Fanny Ardant fue novicia en un convento de Madrid

Un fotograma de 'El año del diluvio'./
Un fotograma de 'El año del diluvio'.

Culta e inquieta, la actriz francesa leyó con 24 años a los místicos españoles y pensó en hacerse monja

Boquerini .
BOQUERINI .

1973 es un año que marca un antes y un después en la vida de la actriz francesa Fanny Ardant. Nacida el 22 de marzo de 1949 en Saumur, departamento de Maine y Loira (Francia), su nombre completo es Fanny Margherite Judith Ardant. Su padre era militar, oficial de la caballería francesa. Al poco de nacer su familia se trasladó al principado de Mónaco. Más adelante, a la edad de dieciséis años, se trasladó a Aix-en-Provence con el fin de estudiar Ciencias Políticas, pero abandonó la carrera.

Con 24 años estaba muy desorientada sobre su futuro, culta e inquieta, Fanny lee a los místicos españoles, lo que despierta en ella una cierta vocación religiosa. Y pensó hacerse monja. Durante gran parte de aquel año de 1973 Fanny Ardant fue una de las novicias de un convento del entonces municipio madrileño de Aravaca (localidad que hoy forma parte de Madrid) «Fue cuando aprendí el español -que habla de manera fluida- Y el lugar donde estudié durante ese tiempo fue en el convento. Pura casualidad». No estaba en los planes de Dios que Fanny Ardant fuese monja, y antes de transcurrieran siquiera doce meses abandonó el convento español y se planteó en serio estudiar interpretación para poder ser monja solo en las tablas o en la pantalla. Según contó la actriz a finales de los años 80 en una inolvidable rueda de prensa en el Instituto Francés de Madrid: «Era demasiado joven. Está claro que me equivoqué».

A mitad de los años 70 en París, Fanny recibe clases de arte dramático por parte de Jean Périmony con la intención de dedicarse por completo al mundo de la interpretación, debutando como actriz de teatro. Y en 1976 hace su debut en el cine con la película dirigida por Joël Séria, 'Marie-Poupée'. Asimismo tres años más tarde se hace muy popular en Francia gracias a la serie de televisión 'Les dames de la côte'.

A principios de los 80 conoce al director de cine francés François Truffaut que la convierte en su musa, y con el que inicia una relación sentimental de la que nacería en 1983 su hija Josephine. En 1981 alcanza fama internacional con 'La mujer de al lado', a las órdenes de Truffaut. Fanny será protagonista en las películas de otros directores conocidos: Alain Resnais, Costa-Gavras, Ettore Scola o Volker Schlöndorf. En 1983, vuelve a trabajar con Truffaut en 'Vivamente el domingo', siendo nominada al César.

A raíz de desvelar su paso por el convento de Aravaca como novicia en aquella tumultuosa rueda de prensa en Madrid, Fanny, que pese a hablar castellano nunca había trabajado como actriz en España, provoca que diferentes directores españoles se fijen en ella y la llamen para trabajar en el cine español, en personajes próximos a la mística. Así Agustín Díaz Yanes la convierte en un ángel del cielo en 'Sin noticias de Dios', y Jaime Chávarri le ofrece el papel de abadesa de un convento de la Cataluña interior de posguerra en 'El año del diluvio', según la novela de Eduardo Mendoza.

La actriz sigue recordando aquel 1973 de rezos y misas en el convento de Aravaca, que le sirvió para ver muy claro lo que quería hacer con su vida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos