Una postal de amor desde la UIMP

Una estudiante de la UIMP, protagonista de esta historia. / FOTO | VÍDEO: ALFONSO HELGUERA

Cada verano Santander se convierte en un punto de referencia y excelencia académica, sin olvidar las vivencias que supone la estancia en la capital cántabra

José Carlos Rojo
JOSÉ CARLOS ROJOSantander

Ella llegó a Santander la segunda semana de agosto. Tenía 22 años, vacaciones, y un curso de verano en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP). A él aún le quedaban quince días para su libranza y no pudo dejar Zaragoza. Apenas hacía tres meses que se conocían y ya se echaban de menos.

Al llegar al palacio de La Magdalena ella compró una postal, un bolígrafo nuevo y comenzó a escribir como se hacía antes, cuando no existían móviles, ni Instagram o Facebook. Sobre el papel describió la ciudad, la belleza de la universidad, la experiencia de las clases impartidas por docentes de prestigio internacional y lo divertido de los cafés en compañía de compañeros llegados de todo el mundo.

El último día se sentó frente al mar y terminó de escribir aquella postal prometiéndole que volvería a ese lugar, pero nunca más sola, sino con él.

Síguenos en: