Festival de Sitges

Koldo Serra: «No me interesa la gente nociva»

Koldo Serra en Sitges junto a los actores Hugo Silva y Nathalie Poza./
Koldo Serra en Sitges junto a los actores Hugo Silva y Nathalie Poza.

El realizador getxotarra presenta en el Festival de Sitges '70 binladens', una película de atracos «que no da descanso al espectador»

BORJA CRESPO

Proliferan los rodajes de cine en Bilbao. Hace unos meses sonaba en el centro de la ciudad la claqueta final de la última propuesta del realizador getxotarra Koldo Serra. '70 binladens', cuya acción transcurre en gran parte en el interior de una sucursal bancaria, ya es una realidad. Se estrena en el Festival de Sitges, donde el cineasta fue jurado hace una década. Su tercera película tras 'Gernika' es un thriller que apenas deja respirar al espectador. Juega con los giros en la trama y hay final sorpresa. Hugo Silva interpreta a Jonan, un yonqui algo manipulable que atraca una sucursal bancaria junto a su pareja Lola, encarnada por Nathalie Poza. Ambos dan la réplica a la siempre carismática Emma Suárez. Un reparto coral de aúpa para una cinta que se estrena el 25 de enero.

-Estrenas en Sitges, un festival de género. ¿Es un buen hábitat para la película?

Para mí, el mejor. El público de Sitges además de exigente, es un público muy entregado y apasionado del cine de género en su más amplio espectro, capaz de disfrutar tanto de pelis de terror, el fantástico más puro o los buenos thrillers. No se me ocurre mejor lugar para enseñar '70 binladens' por primera vez.

-Ya estuviste en el festival con tu debut...

Sí, guardo un recuerdo maravilloso. Estuve con 'Bosque de sombras', después de pasar por el Zinemaldi de Donosti, y antes había estado con el cortometraje 'El Tren de la Bruja' que, además de inaugurar, se llevó el Mèliés de plata y el Premio del jurado. Me siento como en casa.

-¿Nervioso?

La verdad es que no mucho… Más bien con muchas ganas de enseñar la película. Con los años te das cuenta de que no puedes gustar a todo el mundo y que, sobre todo, una vez terminada la película poco más puedes hacer. Lo que hay es lo que es. Así que, para adelante.

-En Sitges hay mucho tuitero sin piedad. ¿Cómo vives las críticas y la exposición en un festival?

Antes lo llevaba peor, pero como decía, como en la vida, no puedes gustar a todo el mundo. Por supuesto, uno quiere que su película llegue y guste a la mayor gente posible, pero nunca vas a contentar a todos. Mientras las críticas sean constructivas siempre serán bien recibidas por mi parte, ya que uno no deja de aprender. Eso sí, la gente nociva que ataca sin piedad y sin argumentos no me interesa.

-¿'70 Binladens' es tu película más personal?

Quizás mi película más personal hasta el momento sea 'Bosque de sombras', ya que estaba coescrita junto a Jon Sagalá y en el guion había mucho de mis experiencias personales, sobre todo a nivel emocional. Igualmente, '70 binladens' es puro Koldo Serra al 100%, es el tipo de película que me gusta como espectador. Además, a nivel personal sí que es la película que más he disfrutado durante el proceso creativo, rodaje y el trabajo con las actrices y los actores.

-Como en 'Bosque de sombras', no faltan los homenajes cinéfilos.

Pues fíjate que en este caso, si los hay, no son homenajes directos a nada en concreto. Por supuesto, habrá mil referencias inconscientes y mucho de las películas que he mamado como espectador y que llevo en el subconsciente. Quitando un plano que referencia visualmente a 'La leyenda del Indomable', el resto no ha sido deliberado.

-¿Te has mirado en algún clásico?

Como la historia es muy de 'andar por casa', ya que es un atraco a una sucursal de barrio pequeña, las referencias han sido películas del estilo de 'La estanquera de Vallecas' o 'Tarde de perros', atracos no especialmente técnicos en espacios más pequeños. En este caso no queríamos contar el gran atraco tecnológico al Banco de España.

-¿Qué se va a encontrar el espectador?

Un thriller con atraco, donde en este caso, la protagonista no es uno de los atracadores sino una de los rehenes. Necesita 35.000euros en 24 horas y cuando le iban a conceder un crédito por esa cantidad, el banco es atracado. El tiempo juega en su contra y, sí o sí, tiene que salir de allí con el dinero. Sin ser vertiginosa, la película no da descanso al espectador.

-¿Cómo viviste rodar con actrices de la talla de Emma y Natalie?

La presión de trabajar con los dos últimos premios Goya a la mejor actriz se convirtió en diversión desde el minuto cero. Poder trabajar con dos artistazas de su talla y descubrir que son mejores personas y compañeras completamente entregadas a sus personajes ha sido, aunque suene a tópico, un lujazo. Soy un director muy afortunado. Además, ambas son muy divertidas y ha habido una conexión brutal, tanto entre ellas como con ellas.

-El elenco principal del filme es claramente femenino...

Me apetecía mucho trabajar con protagonistas femeninas que den un nuevo enfoque al thriller que generalmente, y no sé por qué, ha sido un género tradicionalmente masculino. Creo que es todo un acierto que las protagonistas y las que dan guerra sean ellas. Es literalmente otra película con un punto de vista diferente, a la que el espectador no está tan acostumbrado.

-Hugo Silva encarna a un yonqui, le sacas de su zona de confort...

Soy muy fan de Hugo, es un actorazo muy valiente, siempre abierto a todo tipo de papeles. De hecho, hace ya un tiempo que está apostando por personajes muy alejados a lo que el público está acostumbrado a ver de él.

-Rodaste en Bilbao, ¿más cómodo?

Creo que jamás me encontraré un rodaje más cómodo. El set del banco estaba literalmente a ocho, diez minutos de mi cama. Además, estaba en el centro de Bilbao de manera que tanto actores y técnicos podíamos venir y volver a casa andando. El otro gran bloque fue la Plaza Haro de Santutxu a un minuto de la salida del metro. Lo más lejos han sido los exteriores de Getxo, imagínate. Además todo han sido facilidades en la ciudad.

-Suena el grupo musical Belako en un momento importante del filme, la música en general es muy especial...

Fernando Velázquez, el compositor y servidor, hemos apostado por un tipo de música más cercano a los thrillers más setenteros. Nuestra inspiración han sido compositores como Lalo Schifrin, Henry Mancini o incluso Quincy Jones. Pero por otro lado, como dices, suenan Bonzos y Belako en dos momentos muy importantes en la película. Yo soy muy fan de ambos y me gustaba la idea de que fuesen grupos de la zona.

-También ruedas series, ¿es muy diferente?

Aunque el lenguaje es parecido es cierto que hay algunas diferencias a la hora de trabajar. Por un lado, en televisión el ritmo de rodaje de más alto, es decir, se ruedan más paginas de guion por día. Por otro el desarrollo de la historia es muy diferente ya que se extiende varias horas en función de los episodios de la temporada. En el cine hay que sintetizar todo en dos horas y en las series los personajes y las tramas se desarrollan a fuego más lento durante ocho, diez, doce horas. Igualmente, ambos medios son muy atractivos con sus pros y sus contras.

-¿Cuándo te vas a animar a rodar algo de terror?

¡Lo estoy deseando! Lo que pasa es que todavía no he encontrado la historia ideal para hacerlo. Es un género que me entusiasma y que respeto muchísimo, por eso quiero que cuando llegue estar a muerte con el proyecto.

Nathalie Poza y Hugo Silva, los atracadores de '70 binladens'.
Un vigoroso thriller en un Bilbao de cine

Esta vez no ha habido que esperar tanto tiempo para disfrutar con una nueva película dirigida por Koldo Serra. Diez años hicieron falta, tras su debut con 'Bosque de sombras', para volver a verle en acción tras la cámara con su siguiente proyecto, 'Gernika', cuyo tristemente conocido final, el trágico bombardeo, ofrecía al espectador veinte minutos de quitar el hipo que confirmaban el talento visual de un director bregado también en el ámbito de la televisión. Actualmente implicado en la nueva temporada de una exitosa serie, el getxotarra se ha acercado a Sitges para estrenar su nueva apuesta, '70 binladens', un vigoroso thriller con una banda sonora excepcional, con aires setenteros, firmada por Fernando Velázquez, que enfatiza el excelente ritmo de un relato repleto de giros que crece según avanza la trama.

Claustrofóbico por momentos, es consciente desde el primero minuto de su condición de película de género, cine de atracos, con un plantel principal carismático. Emma Suárez interpreta a una mujer desesperada que necesita un buen pellizco para solucionar un problema económico que complica sobremanera su existencia. Sus planes se truncan cuando está a punto de recibir un préstamo en el banco e irrumpen en escena de manera violenta dos encapuchados. Nathalie Poza encarna a una nerviosa atracadora. Entre ambas surge una curiosa alianza que puede terminar de manera catastrófica, o todo lo contrario.

Serra sabe dónde colocar la cámara, con un director de fotografía de altura como aliado, Unax Mendia. Entre vascos anda el juego. Acostumbrados a trabajar como un tándem, ofrecen algunas secuencias planificadas de manera brillante, con tensión y enjundia. Quizás el tono sea el talón de Aquiles de la propuesta en algunos instantes puntuales, cuando bascula entre la comedia y la sobriedad del thriller, desdibujándose ligeramente. El ritmo incansable ilumina las posibles sombras de un guion con guiños a la ciudad que acoge el relato, un Bilbao cinematográfico. La intriga acaba en alto, mientras suena un temazo de Belako.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos