Bodega El Riojano

Los sabores de siempre no pasan de moda

Referencias. Dos especialidades que merece la pena probar, la ensaladilla rusa y la tortilla de patata guisada con callos, chorizo ibérico y alioli. :: dm/
Referencias. Dos especialidades que merece la pena probar, la ensaladilla rusa y la tortilla de patata guisada con callos, chorizo ibérico y alioli. :: dm

La cocina tradicional de esta emblemático establecimiento ofrece múltiples propuestas apetecibles para un picoteo

José Luis Pérez
JOSÉ LUIS PÉREZSantander

Amedida que pasan los años asistimos a la inauguración de nuevos establecimientos de hostelería, se crean formatos distintos, se introducen conceptos de otras cocinas y se intenta captar al cliente con propuestas originales. No está mal para dinamizar el sector, pero hay establecimientos «de siempre», que aunque pasen las décadas, no pasan de moda. Siempre están ahí y, por muy clásicos que se les considere, en cualquier circunstancia son una opción acertada para disfrutar de una experiencia gastronómica. Uno de los mejores ejemplos en esta línea en Cantabria es la Bodega del Riojano, en el Río de la Pila, en Santander. Fundado en los años cuarenta del siglo pasado por los padres de Víctor Merino, fue éste desaparecido y prestigioso restaurador quien le posicionó como un lugar de referencia y quien creó el denominado 'museo redondo', fruto de las creaciones sobre las barricas de numerosos artistas plásticos.

Desde 2008, al frente del restaurante está Carlos Crespo, apoyado en la dirección por Carlos Hernández de Sande, mientras que al frente de los fogones está Óscar Teja, mientras que Álex Ortiz está en Pan de Cuco, y José Rábago en Días desur, todos ellos restaurantes del Grupo El Riojano.

Óscar Teja mantiene la línea marcada por el equipo de cocina en los últimos años, donde hay especialidades que resultan imprescindibles en la carta del Riojano, caso de una sobresaliente ensaladilla rusa, de las croquetas cremosas bonito y huevo -o de jamón ibérico-, o de los pimientos rellenos de carne.

Bodega El Riojano

C/ Río de la Pila, 5. Santander.

Teléfono: 942 216 750.

Propietario: Carlos Crespo.

Inaugurado: Años cuarenta del siglo pasado.

Jefe de cocina: Óscar Teja.

Estilo de cocina: Tradicional.

Precio medio de la carta: Entre 30 y 35 euros.

Capacidad: 120 comensales (con un comedor privado).

Cierra: Domingo por la noche.

Bodega: Unas 100 referencias.

Café: Dromedario.

Wifi: Sí.

Aparcamiento: OLA y Plaza de Pombo.

Para el cliente que busca cenar a partir de un picoteo variado, ameno y de calidad, aquí tiene más opciones, desde el jamón ibérico de bellota, la cecina de Astorga aliñada o la tabla de quesucos cántabros. Interesantes también la ensalada de queso 'Las Jarradillas' con salmorejo, pesto y pipas; las anchoas Catalina; el pastel cremoso de cabracho con salsa tártara; el tataki de atún con ensalada de algas, wasabi y salsa cremosa de soja; las clásicas rabas de calamar; las mollejas fritas, o los caracoles guisados a la riojana. Solo por las noches y hasta 'agotar existencias' se puede pedir -y no se arrepentirán- la tortilla de patata guisada con salsa de callos, chorizo ibérico y alioli, sin duda, un bocado tan excepcional como sencillo, pero elaborado de forma impecable.

Quien busque un plato más 'formal', están la merluza del Cantábrico al vapor, el bacalao con salsa de tomate, las pochas con almejas, los callos de ternera guisados a la Riojana, los raviolis de rabo con bechamel de foie y puré de apionabo, las carrilleras de cerdo ibérico o el chuletón de novilla frisona o de rubia gallega.

En postres, el flan es muy recomendable, aunque tampoco hay que dejar de probar el arroz con leche.

 

Fotos

Vídeos