Las series que se pierden en los catálogos

Giovanni Ribisi es el protagonista de 'Sneaky Pete' (Amazon, 2015). /Promocionall
Giovanni Ribisi es el protagonista de 'Sneaky Pete' (Amazon, 2015). / Promocionall
EN SERIE

'Easy', 'Sneaky Pete’ o 'Casual' se pierden entre las grandes apuestas de la plataforma

Mikel Labastida
MIKEL LABASTIDA

Hay series que son como esa camiseta que tienes en el armario, que no sabes muy bien cómo llegó allí, que no es fea, que no te queda mal pero que no te pones. Y cuando te la pones te das cuenta de que en realidad es una prenda atractiva, útil y que cumple muy bien su función.

Netflix tiene unas cuantas camisetas-series en su armario-catálogo. Están ahí, nadie saca pecho por ellas, ni las promociona, pero luego resulta que recurres a ella una noche y te sorprenden. 'Easy' estaría dentro de este grupo. ¿Ha oído hablar de ella? No. No me extraña. La plataforma apenas dedica espacio y medios a anunciarla, a darla a conocer, a generar 'hype' alrededor de ella. Nada que ver con otros títulos-prendas que atesoran en su catálogo-ropero, como 'Stranger Things' o 'Black Mirror', por citar algunas de las últimas estrenadas. Lo de 'Narcos' y 'House of cards' es otra liga.

Y no será porque 'Easy' no disponga de ganchos para conquistar a la audiencia. Es una comedia, un formato que encaja bien en el público; está diseñada con un planteamiento bastante millennial y siguiendo los códigos del 'mumblecore', la corriente del género indie que se caracteriza por distinguirse por la ausencia de grandes artificios; y cuenta con actores como Orlando Bloom, Michael Chernus o Elizabeth Reaser en su reparto. Aún así su primera temporada pasó inadvertida. Tampoco generó ruido entre críticos y espectadores. Todo hacía pensar que no llegaría una renovación. ¿Se han enterado de que está ya disponible la segunda temporada en Netflix? No. No se extrañe. Pero ahí está, colgada de una percha esperando que alguien repare en ella. Prúebesela, porque sienta bien.

'Easy' no cuenta con un hilo conductor concreto. Habla de sexo, del modo en que los hijos afectan a las relaciones de pareja, de la comunicación entre hermanos, de la incertidumbre por los cambios, de la transición a la madurez. Planteamientos sencillos para temas complejos. Son ocho capítulos autoconclusivos e independientes, pese a que algunos personajes aparecen en más de un episodio. En la nueva tanda de capítulos repite esquema y propone pequeñas historias cotidianas para mostrar distintos tipos de vínculos de hoy en día, que pasa desde la pareja que se acaba de conocer hasta la que lleva bastante tiempo junta y la rutina o los niños han alterado sus hábitos y apetencias. Matrimonios abiertos, nuevos modelos de familias y convivencias irregulares familiares sirven de argumento para los capítulos estrenados, que inciden en la sencillez como marca de la casa.

Zazie Beetz es una de las actrices de 'Easy' (Netflix, 2016).
Zazie Beetz es una de las actrices de 'Easy' (Netflix, 2016). / Promocional

'Easy' estaría dentro de esa forma de hacer dramedia que tan bien le sale a Netflix en ocasiones, como con 'Love' o 'Master of none' (esta última con más repercusión por haber estado nominada a galardones como los Emmy o los Globos de Oro). En ese grupo sería bienvenida también 'Nola Darling', trabajo de Spike Lee basado en 'She’s Gotta Have it', su primer filme profesional que rodó en los años 80 y que llamó la atención y situó al creador en el circuito audiovisual. Pese a esta feliz premisa (peli de culto y director de éxito) la plataforma no se ha volcado en la difusión de este título. Juega a estrenar algunos productos y a dejar que el boca-oreja haga su labor. Funciona a veces y otras no. Ahí están ejemplos anteriores como 'Bloodline' o 'Grace and Frankie'.

Amazon y HBO en la misma línea

¿Ocurre solo con esta firma? Claro que no. El catálogo de Amazon está lleno de producciones que la productora no ha tratado con mimo publicitario. Es lógico, no obstante, puesto que su alcance no es grande y ha de concentrarse en sus grandes apuestas. Lo hizo, desde luego, con la serie de Woody Allen. O con 'Transparent' y 'American Gods'. Pero en el camino se pierderon otros títulos. Por citar algunos, 'Sneaky Pete', que se centra en un convicto que adopta la identidad de su difunto compañero de celda para contar con una nueva vida. O de 'Goliath', con Billy Bob Thornton al frente del reparto, que da vida a un prestigioso abogado que ha sido defenestrado y alcoholizado y que encuentra en un caso de asesinato una vía para salir de las sombras.

Bruce Langley en una escena de 'American Gods' (Starz, 2017).
Bruce Langley en una escena de 'American Gods' (Starz, 2017). / Promocional

El repaso se cierra con HBO, cuyo catálogo es más exiguo (para el próximo año anuncia que incorporará clásicos imprescindibles de su historia como 'Oz'), pero que aún así no presta igual atención a unos títulos que a otros. Influye mucho que sean producción propia ('Westworld', 'Big Little Lies' o 'Juego de Tronos' han sido muy bien promocionadas) o compradas a otras cadenas. En estas últimas hay distinciones: 'Feud' (de FX) o 'El cuento de la criada' (de Hulu) han sido bien atendidas, pero otras como 'Casual' (también de Hulu) permanece olvidada. Y no lo merece. Se trata de una comedia sobre un soltero y su hermana recién divorciada que indagan en el mundo de las citas, que bien merece una revisión. Y paciencia, puesto que sus primeros episodios tropiezan con algunos tópicos pero después ya toma identidad propia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos