Aquellas cosas que se coleccionaban

Colección de chapas de botellines de cerveza./DM
Colección de chapas de botellines de cerveza. / DM

Pequeños y mayores acumulaban en el ayer sus particulares tesoros con los objetos más insospechados

Javier Rodríguez
JAVIER RODRÍGUEZSantander

Todavía hay personas que coleccionan cosas, pero no son tantas como en otros tiempos. Antaño casi todo el mundo –niños y adultos- coleccionaba algo. Siempre, por razones obvias, objetos sencillos y baratos.

Los programas de mano de las películas de cine eran un filón.
Los programas de mano de las películas de cine eran un filón. / DM

¿Qué? Pues por citar ejemplos populares: sellos, álbumes de cromos, llaveros, bolígrafos, vitolas de puros, tarjetas postales, programas de mano de los cines…

Muestra de un coleccionista y sus llaveros atesorados por el mundo.
Muestra de un coleccionista y sus llaveros atesorados por el mundo. / DM

Con aquellos pequeños tesoros nos entreteníamos muchos en tiempos absolutamente distintos a los actuales, en los que las opciones de ocio son de tal variedad (internet, televisión, etcétera) que con frecuencia incluso nos acaban cansando. Y –paradoja de paradojas- encontramos el deleite temporal en el retorno a lo que nos enlaza con el ayer.

Histórica vitola de un puro.
Histórica vitola de un puro. / DM

El entretenimiento se alimenta hogaño con ingenios que cuestan más dinero que las alternativas anteriormente mencionadas, aunque dudo que reporten el mismo nivel de satisfacción. Citaré un caso. Si se coleccionaba sellos, la alegría al recibir vía carta uno que no se tenía, despegarlo con cuidadito del sobre y colocarlo en el álbum resultaba enorme.

Los sellos han sido una de las colecciones más populares.
Los sellos han sido una de las colecciones más populares. / DM

Hoy, en cambio, apenas se reciben cartas en casa y los sellos que las acompañan tampoco son como los de antes (o sea, de ir a comprarlos al estanco y pasarlos después por la lengua). Casi nada es como fue. ¡Snif!

Los recortables marcaron una época de juegos.
Los recortables marcaron una época de juegos. / DM

Los niños coleccionábamos un tipo de objetos y las niñas otros. Estaban de moda entre ellas los famosos «recortables». Por regla general, guardados en una vieja caja de zapatos o en una de las inolvidables cajas metálicas de Cola-Cao (que se coleccionaban y resultaban útiles, pues cada una indicaba su función; es decir, para pasta, alubias, garbanzos, harina, café, azúcar, etc.) ¡Qué tiempos!

Latas de colores de colección.
Latas de colores de colección. / DM

La diferencia entre el pasado y el presente, tan notable en todos los ámbitos, resulta abismal en lo que se refiere al entretenimiento. El coleccionismo, ya en desuso, lo confirma.

Los álbumes de cromos de figuras de la época.
Los álbumes de cromos de figuras de la época. / DM

Síguenos en: