Berto aprueba con nota su salto a las series

Berto Romero y Eva Ugarte son los protagonistas de 'Mira lo que has hecho' (2018)./
Berto Romero y Eva Ugarte son los protagonistas de 'Mira lo que has hecho' (2018).
EN SERIE

'Mira lo que has hecho' es una especie de dramedia de seis episodios en torno a una pareja de padres recién estrenados

Mikel Labastida
MIKEL LABASTIDA

A Berto lo conocíamos como compañero de andanzas de Buenafuente y sabíamos que además contaba con una cabeza muy bien amueblada capaz de dar forma a ingeniosas ideas que se materializaron después en productos solventes para la televisión o el teatro. Por ello cuando en Movistar anunciaron la puesta en marcha de una serie con él a la cabeza (visible y gestante) nada hacía pensar que aquello era un proyecto descabellado. La confianza, por tanto, respecto a 'Mira lo que has hecho', era grande.

Sin embargo las expectativas se han rebasado y Berto ha firmado un producto inteligentísimo con el que retrata a una generación (a vueltas con los 40) y a una sociedad, la actual, que intenta buscar el modo de asumir sus obligaciones y engancharse a un ritmo de vida frenético marcado por lo viral y lo instantáneo.

La serie de Berto parte de una idea que hemos visto reflejada en la pantalla mil veces, la de la paternidad recién estrenada, las vicisitudes de una pareja joven que acaba de tener a su primer hijo y comprueba cómo eso le cambia el día a día.

El retoño recién traído al mundo sirve para que nos acerquemos a sus padres. Berto hace de Berto, pero no es el Berto que conocemos. Comparte con él el nombre y la profesión. Pero ni su pareja es la misma (Eva Ugarte dándole la réplica de modo excepcional), ni su suegro le odia como ocurre en la ficción ni su padre es tan bestia. Juega a ser 'Qué fue de Jorge Sanz' pero no lo es.

Precisamente uno de los aciertos de esta propuesta es que juega a ser muchas cosas que finalmente no es. Porque así presentada parece, por ejemplo, que todo girará en torno a las horas de sueño que trae consigo un bebe. Y lo de cambiar pañales, y lo escoger guardería o decidir cuánto le riñes. Y todo eso está, pero 'Mira lo que has hecho' se ocupa de más tipos de relaciones familiares y viene a contar cómo los modelos anteriores no sirven para nada y toca probar suerte y reiventarse.

Y además

Juega a ser una comedia, pero desconcierta al espectador con capítulos como el último que nos deja con el corazón en un puño. Juega ser la serie de Berto, pero poco a poco vamos comprobando que es la serie de muchos personajes más y todos quedan muy bien retratados en los pocos minutos que dura cada capítulo: la madre sacrificada, el padre anticuado, el hermano jeta, la hermana alma libre...

Carmen Esteban en una escena de la serie 'Mira lo que has hecho' (2018).
Carmen Esteban en una escena de la serie 'Mira lo que has hecho' (2018).

Lo de los minutos se agradece mucho. Cuánto ganarían muchas series nacionales si les permitiesen ajustar su metraje, si no se viesen obligadas a meter chistes o relatos de más. En apenas 25 minutos Berto resuelve cada episodio y le da tiempo a desarrollar la trama e incluso a sorprender (a veces mucho) al público con pequeños giros o guindas al final. La primera temporada consta de seis entregas en las que ya han quedado presentados todos los protagonistas y se ha dado cuenta del tono del proyecto.

Es inevitable pensar en el 'Master of none' de Aziz Ansari, retrato generacional también en el que se experimenta con los géneros y los formatos. 'Mira lo que has hecho' sigue esa senda. El final de temporada hace presuponer que esto no ha sido todo, que habrá más. Movistar, para que no queden dudas, ya ha aclarado que se prepara la continuación.

No es necesario haber sido padre para emocionarse o valorar esta producción, porque trasciende más allá de todo eso. Advertidos quedan aquellos que se hayan echado atrás con esta ficción, creyendo que es condición sine qua non haber pasado por esa tesitura. Es fácil sentirse identificado con los protagonistas y con su deriva emocional. Tampoco es necesario ser fan del humor de Berto, aunque esto ayuda. Hay que reconocerlo.

Acierta de lleno Movistar apostando por este tipo de proyectos autorales no encorsetados por etiquetas ni una catalogación que el público seriéfilo no necesita. Hace tiempo que los dramas no son dramas completos ni las comedias solo hacen reír. Como la vida misma. Al fin y al cabo de eso va esta serie, de la vida misma.

 

Fotos

Vídeos