La moda masculina en las bodas: mucho más que un traje

Varios de los invitados a la boda de Juan Reina e Ylenia López-Llata en Las Fraguas./PELAYO LACAZETTE
Varios de los invitados a la boda de Juan Reina e Ylenia López-Llata en Las Fraguas. / PELAYO LACAZETTE

El color tiene que marcar la diferencia y conseguir que las miradas no sólo vayan a ellas

ISABEL GONZÁLEZ CASARESTorrelavega

Alcanzar la perfección es el reto para ellos. Que las miradas de los invitados vayan de él a ella es difícil, pero no hay por qué conformarse con medias tintas. ¡Hay que ir a por todas! Estar guapísimo, a la altura de esa 'competidora' que va a estar a nuestro lado todo el día y que se va a llevar las admiraciones y las frases bonitas de la ceremonia. Eres el novio y tienes que estar estupendo.

De la cabeza a los pies, la imagen que hay que presentar ha de ser impoluta. Y a la moda, por supuesto, la que marca las tendencias. Eso sí, buscando un equilibrio entre imagen y personalidad, a fin de que el día, largo ya de por sí, resulte cómodo, nada más allá de todo artificio.

El traje de dos piezas es una elección segura. Pero ahora, ¿y el color? Un azul eléctrico, para los más arriesgados, para los clásicos cualquier gama de tonos marinos. El gris, con su elegancia. Aunque, ¡oh desafío! Se van a ver muchos novios de blanco (una combinación perfecta, según los expertos, es chaqueta blanca y pantalón negro). Claro que la moda 'vintage' está arrasando, sobre todo si el novio es un auténtico 'hipster'. No hay que renunciar al estilo de cada cual, ni por supuesto a querer casarse con el protocolario chaqué. En esta prenda clásica y depurada, se puede 'jugar a ganar' con el chaleco, una pieza fundamental, y la corbata. Inevitable cerrar este capítulo sin hablar del esmoquin. Completamente de color negro, se irá perfecto, siempre con camisa blanca, fajín y pajarita.

Novio informal

Quienes opten por el concepto de 'novio informal', la presencia del 'dandy' tiene que dejar huella. Y escoger tejidos que, en otras circunstancias, no estarían contempladas, como el terciopelo, el tergal o el lino.

Los complementos requieren también su tiempo. Puede que no parezcan importantes, pero lo son y mucho, muchísimo. Los zapatos, el pañuelo para el bolsillo (o el adorno floral), evidentemente, la corbata, los gemelos, incluso las gafas, para aquellos que las necesiten (ese día hay que ver bien lo que se hace). Elegir entre el cinturón o los tirantes. Decantarse por la corbata, el corbatón o la pajarita. O escoger el fular, un complemento que tiene su predilección entre los novios más 'a la última'.

En cualquier caso, siempre hay que dejarse asesorar. Escuchar al experto, al buen profesional que oriente, después de saber cómo va a ser la ceremonia y también, por supuesto, cómo se quiere que resulte. «Es importantísimo ponerse en manos de los que como profesionales, nos dedicamos a esto», explica Vicente Trueba, responsable de la firma Yvt Moda, de Santander. «En mi caso, son más de 30 años los que llevo dedicados a la moda y a asesorar a todo aquel que lo necesite», asegura.

Hay que tener los conceptos muy claros y elegir el traje y los complementos que más encajen con el estilo, con la personalidad de cada uno y, por supuesto, con el tipo de ceremonia que se va a protagonizar.

Imprescindibles:

-Pieza fundamental:
El traje es la referencia, sea cual sea el estilo del novio. Los colores que se verán la nueva temporada serán el azul eléctrico, o cualquiera de sus gamas; el blanco para los arriesgados y el gris para los clásicos.
-Chaqué o esmoquin:
Nada que decir a la primera vestimenta, sólo que la diferencia la marcará el chaleco y la corbata. El esmoquin, negro, con fajín y pajarita.
-Zapatos:
Negros, de piel con horma más cerrada que los de sport. Nada de marrón claro o color cuero. Sólo se admiten azules si coincide con el color del traje. Eso sí, hay que comprarlos con tiempo y usarlos unos días antes para ir haciéndose a ellos.
-Gemelos y reloj:
Son un complemento que muestra elegancia y no sólo sirven para llevarlos en el puño de la camisa. Acompañados de un buen reloj distinguen al novio y le ayudan a fortalecer su imagen. Dos detalles a tener en cuenta.

Síguenos en: