Un colegio prohíbe llevar mochilas y un alumno utiliza un microondas para llevar los libros

Jacob Ford fue expulsado dos días del colegio por aparecer con un microondas en el centro./
Jacob Ford fue expulsado dos días del colegio por aparecer con un microondas en el centro.

El joven no estaba de acuerdo con la nueva política del centro. «Siempre se pueden organizar los libros y cuadernos para que el peso de los mismos no sea un problema»

Cantabria DModa
CANTABRIA DMODA

Una de las quejas más comunes de los padres es lo pesadas que muchas veces son las mochilas de sus hijos cuando tienen que ir al colegio. Muchos se preguntan si es necesario todo ese material que, debido a su peso, puede acarrear serias consecuencias para la salud.

Por esa razón, el colegio británico Spalding Grammar School decidió prohibir a los alumnos de entre siete y once años que usen mochilas.

Ello ha provocado que un estudiante de 17 años, Jacob Ford, empezase una protesta silenciosa que se ha transformado en todo un fenómeno viral. El joven no estaba de acuerdo con la nueva política del centro. «Siempre se pueden organizar los libros y cuadernos para que el peso de los mismos no sea un problema».

Antes del microondas, el joven británico llevó los libros en una cesta.
Antes del microondas, el joven británico llevó los libros en una cesta.

Por ello llevó sus libros a clase en un microondas y en una cesta de mimbre. También escribió una carta a la dirección para que cambiasen la ordenanza.

Su activismo le costó dos días de expulsión y se le pidió que entregase su móvil para que no publicase más fotos de su protesta en las redes. A lo segundo se negó por completo.

La madre del joven explicó que el castigo del centro hacia su hijo era desproporcionado.

Así se presenta el joven Jacob Ford en el colegio como medida de protesta. Dentro del microondas lleva los libros.
Así se presenta el joven Jacob Ford en el colegio como medida de protesta. Dentro del microondas lleva los libros.

Muchos padres han rechazado la medida del centro y otros incluso no sabían que se estaba aplicando. «Me parece absurdo. ¿Cómo vamos a llevar a clase los libros? Si se hace bien, los niños no tienen que tener ningún problema de salud», explica una madre.

El centro ha enviado un comunicado explicando que estudiará las diferentes opciones que plantean los padres.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos