'Mi obra maestra', la historia de una estafa genial

Gastón Duprat, Raúl Arévalo y Guillermo Francesa./Nacho Gallego (Efe)
Gastón Duprat, Raúl Arévalo y Guillermo Francesa. / Nacho Gallego (Efe)

El mismo equipo que en 2011 hizo 'El ciudadano ilustre' presenta una comedia con el mundo del arte contemporáneo con telón de fondo | El festival presenta también 'Utoya. 22 de julio', un plano secuencia de 92 minutos que recrea la masacre de la isla noruega en 2011

Boquerini .
BOQUERINI .

El mismo equipo que en 2011 hizo 'El ciudadano ilustre' ha presentado en la Seminci 'Mi obra maestra', una comedia en torno a una estafa genial con el mundo del arte contemporáneo como telón de fondo. La película está dirigida por Gastón Duprat, mientras que su hermano, Andrés Duprat, codirector de 'El ciudadano ilustre', es aquí el guionista, y Mariano Cohn, codirector de aquella, ejerce de productor. La película es una coproducción argentino española que protagonizan Luis Brandoni, Guillermo Francella y el español Raúl Arévalo.

'Mi obra maestra' cuenta la historia de una estafa, de la que conviene no desvelar demasiado: Arturo es un galerista de arte encantador, sofisticado y con una total falta de escrúpulos. Tiene su propia galería de arte en el centro de Buenos Aires, ciudad que le fascina desde siempre. Renzo es un pintor hosco, algo salvaje y en franca decadencia. Odia el contacto social y está al borde de la indigencia, sostenido solo por su único alumno. El galerista logra asociarse con una influyente coleccionista internacional e intenta por todos los medios reflotar la carrera del pintor fracasado, aunque las cosas no van al rumbo esperado. Será entonces cuando Arturo lleva adelante un plan desesperado y muy arriesgado que puede cambiar su vida para siempre.

Un fotograma de 'Mi obra maestra'.
Un fotograma de 'Mi obra maestra'.

«La película es, sobre todo, la historia de la amistad de dos hombres, que tiene como geografía el mundo del arte», ha asegurado Gastón Duprat. Andrés y Gastón Duprat conocieron a Raúl Arévalo cuando hace dos años presentaron en la Seminci 'El ciudadano ilustre', con la que lograron la Espiga de Plata, surgiendo una fuerte amistad con el actor que aquí es el miembro de una ONG que viaja como cooperante por Latinoamérica: «Necesitábamos un personaje extranjero, que no entendiese los códigos y normas de la idiosincrasia local, y que fuese ingenuo. Existe cierto turismo solidario europeo hacia América Latina. Chicos bien que viajan a darse su baño de pobreza recorriendo Bolivia, Perú, Chile, Argentina… Una actitud en apariencia noble pero ingenua y escolar, con algo de demagógico y lava culpas. Tenía que ser europeo. Resultó español porque Raúl Arévalo es amigo, además de un actor extraordinario». Raúl Arévalo ha dicho que su personaje «es a los ojos de los dos amigos, la honestidad y la pureza».

Un plano secuencia de 92 minutos

En el pasado Festival de San Sebastián se presentó la película noruega, 'Blind Spot' ('Angulo muerto'), rodada en un único plano secuencia. Este miércoles la Seminci ha presentado otra película noruega, 'Utoya. 22 de julio', rodada también en un único plano secuencia de 92 minutos (salvo un prólogo documental de escasos segundos), que reconstruye en tiempo real lo ocurrido el 22 de julio de 2011 en la isla noruega de Utoya, cuando un hombre de extrema derecha comenzó a disparar sobre niños y adolescentes allí acampados con un resultado de 69 muertos. Sin duda las nuevas tecnologías hacen muy factible rodar películas de un único plano, lo que siempre propicia la intensidad dramática, pero sorprende que las dos realizadas así sean noruegas y de 2018.

'Utoya. 22 de julio' está dirigida por Erik Poppe, quien inicia la película en la isla pocos minutos antes de que comiencen a escuchar disparos y finaliza cuando una lancha de salvamento logra poner a salvo a un reducido número de supervivientes. La película no muestra en ningún momento al terrorista, sino que sigue permanentemente a un grupo de adolescentes, sobre todo a una de ellas en su desconcierto inicial, en su posterior huida al bosque, en su encuentro con los primeros muertos, en la búsqueda de su hermana… todo ello con el permanente sonido de los disparos y los grupos de chicos corriendo despavoridos sin saber donde refugiarse.

Aunque el personaje de la joven de 18 años a la que sigue la cámara es inventado, está basado en testimonios reales de los supervivientes, sobre cómo vivieron ellos los largos minutos de pánico en una isla de la que no podían escapar. El director Erik Poppe es fotógrafo de guerra, lo que da al filme un tono fuertemente realista y casi documental.

La sección Tiempo de historia ha estrenado el documental '¡Ay Carmen!', dirigido por Fernando Méndez-Leite, que aborda la figura de la actriz Carmen Maura. Una película entrañable rodada en España y en París, en el que la actriz habla de su carrera y de ella misma, de su infancia, de su vocación, de sus primeros pasos en la profesión, de sus dificultades, de su forma de trabajar y de vivir, con su particular sentido del humor, su sinceridad y su inteligencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos