'El diablo sobre ruedas', una joya planificada al milímetro

Steven Spielberg sorprendió al público con una cinta hecha para televisión que resultó tan audaz y sobrecogedora que en Europa se estrenó en las salas de cine

El camión cisterna que aterra a Dennis Weaver.
Boquerini .
BOQUERINI .

Steven Spielberg (Cincinnati, 1946), llamado con razón 'El rey Midas de Hollywood' por haber convertido en oro prácticamente todo lo que ha hecho, y el gran responsable de la revitalización del Hollywood de los 80, tuvo dos óperas primas. La oficial, 'El diablo sobre ruedas' ('Duel', 1971) fue creada para la televisión y así se vio en Estados Unidos, aunque en Europa se estrenó en pantalla grande con algunas escenas añadidas. Ya avanzados los 80, y tras el enorme éxito del director, 'El diablo sobre ruedas' llegaría por fin a los cines estadounidenses. Hasta entonces, para Estados Unidos, la ópera prima sería 'Loca evasión' ('The Sugarland Express', 1974), que fue la primera que rodaría exprofeso para la gran pantalla.

De niño, Spielberg recibe como regalo una cámara de 8 milímetros, lo que determinaría su futuro. El divorcio de sus padres hace que se refugie en las oscuras salas de cine y que con su nuevo 'juguete' intente emular con sus amigos aquellas historias que veía en la gran pantalla. Su primer corto lo rodó en un restaurante de Scottsdale. En la película se incluía la escenificación de los restos de un accidente de tren preparado con una maqueta (J. J. Abrams recrearía años después aquellas historias en 'Súper 8', que produjo el propio Spielberg).

En 1958, se convirtió en boy scout y, para obtener la insignia al mérito, realizó un corto de 8 milímetros, de nueve minutos de duración, un western llamado 'The Final Duel'. A los 13 años, Spielberg ganó un premio por una película de guerra de 40 minutos titulada 'Escape to Nowhere', que recreaba una batalla en el este de África. En 1964, a los 16 años, Spielberg escribe y dirige su primera película independiente, una aventura de ciencia ficción de 130 minutos llamada 'Firelight' (que más tarde inspiraría a 'Encuentros en la tercera fase'), que costó 500 dólares, se proyectó en el cine local y logró recolectar 501 dólares.

Tras trasladarse a California, intenta matricularse en el departamento de cine de la Universidad del Sur de California, pero es rechazado hasta en tres ocasiones. Cuando ya era famoso, la Universidad le otorgó el doctorado Honoris Causa y en 1996 se convirtió en miembro del consejo de la universidad. Su primer cortometraje para su presentación en salas en 1968, fue 'Amblin', cuyo título utilizará más tarde para dar nombre a su productora. Pronto encuentra trabajo en la pujante televisión, donde dirige episodios de series como 'Galería nocturna', The Psychiatrist', 'Owen Marshall, 'Counselor at Law' o 'Colombo', con suficiente éxito como para que le encarguen un largometraje independiente para ser emitido por la ABC el domingo por la noche como 'La película de la semana'. Comienza la leyenda.

El hombre y la bestia

Spielberg decide apostar fuerte y llama al escritor y guionista Richard Matheson, para que le haga la adaptación de una de sus novelas cortas. 'El diablo sobre ruedas' se rueda en 13 días a partir del 13 de septiembre de 1971 con un reducido presupuesto de 450.000 dólares. Se trata de una especie de road movie perversa que cruza terror y suspense protagonizada por Dennis Weaver y en donde aparecen también Jacqueline Scott, Cary Loftin, Eddie Firestone o Lou Frizzell. La película es un duelo entre el hombre (un automovilsta) y la bestia (un siempre amenazante camión cisterna del que nunca se muestra al conductor), a lo largo de muchos kilómetros de carretera: David Mann (Weaver), un viajante de negocios, conduce con su coche, un Plymouth Valiant, por una zona desértica y aislada al sur de los Estados Unidos, cerca de la frontera con México, cuando en una carretera solitaria adelanta a un viejo y oxidado camión cisterna. El conductor de éste parece molestarse y lo vuelve a adelantar. A partir de entonces, no dejará de acosarle, dando lugar a algunas de las escenas más memorables de su filmografía.

Tres fotogramas de 'El diablo sobre ruedas'.

Sorprende porque Spielberg parecía tenerlo todo planificado al milímetro en la cabeza. Solo así se puede entender que se rodara en apenas trece días. Para ello, el cineasta colocó varias cámaras de 16 milímetros rodando a la vez, de tal forma que de cada secuencia tuvieran muchas tomas distintas. En este sentido, la cinta es una clase magistral de montaje. Con una duración de 74 minutos, la película fue emitida por la ABC el 13 de noviembre de 1971, obteniendo una enorme audiencia. La Universal plantea entonces estrenarlo en Europa en salas cinematográficas, para lo que Spielberg añade escenas y planos descartados de aquel primer montaje hasta dejar la película en una duración de 90 minutos, lo mínimo que exigían las salas comerciales. En Europa se estrena en 1973; no sería hasta los años 80 cuando este montaje se pudiese ver en Estados Unidos en salas de cine.

Suspense hitchcockniano

'El diablo sobre ruedas' bebe de las fuentes del suspense de Alfred Hitchcock: un individuo inocente sometido a persecución por motivos incomprensibles, a pleno sol, en espacios abiertos e incluso con presencia de terceros que podrían ayudar (pero que no lo hacen porque no se creerían la historia)…

En 1974 Spielberg rueda por fin un largometraje para el cine, 'Loca evasión' ('The Sugarland Express') que en España se presenta en el Festival de Valladolid de 1975 donde es abucheado. Pero eso es ya otra historia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos