Conservas Emilia se lleva el premio a la Mejor Anchoa 2019

Antonio 'Sane'

Es la tercera ocasión que la veterana empresa santoñesa se lleva esta distinción | El Ayuntamiento de Santoña rindió, este domingo, un sencillo homenaje a nueve mujeres sobadoras que se han jubilado en el último año

Ana Cobo
ANA COBOSantoña

Conservas Emilia se subió este domingo al trono de oro de las anchoas. La veterana empresa santoñesa logró el título de 'Mejor Anchoa 2019' tras imponerse en la cata-concurso organizada por la Cofradía de la Anchoa de Cantabria. Cuando se anunció su nombre, los gritos y aplausos de alegría inundaron el expositor que tiene en la feria. No era para menos, por tercera vez en su historia conquistó esta distinción que certifica la máxima calidad de su semiconserva.

Exultante, el propietario de la empresa, Nicolás Escobedo, recogió de manos del patrón mayor de la Cofradía, Tino Sampedro, el trofeo y diploma de vencedor. «Se lo dedico a las mujeres y hombres que trabajan en Conservas Emilia y que ponen todo su amor, dedicación y esfuerzo. Este premio es suyo».

El momento más emotivo fue el recuerdo que tuvo para su madre y fundadora del negocio, Emilia Fuente Ruiz, 'La Chila', que falleció hace tres años, pero su estela sigue viva con las siguientes generaciones. «Con su espíritu emprendedor y ganas de trabajar pudo hacer posible todo esto».

Un total de 14 conserveras participaron en la cata-concurso. Se desarrolló en dos fases, con jurados diferentes en cada una, y que desconocían por completo a qué marca pertenecían los distintos filetes de anchoa que se llevaron a la boca y que son comprados de forma anónima durante los días de feria.

Desde el año pasado, la selección de la 'Mejor Anchoa' se lleva a cabo en dos partes para dar mayor pureza y rigor al concurso, dada la gran repercusión que tiene. Tras una criba preliminar, a la gran final pasaron seis conserveras (Emilia, Catalina, Fontecilla, Pujadó Solano, Monte Buciero y Ana María), que fueron nuevamente degustadas por un jurado formado por el redactor jefe de El Diario Montañés y responsable del suplemento gastronómico 'Cantabria en la mesa', José Luis Pérez; el periodista, Juan Antonio Prieto; el director de RTVE en Cantabria, Juan Carlos de la Fuente; la colaboradora de la SER con un programa de cocina, Silvia González y el secretario del Círculo Gastronómico de Quesos Asturianos, Javier del Valle.

En la cata tuvieron en cuenta la apariencia, el aroma y olor así como el sabor y la textura de las anchoas. Tras valorar todas, entregaron su puntuación individual a un notario. De la suma, salió vencedora Conservas Emilia, que cautivó los paladares de los profesionales que destacaron el «excelente nivel» de todas las marcas participantes.

Escobedo explicó que es la tercera vez que logran este premio, lo que les convierte en la conservera más laureada en esta cata. «Es un concurso en el que siempre hemos puesto mucho cariño. Llevábamos muchos años sin ganarlo y ha sido una tremenda alegría porque es un reconocimiento, tanto para la empresa como para los trabajadores». En cuanto al secreto de las Anchoas Emilia para subir a lo más alto del podio, explicó que radica «en una buena materia – siempre trabajamos con anchoa del Cantábrico – y una elaboración con esmero y rigor. Y sobre todo, y muy importante», con mucho cariños». Unas máximas que han mantenido intactas desde su fundación en 1989. «Esa es nuestra forma de trabajar desde siempre y si vienen los premios, bienvenidos sean»

El responsable tiene claro que una empresa son las personas que la forman y «han demostrado que saben hacer una buena anchoa». Actualmente, esta conservera tiene medio centenar de empleados. Durante estos días trabajan a destajo porque la costera de bocarte está siendo «excepcional». «En 2020 el cliente va a encontrar en el mercado anchoa de gran calidad por parte de todas las conserveras». Respecto a la feria, destacó que «ha habido mucha participación» y puso de relieve que la garantía de este evento es que «aquí van a encontrar la mejor anchoa del mundo por metro cuadrado, que no la hay en ninguna otra feria».

Compartió este domingo su felicidad con las trabajadoras presentes en el expositor. Una de las más ilusionadas era Rosa María Ferreira, que lleva en Conservas Emilia 23 años. Es sobadora, encargada de calidad y la 'maestra' que enseña a las empleadas nuevas a elaborar la anchoa. «El premio ha sigo una gran alegría. Siempre tengo el pálpito de que vamos ganar la cata y este año se ha cumplido y bien merecido. Nuestra materia prima es de muy buena calidad y le ponemos mucho cariño», contó orgullosa. Y es que después de tanto tiempo, «Emilia es mi familia, mi casa» .

Incansable entrega

El otro momento especial de la última jornada de feria estuvo reservado para nueve mujeres conserveras que se han jubilado en el último año. El Ayuntamiento de Santoña les brindó un sencillo homenaje y les hizo entrega de un ramo de flores en agradecimiento a una vida laboral entregada a sobar la anchoa para sacar adelante a sus familias. Al escenario subieron las vecinas Isabel Santamaría, María Pilar Hornedal, Puerto Quintana, María Paz Rodríguez, Rosa Caballero, Maisa Bengoechea, María Jesús Jiménez, Ana Chiachiarelli y María Asún Velar, esta última es castreña y de la conservera Asún Velar de Castro pero el Consistorio quiso extenderle también el reconocimiento por ser una de las empresas presentes en la feria.

Todas ellas empezaron a trabajar en la fábrica siendo unas niñas y, tras casi cinco décadas mimando el bocarte para convertirlo en la anchoa más exquisita, se han ganado a pulso un merecido descanso. El pueblo de Santoña, con sus aplausos, las agradeció este domingo su incansable dedicación. El alcalde, Sergio Abascal, dijo que «son la representación de todas aquellas mujeres conserveras que han trabajado en otras épocas en las que no había ningún reconocimiento público. Esto va por todas ellas».