El amor por 'Love'

Gillian Jacbos es la protagonista de 'Love' (2017)./
Gillian Jacbos es la protagonista de 'Love' (2017).
EN SERIE

La historia de Gus y Mickey se cierra con una tercera temporada más irregular pero igualmente brillante

Mikel Labastida
MIKEL LABASTIDA

Como Netflix estrena series cada minuto es imposible seguirles la pista y, sobre todo, comprobar y valorar su potencial. Por eso en su día 'Love' pasó inadvertida y no ha recibido demasiadas atenciones. Tampoco ha ayudado que los premios hayan pasado sistemáticamente de ella y nunca se haya medido en la lucha por los grandes galardones con otros títulos como 'Veep', 'Modern Family', 'Atlanta' o 'Master of none'. Posiblemente a más de uno el tema central, el enamoramiento de una pareja, le echase para atrás y pensase que un título que viniese a contar eso no iba demasiado con él.

La sorpresa viene después, cuando se le da una oportunidad y se descubre que detrás de un argumento aparentemente simple se esconden unos personajes magníficamente dibujados y unas situaciones narradas con naturalidad, acidez y acierto. Y los recién llegados dicen aquello de ¿por qué nadie me había contado que esta serie está tan bien? Y a los que ya lo habíamos dicho solo nos queda suspirar.

Anécdotas aparte lo cierto es que 'Love' va creciendo y consolidándose temporada tras temporada. Y lleva tres, la última recién estrenada. Pongamos en situación antes de comentar los nuevos episodios. La ficción presenta a Gus, un joven dulce y soñador que se dedica a dar clases particulares a la joven estrella de una serie de televisión, aunque en realidad lo que él quiere ser es guionista. En el set de rodaje intenta meter cabeza pero no siempre logra los resultados que espera. Mickey es una mujer tóxica de manual.

Tres escenas de la serie 'Love' (2016-2018).

Todo lo que toca lo fastidia, a quien se acerca lo daña. A sus parejas, a sus amigos... Trabaja en una emisora de radio y trata de de desengancharse de sus muchas adicciones. Gus y Mickey se conocen en una gasolinera. Ella no tiene dinero para comprar tabaco y él se lo paga. Ambos inician una relación, que a él atrae y a ella reconforta. Y de repente se enamoran. La primera temporada hablaba de eso, del amor, cómo surge y cómo lo reconocen. Como ella va y viene. Y él la persigue. Cómo se acercan y se alejan, se reconfortan y se asustan, se gustan y se disgustan. En la segunda tanda de capítulos inician su noviazgo y la serie relata los altibajos de los inicios, los subidones y bajones, la manera en que se van acoplando y entendiendo.

Lo bueno de 'Love' es que juega con todos los elementos de las comedias románticas, les da la vuelta y juega a desconcertar al espectador. Empezando por los propios protagonistas a los que les cubre de capas y va poco a poco mostrando todas. Y así el público se libera de prejuicios y comprende que ni Gus es tan bueno ni Mickey tan terrible. Una vez conoces a ambos es imposible no enamorarse de los dos. Ese es el otro 'Love'.

¿Y qué pasa en la tercera temporada?

La serie se abre para descubrir aún mejor el universo de los protagonistas. Aunque los amigos de ella y de él habían tenido peso en episodios anteriores este año cobran protagonismo y nos permiten saber más de ellos. A la compañera de piso de ella que busca su sitio en Los Ángeles, a su novio acoplado que trata de combatir sus miedos y sus complejos, a los amigos de Gus que tratan de sobrevivir a la jungla. Y aunque es verdad que son roles dievrtidos y ocurrentes ninguno consigue estar a la altura de Gus y Mickey y en ocasiones se les echa de menos.

Cuando la producción se centra en ellos gana enteros. Con su relación más o menos consolidada ambos pelean por mantener la chispa y por no vencerse con la rutina. Además él se lanza a perseguir su gran sueño, dirigir una película, y ella triunfa en su emisora de radio, gracias a un podcast del que es productora. Celos, pequeñas mentiras y algunos malos entendidos sirven de guinda para una temporada que está a la altura y cierra una serie que ha merecido reconocimientos mayores. Pero ya vendrán, según se vayan enganchando los espectadores.

Judd Apatow, que de tele y cine sabe un rato, es productor y guionista de esta producción de Netflix, que parte de una idea del propio Paul Rust, protagonista de la historia. A él lo hemos visto en películas como 'I Love You Beth Cooper' y 'Bastardos sin gloria'. A su compañera de elenco, Gillian Jacobs, ya la vimos como Britta en 'Community', y aquí deslumbra con un personaje que en ocasiones ronda lo extremo y que ella borda.

La tercera temporada completa de 'Love' está disponible en Netflix desde el 9 de marzo de 2018.

 

Fotos

Vídeos