Viaja al pasado en familia con los misteriosos Guerreros de Terracota

Viaja al pasado en familia con los misteriosos Guerreros de Terracota

La Feria de Muestras de La Lechera, en Torrelavega, alberga hasta el 31 de enero de 2019 esta exposición histórica organizada por El Diario Montañés

SAMIRA HIDALGOCastro Urdiales

No podíamos perdernos la exposición de los Soldados de Terracota. Lo supe desde que vi el anuncio de la muestra en el periódico. El Diario Montañés es uno de los organizadores de esta iniciativa que aterrizó el pasado mes de noviembre en la feria de muestras de La Lechera, en Torrelavega, y que podréis visitar hasta el 31 de enero de 2019.

Como no podía ser de otra manera, nos pusimos en marcha toda la familia hacia esta exposición. Los nervios de nuestro hijo de cinco años salieron a flote nada más aparcar. «¡Ya veo al guerrero!», dijo en cuanto se bajó del coche, y es que, allí estaba, a la entrada, el cartel de la cara de uno de los majestuosos Guerreros de Xian, como un aperitivo de lo que íbamos a descubrir más adelante, cuando nos adentrásemos en China, en el siglo III a.C.

Nada más pisar el suelo me gustó lo que vi: En el mostrador de la taquilla había un taco de folios con un soldado de terracota para pintar y otro taco con recortables de soldados y caballos. «Esto está pensado también para los niños» me dije, algo que se corroboró segundos más tarde, cuando la guía que nos explicó el recorrido planteado nos presentó en primer lugar la zona infantil. Allí había unas amplias mesas con sillas, pinturas y tijeras y un muro donde los más pequeños podían colgar, si querían, sus pinturas de los guerreros de Xian o sus recortables. Al otro lado se encontraban tres especies de fosas con arena y réplicas de restos del hallazgo arqueológico que los niños podían desenterrar ayudados de unas brochas.

El pabellón es grande y en un día frío será mejor que no dejéis los abrigos en el coche. Continuamos por la sala hasta encontrarnos con varias vitrinas que contaban con unos breves paneles explicativos (algo que se agradece, porque cuando vas con niños necesitas que los textos sean cortos para leérselos o para leerlos tú antes de avanzar hacia la siguiente vitrina corriendo, fruto de la impaciencia y de la emoción de los niños por descubrir lo que allí se encuentra). Después, nos acercamos a la recreación del Foso 1, una réplica de una de las cámaras encontradas en el hallazgo.

Juego de luces

Numerosos soldados de terracota del emperador chino Qin Shi Huang miran al frente, cada uno con su peinado y traje diferente, con su cara y expresión distinta entre ellos. Una voz en off explica lo que estamos viendo ante nuestros ojos, ayudado de un juego de luces que resalta lo que voz va explicando. Los niños alucinan. Escuchar en audio frente a ese batallón de soldados impone. Quiero destacar la correcta accesibilidad a lo largo de todo el recorrido, importante para la comodidad de seguirlo con sillas de bebés y de gran importancia para la utilización de sillas de ruedas.

A continuación, observamos varios guerreros que posan en unas altas vitrinas (ellos miden alrededor de dos metros de alto). Otro panel informativo nos cuenta lo que estamos viendo, a qué tipo de guerrero y cuál era su función y atuendo. Para terminar la visita, tras observar diferentes vitrinas y otras réplicas de estos restos arqueológicos, nos acercamos al Cine de la exposición. Allí se proyecta un documental de, aproximadamente, media hora de duración que explica el porqué de ese monumental batallón de casi 8.000 soldados de terracota. Qué hacían allí y donde se encontraron.

En mi opinión, es fundamental ver la proyección para disfrutar de la experiencia en su totalidad, sin embargo, no la pude ver porque íbamos acompañados del peque de cinco años y las explicaciones sobre el porqué de la existencia de los soldados eran tremendas, muy duras. Por tanto, consideramos que no eran apropiadas para su edad, así que yo salí con los niños mientras mi marido, Alexander Aguilera (colaborador de Cantabria DModa con 'Esto es Deporte'), disfrutaba del documental porque le apasionan los temas históricos. Nuestro pequeño disfrutó un buen rato en el área infantil. Salimos de allí sobrecogidos. ¿Cómo es posible que pudieran hacer algo así? En el coche, de vuelta a casa, no había otro tema de conversación. Todos quedamos alucinados con los Soldados de Terracota y el misterio que les envuelve.

Como leerlo, no es exactamente igual que vivirlo, si queréis disfrutar de vuestra propia visita, podéis acudir a la Feria de Muestras de La Lechera, en Torrelavega, los viernes y víspera de festivos de 16.00 a 21.00 horas y los sábados, domingos y festivos de 11.00 a 14.00 horas y de 16.00 a 21.00 horas, eso sí, teniendo en cuenta la apertura especial de Navidad, consultando previamente los días y las horas. Con respecto al precio de las entradas, los niños a partir de tres años pagarán seis euros y los adultos nueve. Tened en cuenta que también hay packs familiares. Para más información y adquirir las entradas anticipadas podéis visitar la web www.losguerrerosdeterracota.com.

¡Nos leemos aquí! Un abrazo, familia.

Síguenos en: