'Johnny English: De nuevo en acción', el espía más torpe de su Majestad

Rowan Atkinson se mete nuevamente en la piel de Johnny English (2018)./
Rowan Atkinson se mete nuevamente en la piel de Johnny English (2018).
ESTRENOS

Rowan Atkinson explota por tercera vez el universo James Bond en una parodia reservada a sus fans incondicionales

Oskar Belategui
OSKAR BELATEGUI

Johnny English pertenece a la misma estirpe del inspector Clouseau, el Superagente 86, Austin Powers y Mortadelo y Filemón: la de los policías patosos que provocan el caos cuando tratan de hacer cumplir la ley. El personaje de Rowan Atkinson nació en 1992 en unos anuncios de la tarjeta de crédito del banco Barclays.

Durante cinco años y 17 spots, el agente secreto del MI7 Richard Latham iba de desastre en desastre porque no disponía, al contrario que su compañero, de una 'barclaycard' para ayudarle. Diez años después, el personaje -que odiaba lo que vendía- llegó al cine bajo el nombre de Johnny English.Esa tercera entrega sigue parodiando el universo James Bond a partir de la comicidad de su protagonista. Atkinson, 63 años, ha ensayado en el cine variaciones de la criatura televisiva que le hizo multimillonario, Mr. Bean. Ahí están los papeles episódicos de 'Cuatro bodas y un funeral', 'Ratas a la carrera' y 'Scooby Doo'.

Su objetivo, demostrar que existe vida más allá del mezquino, tacaño, egoísta, inculto, torpe e infantil Señor Alubia, que también conoció una lucrativa traslación a la pantalla grande.En su nueva aventura, Johnny English se ve obligado a abandonar su plácido retiro como profesor de geografía en un pueblecito de Lincolnshire cuando un ciberataque revela la identidad de todos los agentes de incógnito del Reino Unido.

Nuestro héroe, un hombre de pocas habilidades y métodos analógicos, deberá superar los retos que plantea la tecnología moderna para atrapar al hacker culpable de la filtración

El irlandés David Kerr, centrado hasta ahora en series de televisión, salta al largometraje con una farsa que contrapone el glamour y la sofisticación de la saga 007 con el carácter metepatas de su protagonista. Hoteles de lujo, yates de ensueño en la Costa Azul y el Londres más cinematográfico se lucen en este recuento de pifias.

«Nuestro Bustar Keaton»

Dos actrices se suman al enredo. Olga Kurylenko, que ya fue chica Bond hace diez años en 'Quantum of Solace', encarna a la asistente del villano, un multimillonario estadounidense que ha hecho su fortuna con la tecnología (Jake Lacy, conocido por sus papeles en las series 'The Office' y 'Girls'). Emma Thompson, por su parte, es una primera ministra alcohólica que no tiene más remedio que confiar la salvación del país a un patán.

La actriz conoce a Rowan Atkinson desde que ella tenía 18 años. «Me parece una presencia notable en el panteón cultural británico. Es nuestro Buster Keaton, un Charlie Chaplin moderno. No hace falta que hable, es naturalmente divertido», alaba.Agotado el personaje, la capacidad de despertar la carcajada de este tercer capítulo apenas brilla, salvo que se sea fan irredento de la comicidad gestual de Atkinson.