Ópera Prima

Eastwood da su primera oportunidad a Cimino

Un joven Jeff Bridges y Clint Eastwood en 'Un botín de 500.000 dólares', la ópera prima de Michael Cimino./
Un joven Jeff Bridges y Clint Eastwood en 'Un botín de 500.000 dólares', la ópera prima de Michael Cimino.

El éxito de 'Un botín de 500.000 dólares' en 1974 fue el pasaporte para que el controvertido director acometiera cuatro años más tarde la magna 'El cazador'

Boquerini .
BOQUERINI .

Director de siete largometrajes, Michael Cimino (Nueva York, 3 de febrero de 1939 -Los Ángeles, 2 de julio de 2016) fue uno de esos directores capaz de tocar el cielo para a continuación hundirse en las tinieblas del infierno con sus películas, responsable de la aclamada 'El cazador' (1978), por la que logró el Oscar al mejor director y a la mejor película, y dos años después de 'Las puertas del cielo' (1980) por cuyas extravagancias se disparó el presupuesto y hundió a su productora, la United Artists, hasta provocar su desaparición y que el resto de las majors pusieran punto final a lo que se había llamado 'el nuevo Hollywood', provocando que Cimino tuviese muy difícil proseguir con una trayectoria 'normal' de director.

Cimino estudió Arquitectura y Arte Dramático, y trabajó en publicidad y documentales, siempre soñando con dirigir cine. Pero antes firmó dos guiones que le dieron prestigio: 'Naves misteriosas' (1972) y 'Harry el fuerte' (1973). La primera la dirigió Douglas Trumbull, que había sido supervisor de los efectos especiales fotográficos de '2001: Una odisea del espacio», a partir de un argumento propio, una historia futurista en la que en una estación espacial, un científico (Bruce Dern) es el responsable de mantener con vida las últimas especies botánicas de la Tierra, pero recibe la orden de destruirlas.

El guion lo firmaban Deric Washburn, Steve Bochco y Cimino, quien según confesión propia, puso el acento en los aspectos ecologistas de la historia: Washburn era autor teatral y Bochco sería años después el creador de series como 'Canción triste de Hill Street' o 'La ley de Los Ángeles', pero en aquel momento eran tres novatos contratados por la productora, ya que Trumbull también debutante como director, buscaba guionistas capaces de escribir su historia. Aunque la ciencia ficción no era uno de los géneros de Cimino, el futuro director se esforzó en cumplir con su cometido: '»No creo interesante el hacer una película de ciencia ficción. Creo que el mundo ya es lo bastante suficiente para nosotros como para inventar algo nuevo», dijo en una ocasión. Además a Cimino, pese a que hoy 'Naves misteriosas' está considerada como una película de culto, no le satisfizo el resultado:»Por desgracia, cuando terminé mi trabajo decidieron confiar más en la tecnología, los efectos especiales y los aparatos».

En los primeros 70 Clint Eastwood era ya una gran estrella en Estados Unidos. Al éxito de la 'trilogía del dólar' rodada en España por Sergio Leone, se acababa de sumar 'Harry el sucio' un thriller con el prototipo de policía duro famoso por sus métodos expeditivos. La película costó 4 millones de dólares y recaudó 36, por lo que las secuelas estaban aseguradas. Y aquí es donde entra Cimino. El cineasta había acudido a las oficinas de Malpaso, la productora de Eastwood, en busca de apoyo para llevar a la pantalla su guión de 'Un botín de 500.000 dólares', justo en el momento en que el guión de la primera secuela de 'Harry el sucio', llamada 'Harry el fuerte' se encontraba en in impase. Iniciado por John Milius, este había abandonado su escritita para dirigir un proyecto propio, 'Dillinger'. Y Eastwood vio en Cimino la salvación a sus problemas, proponiendo que revise lo escrito por Milius y complete el guion de 'Harry el fuerte'. . Pese a que durante el rodaje hubo fuertes enfrentamientos entre Eastwood y Ted Post, el director de la cinta, 'Harry el fuerte' superó en recaudación a 'Harry el sucio', lo que se consideró un éxito del guion de Cimino.

Michael Cimino a la cámara junto a Clint Eastwood en el rodaje de 'Un botín de 500.000 dólares. Una escena del filme y el póster español.

En un principio 'Un botín 500.000 dólares' quería dirigirla el propio Eastwood, pero fue tal la insistencia de Cimino en convertirse en director que Eastwood accedió a que la dirigiese, quedándose él con el personaje protagonista, pensando en que si había algún problema se haría también cargo de la dirección. Junto a Eastwood protagonizaban el filme George Kennedy, Jeff Bridges y Geoffrey Lewis. La trama era una historia de atracadores y perdedores: John Dogerty (Eastwood), un famoso ladrón de bancos conocido con el apodo de Thundebolt, que haciéndose pasar por sacerdote debe huir a toda prisa del púlpito cuando es reconocido por un antiguo compañero de fechorías, se encuentra a un joven vividor ladrón de coches llamado Lightfoot (Bridges) joven vividor cuya energía y exuberancia le ofrece una nueva perspectiva de vida, con el que se une para proseguir su carrera delictiva.

En eso están cuando se presentan dos antiguos socios de Thunderbolt, Red Leary (Kennedy) y Eddie Goody (Lewis) reclamando la parte de un atraco anterior de 500.000 dólares a un banco, perpetrado por todo ellos y que consideran que Thunderbolt les traicionó. Thunderbolt había ocultado el dinero en una vieja escuela de la ciudad de Warsaw, en Montana, pero cuando acuden al lugar se encuentran con que la escuela no existe y que en su lugar se levanta un moderno edificio. Lightfoot propone repetir el golpe al mismo banco y todos aceptan, poniéndose a planificar el atraco. Este se lleva acabo y una vez perpetrado, Thunderbolt y Lightfoot se esconden en un cine para coches llevando en el maletero a sus socios. Pero Goody ha dejado el faldón de su camisa sobresaliendo fuera del capó del coche y el acomodador del cine sospecha que puede tratarse de alguien que entró sin pagar. Se escuchan las sirenas de la policía y Thunderbolt decide escapar.

Antes de rodar Cimino se recorrió la zona de Montana donde iba a suceder la acción: «Uno aprende mucho, se conoce a gente que de otra manera nunca se conocería y se conoce mejor el país. Eso enriquece la película», reconoció el director. Aún así antes de iniciar el rodaje, surgió un problema: El presidente de la Warner Bros, que distribuía las películas de Malpaso, consideró que no era un producto adecuado para Eastwood por lo que el actor, que tenía buenas relaciones con la United Artists, logro un acuerdo para que le distribuyesen no solo la película de Cimino sino otros dos proyectos posteriores. También la víspera del inicio del rodaje Jeff Bridges entró en crisis asegurando que no se veía capaz de interpretar su personaje, pero Cimino lo solucionó con buenas palabras y dándole confianza.

El rodaje se desarrolló durante 42 días entre julio y septiembre de 1973. Y contó con un presupuesto de 4 millones de dólares. Durante todo el rodaje Cimino se preocupó por tener satisfecho a Eastwood, transcurriendo el rodaje sin mayores complicaciones. Se estrenó en Estados Unidos el 23 de mayo de 1974 y logró una recaudación de 25 millones de dólares, sobrepasando con amplitud la inversión de Malpaso. Tuvo en general buenas críticas. En España se estrenó en octubre de 1974 con críticas bastante elogiosas. Lorenzo López Sancho, crítico del ABC escribió: «Humor, acción y crítica son los tres sabrosos ingredientes de esta película (…) hay que declarar a Cimino director de gran capacidad técnica. Narra con vivacidad, con economía y se apoya en un montaje que no deja ni un metro muerto de cinta llegar a la pantalla».

Jeff Bridges fue nominado al Oscar y Eastwood quedó tan satisfecho que ofreció a Cimino un contrato para hacer tres nuevas películas para Malpaso. Cimino rechazó la oferta porque no quería crecer a la sobra de Eastwood y buscaba su propio camino. Cinco años después estrenaba 'El cazador'.

 

Fotos

Vídeos