La fuerza terrena y trascendental de la crecida del río Nilo

J. C. R.

Editado por Editorial Universidad de Cantabria y la UNED acaba de ver la luz el libro 'Aguas Mágicas. El Nilo en la memoria y la religiosidad del Mundo Antiguo'. Su autor es el profesor José Ramón Aja Sánchez, del Departamento de Ciencias Históricas de la Universidad de Cantabria (UC).

Ningún cauce fluvial llegó a tener en la Antigüedad una cosmogonía tan densa y compleja como la que tuvo el Nilo gracias a su crecida periódica. Tampoco ninguno llegó a estar tan presente en el imaginario mítico de las personas que vivían a lo largo de su cauce, o en sus creencias, ritos y festivales religiosos.

El subtítulo del libro señala quién es protagonista absoluto del mismo: las aguas que todos los años traía la crecida del Nilo. Eran mágicas, al menos, en dos sentidos. Uno terrenal y tangible, porque obraban efectos en cierto sentido prodigiosos sobre la generalidad de Egipto, esto es, hacer fértil y próspero un país inmenso en mitad de un desierto. Y otro ultraterreno y transcendente, porque esas mismas aguas permitían que los venerados difuntos iniciaran su tránsito hacia el más allá si padecer las sed post mortem que siempre les acechaba, porque además purificaban todo aquello que era susceptible de ser o estar impuro o corrupto.

 

Fotos

Vídeos