Camina al éxito libre de 'guías' que frenen tu objetivo

Camina al éxito libre de 'guías' que frenen tu objetivo

Mi consejo es que escuches a la gente que siempre te ayudó o, en su defecto, a las nuevas personas que vayas conociendo y traten de apoyarte

EDUARDO BLASCO

¡Hola, amigos de Cantabria DModa! Si bien en la anterior entrega hablábamos de 'los muros de los imposibles', ahora lo haré sobre las 'rémoras clarividentes'.

Es frecuente, una vez avanzados en la empresa de conseguir nuestra meta, que superadas ciertas fases y probablemente, sin mucha ayuda, alcancemos la que yo denomino la fase número dos del camino al éxito.

Es el peor momento, el punto de no retorno… Hace mucho que iniciamos nuestra andadura buscando ese sueño, ese trabajo, esa titulación o esa medalla, no nos podemos echar atrás, toca continuar.

En este momento tu mundo se dividirá en tres grupos de personas. Primeramente están los que inicialmente confiaron en ti, lo menos; por otro lado tenemos a los escépticos, que continúan sin creer en tu proyecto o tus posibilidades, este grupo puede parecer el más nocivo para nuestras aspiraciones, pero no lo es; y en tercer lugar tendremos a los detractores que le ven las orejas al lobo o recuerdan las palabras que puede que deban tragar o más bien, regurgitar.

Voy a centrarme en el grupo peligroso, 'los guías'. Mi consejo es que escuches a la gente que siempre te ayudó o, en su defecto, a las nuevas personas que conozcas, que traten de apoyarte. Más vale malo por conocer que malo conocido, al menos, nos quitamos unos cuantos.

Evita cometer errores pasados y, sobre todo, evita perder confianza en tu objetivo. Hay quien dice que lo difícil no es llegar, que es mantenerse y yo estoy totalmente en desacuerdo. Para mantenerse, hay que llegar, y casi nadie llega, así que no te rindas. Continúa peleando y saca del camino a los falsos aduladores o convenientes consejeros.

En este momento, deberás rodearte de gente que entienda tus dificultades. Deberás apelar a la autocrítica para evitar callejones sin salida y tendrás que cabalgar entre un constante cálculo de posibilidades de éxito y probabilidades de error. Sea lo que fuere que estás haciendo, no olvides jamás que siempre se puede mejorar y que lo importante no es ser mejor que los demás, sino mejor de lo que éramos ayer.

Por ello, si quieres continuar hacia la siguiente casilla, te invito a que vuelvas a leer este texto, pensando en tu proyecto, en tu sueño, analizando bien que roles tienen las personas de tu alrededor y detectando esos famosos y amigables 'guías'.

Un saludo y espero avanzar contigo hasta la fase tres...

Ver más:

Síguenos en: