Carlo Vega emocionó en Torrelavega con su alta costura de sello cántabro