'Feliz día de tu muerte 2' y otros estrenos

Un fotograma de 'Feliz día de tu muerte 2'.

'Cambio de reinas' y 'La escuela de la vida' son algunos de los filmes que llegan este fin de semana a la cartelera

Borja Crespo
BORJA CRESPO

'Feliz día de tu muerte' desbancó a la secuela de 'Blade Runner' del primer puesto de la taquilla en su estreno en EE UU. Debido al notable éxito, que dejó boquiabierto a más de un jerifalte en Hollywood, no podía tardar mucho en llegar el lanzamiento de una nueva entrega de esta, auguramos, imparable saga. Curiosamente, el nuevo estreno está bastante mejor que su predecesor. Este segundo asalto aguanta mejor el ritmo y no se toma muy en serio lo que acontece, lo cual es de agradecer. Entregándose al 'non sense', este tipo de filmes ganan puntos. Repite a los mandos, firmando también el guión, Christopher Landon, responsable de una de las innecesarias secuelas de 'Paranormal Activity' y la despendolada 'Zombie Camp', serie Z a la americana. Jessica Rothe ('Hasta que te encontré') vuelve a convertirse en la víctima de un psicópata incansable, atrapada en el tiempo (convertida prácticamente en un cartoon viviente), como Bill Murray y la protagonista de 'Muñeca rusa', serie de Netflix estrenada hace una semana que juega con similares elementos con algarabía. Dos años después de los hechos acontecidos en la primera película, la scream queen protagonista vuelve a entrar en un bucle temporal que trae consigo giros inesperados y gags sanguinolentos. Cabe recordar que detrás de este hit para el público juvenil está Blumhouse, productora especializada en cine de terror que sabe muy bien rentabilizar sus referencias. Horror y humor fast-food es la fórmula, a la espera del estreno de 'Us (Nosostros)', lo último de Jordan Peele ('Déjame salir'), también bajo su sello.

Cambio de reinas

El cine de época vive un buen momento, con 'María, reina de Escocia', estrenada el pasado fin de semana, coincidiendo en la cartelera con 'La favorita', a la espera del resultado de los Oscar. A ambos títulos reseñables se une la producción francesa 'Cambio de reinas', que transcurre, como la obra del griego Yorgos Lanthimos, en el Siglo XVIII. Marc Dugain ('An Ordinary Execution') dirige un proyecto situado históricamente cuando los años de guerra entre Francia y España están acabando con ambos países. Felipe de Orleans busca la paz y para ello trama un plan de intercambio de princesas: casar a su hija de 12 años, señorita de Montpensier, con el heredero del trono español, y a Luis XV, próximo Rey de Francia, con Mariana Victoria, de 4 años, Infanta de España. Evidentemente, la opinión y libertad de las niñas implicadas no cuenta para nada, viéndose abocadas a una lucha de poderes. Los infantes tampoco pintan mucho, «manipulados por adultos que en realidad no son adultos», cuenta el director. «Los jóvenes príncipes, princesas y aristócratas fueron criados con ideas de grandeza, mientras se los infantilizaba y se les mantenía en un estado pueril: niños que jugaban a la guerra porque no tenían nada mejor que hacer». Dugain opta por contar la historia de una manera íntima, ignorando la pomposidad propia de este tipo de propuestas para centrarse en las emociones de las adolescentes y los niños protagonistas.

La escuela de la vida

Amantes del cine y la naturaleza, 'La escuela de la vida' es vuestra película. Detrás está Nicolas Vanier, aventurero, escritor y fotógrafo, además de cineasta, como ya ha demostrado en títulos como 'Belle y Sebastián', 'El último cazador' o 'Lobo'. François Cluzet ('Intocable'), Eric Elmosnino ('Gainsbourg'), François Berléand ('Los chicos del coro'), Valérie Karsenti ('Lol') y el debutante Jean Scandel protagonizan este drama con tintes de comedia situado en los años 20. La amistad es el tema principal de un filme visualmente atractivo que describe la vida rural de antaño en Francia. Un niño huérfano es adoptado por la criada de un conde en el París de 1927. De vivir en el orfanato de un barrio obrero pasa a una región salvaje rodeado de bosques donde se mueven los pescadores y cazadores. «Si puede convencer a los más pequeños a que dejen sus videojuegos para ir a pescar, ¡será algo bueno!», resalta Vanier sobre el mensaje de su relato. «La naturaleza permite la transmisión de valores que una vez pasaron a través del aprendizaje de estas prácticas».

Temas

Cine