'Sangre fácil', el thriller de humor que puso en órbita a los Coen

Un fotograma de 'Sangre fácil'./
Un fotograma de 'Sangre fácil'.

Los hermanos lograron reunir 1.500.000 dólares al margen de la industria y provenientes de 168 inversores privados para poder realizar esta obra que revitalizó el género negro

Boquerini .
BOQUERINI .

Joel David Coen (29 de noviembre de 1954) y Ethan Jesse Coen (21 de septiembre de 1957), conocidos como los hermanos Coen se iniciaron en la industria cinematográfica a principios de los años 80: Joel comienza a trabajar como ayudante de montaje en películas de terror de bajo presupuesto como 'Posesión infernal' o 'Lucifer', y Ethan colabora como uno de los guionistas de la serie policiaca 'Cagney & Lacey', trabajos que simultanean con la escritura de un el guion que mezclaba thriller y humor, y que después se convertiría en su ópera prima, 'Sangre fácil' (1984), una historia de adulterio y venganza, con personajes perdedores, que reinventa los códigos del cine negro en un relato con pasiones desatadas, traiciones y mentiras.

Sacar adelante la película no resultó nada fácil: «Nadie en la industria del cine nos escuchaba porque no habíamos hecho nada. Así que pedimos pequeñas contribuciones a personas particulares, pequeños negociantes, empresarios, y en esencia formamos una sociedad para realizar la película», recordaba Joel Coen. A la vez escriben y logran vender otro guion 'Suburbicon'. Pero con todo, el dinero para financiar su primer largometraje no es suficiente. Será cuando, para acelerar las cosas, rueden un tráiler de dos minutos con la ayuda de Barry Sonnenfeld como camarógrafo y Bruce Campbell como actor, para enseñarlo a los posibles inversores. Por fin logran reunir 1.500.000 dólares provenientes de 168 inversores privados, mayoritariamente de su ciudad natal y también de Nueva York, Nueva Jersey y Texas, incluidos los propios padres de los hermanos Coen.

El rodaje

El rodaje de 'Sangre fácil' tuvo lugar en Texas (Austin y Hutto) durante ocho semanas del otoño de 1982, y la postproducción duró un año: «La hicimos enteramente por fuera de Hollywood. Yendo más allá, la hicimos fuera de cualquier compañía de cine establecida... Queríamos hacer la película, y la manera en que la hicimos era la única manera en que la podríamos haber hecho. La principal consideración al empezar fue que queríamos que nos dejasen en paz, sin nadie que nos dijera qué hacer» decía Joel Coen.

Los hermanos Coen forman ya desde esta ópera prima un equipo consolidado. Aquí Joel está en la dirección, Ethan en la producción y ambos en la escritura del guión, un equipo que en algunos casos compartirán la dirección o la producción logrando algunas de las obras más emblemáticas del cine independiente americano. En el reparto Frances McDormand, actriz casada con Joel Coen que acompañará a los hermanos en casi todas sus aventuras cinematográfica, John Getz, Dan Hedaya, M. Emmet Walsh y Samm-Art Williams. El título del filme proviene de la novela 'Cosecha roja' de Dashiell Hammett, donde el término 'sangre fácil' ('blood simple') se utiliza para describir la actitud desconcertada y temerosa de la gente después de una experiencia de violencia prolongada.

La película, que se presentó el 7 de septiembre de 1984 en el Festival Internacional de Cine de Toronto, logrando después el Gran Premio del de Sundance, cuenta cómo una joven, Abby (Frances MacDormand), intenta escapar de lo que ha terminado por ser un insoportable matrimonio con el adinerado propietario de un bar de Texas, Marty (Dan Hedaya) y se ha enredado en una relación irreflexiva con uno de los empleados de su marido, un camarero llamado Rey (John Getz). Marty se entera del romance y, tras un enfrentamiento humillante con Abby y Rey, contrata a un mediocre detective de divorcios sureño (M. Emmet Walsh) para que asesine a ambos.

Ya desde su estreno 'Sangre fácil' deslumbró por su arriesgada puesta en escena y por su capacidad para revitalizar el género negro, con un thriller oscuro e impactante plagado de sorpresas. En el año 2000, se reestrenó con 'el montaje del director', con cuatro minutos menos, sonido remasterizado, nuevos temas en la banda sonora original y algunas sorpresas extras, que convirtieron esta nueva 'Sangre fácil' en una película mucho más lograda que la original. Esta historia de adulterio, intriga y traiciones cruzadas entre antihéroes cotidianos, cautivó a público y crítica a pesar de tratar temas recurrentes del género. El gran mérito está en su ritmo narrativo original, una atmósfera claustrofóbica y giros argumentales inesperados, que mantienen al espectador enganchado a la trama hasta el último minuto de la cinta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos