Las Carolinas, germen de talento culinario