Cartelera

'La llorona' y otros estrenos

Una imagen de 'La llorona'.

BORJA CRESPO

Desde el éxito de su ópera prima, 'Saw', el inicio de una popular franquicia de terror, fotocopiada hasta la saciedad, James Wan se ha hecho de oro explotando una y otra vez las mismas ideas y un modo de entender el cine de horror similar al acto de subirse al tren de la bruja en una feria. Es uno de los cineastas de género más rentables y prolíficos del momento. Se ha convertido en todo un especialista en crear sagas millonarias que gozan del beneplácito del gran público, entre ellas 'Insidious', la menos original de todas, y 'Expediente Warren: The conjuring', más elaborada y rodada con elegancia.

A partir de esta última serie han surgido spin-offs que explotan algunos personajes escalofriantes presentados de pasada con anteroridad, como 'La monja' y la muñeca 'Annabelle'. Ahora se suma al catálogo de sustos 'La llorona', pergeñada por el debutante Michael Chaves con poca inspiración, innecesaria a la hora de la verdad para ofrecer un producto mascado al target juvenil que acude a la sala oscura a pasar un buen mal rato mientras devora palomitas con fruición.

Wan apadrina 'La llorona' desde la barrera. Inmerso en la segunda entrega de la delirante 'Aquaman', que ha dado aire a la alianza entre DC Comics y Warner, no parece que haya empleado demasiado tiempo en su agenda para supervisar este cuento macabro que suena a mil veces visto, un defecto que puede llegar a ser una virtud dados los actuales hábitos de consumo, basados principalmente en lo reconocible (quiero ver exactamente lo que me cuentan en el tráiler).

Chaves repite fórmula a los mandos, sin devanarse los sesos en la puesta en escena como su mentor, probablemente porque cuenta con un presupuesto menor para afrontar un relato que presenta a un terrible ser infernal, que parte de una leyenda mexicana, que persigue a los niños cuando no pueden dormir, nada que ver con 'Babadook', por ejemplo, bastante más elaborada visualmente. Los sustos efectistas son la base de este estreno terrorífico con mujer fantasma diabólica que apuesta por sembrar el pánico en Semana Santa discurriendo por las vías habituales de un género provechoso en taquilla.

'Un corazón extraordinario'

Alemania no produce únicamente telefilmes para la sobremesa del fin de semana. 'Un corazón extraordinario', dirigida por Marc Rothemund , director de la nominada al Oscar 'Sophie Scholl: Los últimos días', habla del sentido de la responsabilidad. La excusa es una historia basada en la novela escrita por Daniel Meyer y Lars Amend, en la cual un treintañero vividor se ve empujado a salvaguardar a un adolescente con problemas de salud. Surge la amistad y se suceden las situaciones emotivas en un ambiente jocoso.

'Bikes'

Fue objeto de mofa en las redes sociales cuando se proyectaron imágenes del filme durante la pasada entrega de los Premios Goya. Estaba nominada en la categoría de Mejor Película de Animación, galardón que se llevó de calle la excelente 'Un día más con vida'. Explotando el filón del gracejo que ofrecen los objetos antropomórficos, inspirada claramente por 'Cars', o más certeramente en 'Planes', 'Bikes' presenta a un grupo de bicicletas que hablan y viven su propia aventura solidaria. Estamos ante una inusual coproducción entre España y China, dirigida por Manuel J. García ('La leyenda del gigante de la montaña'), cuya realización técnica en 3D tira un poco para atrás pero rebosa buenas intenciones en su mensaje ecologista. Ponen las voces Carlos Latre, Anabel Alonso y el ciclista campeón del Tour Perico Delgado.

'Los Fixies: Amigos secretos'

Desde Rusia con amor llega estos días, cuando hay que entretener a los más pequeños con toda la artillería, otra producción de animación, 'Los Fixies: Amigos secretos', cuyos personajes se antojan un cruce entre Los Electroduendes y 'Los diminutos', aquella serie entrañable de los años 80. Cuentan con numerosas piezas online, con millones de visualizaciones, razón por la cual han decidido saltar al formato largo y estrenar en salas. Partiendo de un presupuesto muy alejado de las grandes producciones de Pixar, estéticamente buscan imitar a los conocidos estudios, con una paleta de colores estridente. Los Fixies son unas criaturas diminutas que solamente pueden ver los niños, porque emplean toda su energía en esconderse de los humanos y desplazarse por circuitos eléctricos. Su fuerte es reparar electrodomésticos.