Centollo de bienvenida

Pimientos rellenos. :: dm/
Pimientos rellenos. :: dm

El nuevo Cenador de Velo, en la localidad de Arce, abrió sus puertas hace veinte días y lanza ya sus primeras jornadas

Diego Ruiz
DIEGO RUIZSantander

El nuevo Cenador de Velo, en la localidad de Arce, abrió sus puertas hace veinte días y se lanza ya a la organización de sus primeras jornadas gastronómicas, dedicadas en esta ocasión al centollo. Tras un buen lavado de cara del establecimiento, una decoración más marinera -sobre todo en la parte baja- y con José Antonio González al frente de los fogones, ayudado de Juan Manuel Pañeda, este restaurante ha apostado por una cocina «típica de la tierruca», donde sobresalen la calidad del producto, unas elaboraciones en las que el chef deja su sello personal y una sobresaliente presentación de los platos.

Desde hoy, y hasta el próximo 10 de febrero, el Cenador de Velo propone en estas jornadas un menú con tres primeros a elegir: pastel de centollo, croquetas de centollo o caldereta de centollo y gambas. De segundo, o pimientos rellenos con salsa americana o risotto de centollo con zamburiñas y queso manchego curado o merluza con crema de centollo y puerros. Con bebida, postre y pan, el precio es de 19 euros. Como sugerencias, a 18 euros, se ofrece un tigre de centollo natural gratinado con salsa holandesa o centollo cocido o preparado al estilo del chef.

Antes de subir al comedor, situado en la segunda planta de este caserón de estilo actual, encorsetado en una zona de chalés, merece la pena tomar un aperitivo en la barra. Allí, con el blanco o el vermut se sirve una tapa, el día de la visita una 'cuña' de sandwich vegetal.

El bombón lebaniego es un postre casero, muy original, donde la crema de orujo es su hilo conductor

Un buen comienzo del menú propuesto por la nueva dirección del Cenador de Velo, lo pueden protagonizar, sin duda, las croquetas de centollo, bien crujientes por fuera y casi líquidas en su interior. Perfecto en su medida el relleno de marisco y también la nuez moscada, una especia que acompaña perfectamente a este entrante, uno de los más valorados de la cocina española. Las croquetas se presentan en el interior de la cáscara del crustáceo libres de aceite.

Uno de los principales atractivos del restaurante fueron antaño, y lo serán también desde ahora, los arroces. En las jornadas, José Antonio González ofrece un rico risotto, donde se conjugan perfectamente la carne del centollo y la de las zamburiñas, junto al queso manchego. Presentado también sobre el interior del caparazón del marisco, destaca la cremosidad del arroz.

Para continuar, una buena opción son los pimientos rellenos de centollo, con una salsa americana bien espesita, en la que untar no es ningún pecado. Se acompaña de unas patatas fritas paja.

Si se ha hecho un hueco para el postre, el Cenador de Velo ofrece una interesante variedad de platos dulces. El jefe de sala, Alberto Rodríguez, recomienda lo que el chef denomina 'bombón lebaniego'. Se trata de un sobao de mantequilla borracho sobre el que sientan una base de chocolate y una nata montada endulzada. También el cliente puede decantarse por otras elaboraciones caseras como el mouse de limón, la tarta de la abuela, la tarta de tres chocolates, el tiramisú o una variedad de helados hechos todos ellos en la casa.

El Cenador de Velo, aún en pleno rodaje, dispone ya de una interesante bodega. Para acompañar cualquiera de los platos de centollo, una buena elección es el Verdejo Viña Mayor 2015.

Además de los platos diseñados para estas jornadas, se pueden degustar otras especialidades como el bogavante thermidor, el lenguado meuniere, san martín o dorada a la plancha o a la sal, o el bacalao a la cántabra. Además de carnes: solomillo, entrecot. Y todos los fines de semana, habrá lechazo en la carta.

En cuanto al menú del día, a un precio de 12 euros entre semana, González señala que habrá siempre tres primeros y otros tantos segundos, con preparaciones como la sopa de minestrone, la merluza, el rodaballo, el entrecot...

El Cenador de Velo

Barrio San Julián. Arce.

Teléfono: 942 134 484.

Propietario: Francisco Velo.

Inaugurado: Hace veinte días.

Jefe de cocina: José Antonio González.

Cocina: Juan Manuel Pañeda.

Sala: Alberto Rodríguez.

Estilo de cocina: Tradicional cántabra.

Precio medio de la carta: Entre 25 y 30 euros.

Menú diario: 12 euros (15 los fines de semana). Infantil, 9.

Terraza: Sí.

Horario: De 11.00 a 0.30 horas. Cierra: Martes.