'Gente corriente': cuando Robert Redford dejó K.O. a 'Toro salvaje'

Robert Redford y Timothy Hutton en el rodaje de 'Gente corriente'./
Robert Redford y Timothy Hutton en el rodaje de 'Gente corriente'.

El tardío salto a la dirección en 1980 del actor con un melodrama familiar se saldó con un rotundo triunfo en los Oscar, imponiéndose a la película de Scorsese

BOQUERINI

Robert Redford, que se acaba de despedir del cine, al menos como actor, con 'The Old man and the Gun', tras 60 años de carrera, tuvo un tardío debut como director con 'Gente corriente' ('Ordinary People' 1980), un melodrama en las antípodas del cine que había hecho hasta entonces.

La película, que se estrenó en España el 11 de marzo de 1981, fue la gran triunfadora de los Oscar de aquel año y provocó una enorme controversia, sobre todo porque nadie esperaba ver a Redford dirigiendo un dramón sobre tensiones familiares de aquellas características. Lo cierto es que el actor, que años antes ya se había convertido también en productor, llevaba tiempo planeando su salto a la dirección.

A Robert Redford (18 de agosto de 1936, Santa Mónica, California), de joven nunca se le había pasado por la cabeza dedicarse al cine, pese a lo favorable de su físico: alto, rubio, bien parecido, saludable y musculoso. Era un joven rebelde al que le gustaba contar historias y dibujar. Una excursión al parque nacional de Yosemite le imprimió un intenso amor por la naturaleza, que influiría en muchas de sus películas.

Decidido a ser pintor, viaja por España, Italia y Francia para probar la vida bohemia de un artista. De regreso a su país, en 1958 se matricula en el Prat Institut de Nueva York para estudiar arte. Le interesaba el diseño de escenarios y siguió el consejo de estudiar interpretación para aprender más sobre el teatro. Nunca le había atraído el trabajo de actor, pero le agradó la experiencia. En 1959 uno de sus profesores le consigue su primer papel en Broadway. En 1960 comienza a trabajar en la televisión, en la serie 'Playhouse 90', y a continuación en 'Perry Mason', 'Alfred Hitchcock presenta' y 'Dimensión desconocida'

Es en 1962 cuando Redford consigue su primer papel en un largometraje de cine, 'War Hunt', de Denis Sanders. A continuación regresa Broadway, con la obra 'Descalzos por el parque', dirigida por Mike Nichols, quien impuso la participación de Redford, a quien había visto en la televisión. Esta obra de teatro le convirtió en estrella de Broadway. Fue el trampolín perfecto hacia Hollywood, donde fue contratado en 1964. En sus cuatro primeras películas hizo papeles secundarios y no le proporcionaron un éxito digno de mención. Estas películas fueron 'La rebelde', protagonizada por Natalie Wood, 'La jauría humana' de Arthur Penn, 'Situación desesperada' y 'Propiedad condenada'.

Pintor en Nerja

Pero a Redford le cuesta aceptarse como actor y en 1966 regresa a España con la idea de proseguir su vida bohemia en Europa. Instalado en Nerja se dedica a la pintura. Pero en pocos meses le ofrecen un papel como protagonista en la versión cinematográfica de 'Descalzos por el parque', junto a Jane Fonda, que acababa de hacer en teatro y debe regresar a Estados Unidos. La película es un enorme éxito. A continuación 'El valle del fugitivo', en donde vuelve a encarnar al rebelde inconformista, y otro enorme éxito, 'El candidato' (1972).

Donald Sutherland y Mary Tyler Moore, en 'Gente corriente'.
Donald Sutherland y Mary Tyler Moore, en 'Gente corriente'.

Su trayectoria como actor es ya imparable y su tenacidad por huir de la imagen estereotipada de estrella había triunfado. Su actitud, como la de Marlon Brando una década antes, abría camino a un nuevo tipo de superestrella que, sin renunciar a sus convicciones, es capaz de conseguir no solo fama y fortuna, sino también una libertad de acción y poder decisorio que para sí hubiesen deseado los más populares divos del Hollywood de los años 30, 40 y 50. En 1968 crea su propia productora, Wildwood Enterprises, cuya primera película es 'El descenso de la muerte' (1969), de Michael Ritchie.

Redford descubre la novela 'Ordinary People' de Judith Guest y piensa que es el producto adecuado para llevarla a la pantalla y debutar como director. Un drama psicológico sencillo, sin grandes complicaciones, según él, de tintes autobiográficos, en el que todo el peso recaerá sobre los actores. Sin embargo, debe pelearse con los directivos de la Paramount para que le permitiesen dirigirla. La productora tenia pensado otros nombres. Finalmente la productora de Redford entra también la producción y el proyecto se pone en marcha.

El actor tiene libertad para elegir equipo y a sus actores, y se acepta de buen grado que él no actúe y se centre únicamente en la dirección. Se contrata al mítico Alvin Sargent como adaptador y guionista. Donald Sutherland, Mary Tyler Moore, Judd Hirsch (sustituyendo al inicialmente previsto Gene Hackman), Timothy Hutton y Elizabeth McGovern (en su debut en el cine) encabezan el reparto.

Sentimientos de culpa

La película cuenta cómo una típica familia norteamericana queda conmocionada por la muerte del hijo mayor en un accidente, ahogado en el lago Michigan al zozobrar la barca en la que estaba junto a Conrad (Timothy Hutton), su hermano menor. Conrad se siente acosado por los sentimientos de culpabilidad al no haber podido evitar la muerte de su hermano, y haber sobrevivido, intentando suicidarse. Su padre Calvin (Donald Sutherland) se siente preocupado pero es su madre Beth (Mary Tyler Moore) quién no es capaz de hacer frente a la crisis que la tragedia está provocando en la familia y no sabe enfrentarse a la realidad. Conrad se muestra incapaz de expresar sus sentimientos, pero será Beth la más perjudicada. Cuando ella se marche, padre e hijo intentarán encontrar la paz y la tranquilidad juntos.

La ópera prima de Robert Redford obtuvo cuatro Oscar.
La ópera prima de Robert Redford obtuvo cuatro Oscar.

La película se rueda íntegramente en Chicago en 1979. Redford dirige a sus actores con sensibilidad e inteligencia, sacando lo mejor de sí mismos y dando la oportunidad a Mary Tyler Moore de cambiar de registro. El resultado es un profundo estudio sobre las tensiones que pueden surgir en una familia como consecuencia del sentimiento de culpabilidad de alguno de sus miembros. La película se estrena en Nueva York el 30 de septiembre de 1980.

Unos pocos meses después, contra todo pronóstico, logra los Oscar a la mejor película, mejor director, mejor actor secundario (Timothy Hutton) y mejor guion adaptado. Resultan nominadas Mary Tyler Moore como mejor actriz y Judd Hirsch como mejor actor secundario. El mismo año que 'Toro salvaje'de Martin Scorsese se hacía con las estatuillas a mejor actor principal y montaje. Los premios crean controversia. Los actores constituyen el gremio el que más peso tiene en las votaciones. A la vez Robert Redford era ya un actor muy querido y respetado, por lo que su salto a la dirección fue visto con buenos ojos por sus compañeros de profesión, que no dudaron en regalarle a Redford una de las noches de su vida.