Un comedor con vistas

Restaurante Annua, San Vicente de la Barquera./
Restaurante Annua, San Vicente de la Barquera.
Luis Alberto Salcines
LUIS ALBERTO SALCINES

Son varios los criterios por los que decidimos ir a comer a un restaurante determinado.

Según el día o el motivo del encuentro gastronómico prima más uno u otro. Desde luego que uno de los argumentos principales es la garantía de que donde vayamos, el plato va a responder a nuestras expectativas, que va a estar tan bien elaborado como otras veces que hemos estado allí y hemos salido contentos. Esa carne o ese pescado preparado como a nosotros nos gusta y que es especialidad de la casa. También tenemos en cuenta el precio, esa frase tan habitual de la relación entre la calidad y el precio. No menor importancia concedemos al trato que recibimos. Nos gusta que nos reciban con esa combinación de respeto y proximidad afectiva que los camareros profesionales, con años de servicio, saben dosificar.

Hay otro factor que no olvidamos a la hora de elegir el local en el que vamos a estar una hora y media deleitándonos con los placeres de la mesa, el ambiente del mismo. Hay restaurantes en los que la estancia es sumamente grata desde el momento en el que te sientas. Pueden ser cuatro paredes las que te envuelvan sin ventanas al exterior pero hay un algo indefinido, tal vez la decoración, la distribución de las mesas, la altura de los techos, el color de sus muros; no sé, una mezcla de todo que hace que uno se sienta a gusto.

Sin embargo hay días que decidimos ir a un restaurante, además de por su buena carta, por el lugar en el que se encuentra, por sus maravillosas vistas. Y en ese sentido, Cantabria es una comunidad privilegiada. Sea con la mirada hacia un paisaje montañoso o sea un balcón al mar, la hostelería regional ofrece lugares excepcionales para degustar un exquisito plato y deleitarnos con la contemplación visual. Valgan algunos ejemplos de la costa occidental de Cantabria: Annua, Miramar, Tarayán y Gerruca en San Vicente, Mirador de Trasvía y Joseín en Comillas, El mirador de Suso, El Balneario y El Caserío en Suances, Milagros Golf en Mogro… El lector puede añadir aquellos que conoce y que esta breve columna impide citar por razones de espacio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos