Soy una pringada: «Santander es tan triste y oscura como mi alma»

La 'youtuber' nos contó sus imprescindibles de estilo y maquillaje, con una clara inspiración «inhumana»

Sergio Sainz
SERGIO SAINZ

Si alguien cree en la normalidad no es seguidor de Soy una pringada. La 'youtuber' Esty Quesada viajó hasta Santander para contar su realidad viral en el Santander Social Weekend. Conquistó a los asistentes con su verdad, la misma que plasma en sus vídeos y creaciones, sin renunciar a su estilo entre soez y surrealista. Conoce poco la capital cántabra, pero opina que «Santander es muy triste y oscura como mi alma». Una de las tantas frases que representan su esencia, porque ha hecho de su marca personal una proyección entre lo 'emo' y la cultura 'trash', hablando de temas como el suicidio o la ansiedad social sin tabúes. Finalizada su ponencia, tuvimos ocasión de acompañarla a su habitación, donde sorprendentemente agradecía los visillos de estampado floral, nada que ver con sus habituales fondos de vídeo con grupos o artistas del universo icónico de la joven vasca.

Aunque ya nos adelantó en Cantabria DModa las claves de su particular estilo, queríamos saber cuáles eran sus básicos en la maleta en un viaje exprés como el que hizo a nuestra región. «Cuando voy normal, de persona, me gustan mucho las camisas de cuadros tipo 'grunge' y camisetas de grupos», dijo. Entre sus fetiches, unas deportivas que lució su ídolo Kurt Cobain justo el día que se suicidó. Es habitual que diseñe sus propias camisetas, pero nos dejó claro que «de Carlota Corredera no me haría una, pero sí de Belén Esteban, me encanta».

«Como mejor me siento es no pareciendo humana», confesó. De hecho, se rodea de un buen amigo diseñador, David Moss, con quien crea sus looks más extremos. «Compartimos ideas y el resultado son estilismos muy especiales, con materiales originales», aseguró. Con total transparencia, dejó claro que llegado un gran estreno «me visto si me apetece, pero suelo aprovechar esas ocasiones para hacerme mis cosas. Me gusta ir bien vestida a mi manera». Tanto que no oculta tener un gran vestidor, «pero no tanto como el de Carrie Bradshaw».

A todo color

En cuestiones de maquillaje reconoció viajar «con el 20 por ciento de todo lo que tengo». El del pasado sábado resultó de una «equivocación, se me cayó la sombra negra a la base y no me lo podía quitar, así que lo he aprovechado». En media hora estaba lista. «Mi maquillaje favorito es cuando me pinto la cara entera de colores, sin tono piel», dijo. Aunque pueda sorprender, «me gusta mucho el color, antes lo rechazaba, pero es que el negro aburre. Hay que saber llevarlo».

De hecho, es fiel a la base blanca o a la inclusión de colores fuertes, incluso con toques de pigmentos en neón. Para ella es fundamental «no seguir la forma de la cara en el maquillaje», por eso se sale de los contornos habituales emborronando sus facciones. De momento no quiere hacer tutoriales específicos, «los que he hecho eran de broma, llamados 'travesti-trash'. Podría hacer un maquillaje de básica y me saldría bien, pero no me apetece». Genio y pringada.

Síguenos en: