. Y también es como una montaña rusa porque puedes estar parado mucho tiempo y de repente llega el proyecto de tu vida. Tiene un poco de todo, por eso es tan emocionante y nos pone tan cachondos. El oficio de actor es como vivir en el alambre, en la cuerda floja», ha reflexionado.

El actor Javier Gutiérrez descubre un monolito con su nombre en Málaga.
El actor Javier Gutiérrez descubre un monolito con su nombre en Málaga.