La clínica de estética Ethia cierra en Bilbao sin avisar a la clientela

Esta era la entrada a la clínica ubicada en la Gran Vía./
Esta era la entrada a la clínica ubicada en la Gran Vía.

Funcionaba desde hace 14 años en plena Gran Vía de la capital vizcaína

LUIS GÓMEZ

Hubo un momento en que los centros médicos estéticos vivieron en Bilbao un 'boom' similar al de las clínicas dentales. Durante años se sucedieron las aperturas, con la implantación de lujosos establecimientos en los mejores emplazamientos de la ciudad. Su irrupción recuerda a la fortaleza exhibida en estos momentos por la industria de la moda, que continúa tirando de chequera y pagando alquileres desorbitados para mostrar su fortaleza. El culto a la imagen favoreció la expansión de estos negocios.

La crisis, sin embargo, comienza a pasar factura al sector de la belleza con la proliferación de tantos locales. La clínica Ethia, una de las más antiguas de la ciudad, ha cerrado sus puertas de la noche a la mañana y «sin informar a sus clientes», según han explicado a este periódico fuentes del sector.

El establecimiento, que operó durante 14 años en el número 51 de la Gran Vía, ha dejado en la estacada a numerosos usuarios. Mantuvo la actividad hasta el pasado 30 de noviembre. A partir de esta fecha, dejó de atender la consultas en un periodo en el que estos establecimientos registran una importante actividad. Las fechas previas a la Navidad y a la llegada del verano suelen coincidir con los periodos de trabajo más intensos.

La sorpresa y malestar de los pacientes fue en aumento según iban llegando a la clínica y se encontraban las puertas cerradas de par en par. «No se les avisó en ningún momento. Han desaparecido en un visto y no visto, por lo que parece», detallaron responsables de Clínicas Esquivel, expertos en medicina y cirugía plástica. Con centros en Madrid, Barcelona y Valencia, esta compañía ha aprovechado la 'fuga' de la firma rival para expandir el negocio.

Otra firma, con centros en Madrid, Barcelona y Valencia, ha tomado el relevo de Ethia.
Otra firma, con centros en Madrid, Barcelona y Valencia, ha tomado el relevo de Ethia. / / LUIS ÁNGEL GÓMEZ

Sesiones «pendientes»

Sin ninguna relación mercantil, esta cadena de clínicas se ha comprometido a atender las sesiones que «dejaron pendientes» los anteriores especialistas. Esquivel, que ha echado a andar con tres médicos, no sólo ha ocupado las mismas instalaciones, sino que mantiene también el número de teléfono de la anterior empresa. De hecho, ayer mismo una portavoz de Esquivel confirmó que han mantenido ya reuniones con antiguos clientes de Ethia. «Nos está viniendo gente que tenía contratada tres sesiones ya pagadas y les han dejado tirados. Algunos estaban asustados porque temían que no fueran a recuperar nada del dinero que habían adelantado», detallaron las mismas fuentes.

Tras su desembarco en 2004, Ethia, especializada en programas de rejuvenecimiento y adelgazamiento, marcó un antes y un después. El negocio marchó viento en popa durante años. Ayudó el deseo de la población de «parecer eternamente joven» y la admisión de los pagos a plazos. La mayoría de las pacientes -en torno a un 80% son mujeres- acudía, sobre todo, a eliminar arrugas, varices y celulitis. Aquel proyecto, sin embargo, ha tocado fondo de forma inesperada y con el ceño fruncido de los clientes a los que les han dejado con un palmo de narices.