A mordiscos por el creciente mercado de las mascotas

A mordiscos por el creciente mercado de las mascotas

Los dueños de animales gastan cada vez más en su cuidado, pero las tiendas tradicionales sufren para competir con las grandes marcas y el comercio 'online'

JORGE MURCIA

En España hay aproximadamente 20 millones de mascotas. Y no necesariamente perros y gatos, porque estos últimos suman poco más de la tercera parte (7,3 millones), según el Informe Sectorial publicado a finales del pasado año por la Asociación Madrileña de Veterinarios de Animales de Compañía (Amvac). Sea cual sea la especie, los animales de compañía están cada vez más presentes en nuestras vidas. Al mismo tiempo, la sensibilización sobre la necesidad de procurar un elevado bienestar a estos animales ha aumentado con el paso de las décadas.

Todo ello ha abierto un enorme mercado en productos alimenticios, de ocio y cuidado de mascotas, en el que sin embargo apenas pueden sobrevivir las tiendas de mascotas de toda la vida. En el negocio han entrado grandes fondos de inversión, empresas distribuidoras de alimentación en general, a lo que hay que añadir la potencia de fuego del comercio 'online'. «En los últimos años se han cerrado en Bilbao seguramente 14 o 15 tiendas de mascotas. Y es una tendencia que va a ir a más», se resigna Patxi Álvaro, propietario de Telepienso, una pequeña cadena de tiendas para mascotas con cinco locales en Bilbao (uno de ellos es una academia de peluquería).

Álvaro está de acuerdo en que el abanico de productos para animales de compañía se ha ampliado enormemente en los últimos tiempos. Del pienso más básico se han pasado a artículos alimenticios y snacks 'premium' como los ecológicos o los que no incluyen conservantes. También se invierte más en juguetes, productos de salud y de belleza. Todo ello ha contribuido a que el gasto por mascota creciera desde los 1.180 euros en 2017 a los 1.260 euros el pasado año (un 5,2% más), según la II Edición del Estudio Anual sobre las Mascotas que elabora TiendAnimal. La mayor parte (823 euros) se destina a nutrición. El resto, a gastos veterinarios. Álvaro no cree que la gente gaste más, «entre otras razones porque los precios son sensiblemente más baratos que hace ocho años. Ha habido un ajuste por parte de proveedores, de minoristas... y además se han metido en el negocio grandes corporaciones y fondos de inversión», explica.

Perro seleccionando su propio pienso.
Perro seleccionando su propio pienso. / DM

La «superespecialización» es requisito innegociable para una tienda de mascotas convencional. «Antes ibas a grandes almacenes o supermercados y la sección de alimentación de animales era muy pequeña, o directamente no existía. Ahora ha entrado en el negocio un montón de agentes. Hasta las gasolineras venden todo tipo de productos para mascotas», dice Luis Daniel Quijano, responsable de Mundomascota, con dos tiendas en Vitoria desde hace 13 años.

Luis Daniel Quijano es responsable de Mundomascota, con dos tiendas en Vitoria desde hace 13 años. Reconoce que en los últimos treinta años, «aproximadamente», se ha pasado de tener al perro en el jardín y «si comía, bien, y si no, también» a «humanizarla más». Y, del mismo modo que la alimentación saludable y el cuidado personal se abren paso entre los humanos, «también pasa con las mascotas. Se les da comida más natural, o se les lleva más al veterinario, porque han pasado a ser parte de la familia».

Factor nutrición

Eso sí, matiza que «aún hay un sector amplio de la población al que le da igual lo que coma su mascota. Por eso, y porque la gente aún no tiene conocimiento suficiente sobre nutrición animal, el mayor volumen de venta se lo lleva una gama de pienso baja». Internet también ha contribuido a cambiar los hábitos de consumo, y también los tiempos. «Hace 10 años la gente te pedía un collar rojo para el perro y le decías que la semana que viene llegaba. Eso ahora es impensable. La gente lo quiere todo 'para ayer'. Y si no lo tienes has perdido la venta. Por eso las tiendas que no han sabido evolucionar están muertas. Le ha pasado a las de barrio», lamenta Quijano.

La parte de belleza asociada a las mascotas también ha aumentado como negocio.
La parte de belleza asociada a las mascotas también ha aumentado como negocio. / DM

Patxi Álvaro cree que la extrema competencia de los diferentes agentes que operan en el mercado ha 'limpiado' el sector de «gente poco profesional. Muchos llegaban al negocio porque tenían un hámster. Y ha pasado como en su día con las ferreterías, cuando llegaron los grandes del negocio, que se comieron la tostada y echaron del mercado gente que se metía en el sector con pocos conocimientos».

Álvaro recuerda cómo hace 20 años empezó a importar productos naturales para mascotas, «y nos preguntaban si estábamos locos. Ahora todo el mundo comercializa alimentos libres de grano, ecológicos... o al menos les ponen el sello 'bio'». El responsable de Telepienso emplea a 14 personas, que hacen «de todo. Solo nos falta alicatar cocinas». Una de las maneras de aguantar el tipo ante tanta competencia es ampliar el abanico de productos que ofrecer a su clientela. «Tenemos hasta 25.000 referencias», presume.

Síguenos en: