Sale a escena la primera promoción de Hostelería y Turismo del IES Peñacastillo

El grupo de alumnos graduados, con sus becas y diplomas, junto al presidente, Miguel Ángel Revilla, y el consejero Francisco Javier Fernández Mañanes./Daniel Pedriza
El grupo de alumnos graduados, con sus becas y diplomas, junto al presidente, Miguel Ángel Revilla, y el consejero Francisco Javier Fernández Mañanes. / Daniel Pedriza

Los estudiantes de los ciclos formativos celebran su primera graduación con una gala ambientada en el mundo del cine

MARTA SAN MIGUELSantander

En la entrada, una alfombra roja por la que desfilan tacones, camisas abrochadas, algún traje. «Nos toca entrar ya», se disculpa una joven que no puede atender la entrevista. Se colocan la ropa, el pelo, y entran al instituto por el que cada día han pasado vestidos de chandal, en vaqueros, como si en verdad subieran a un escenario. Ayer la puerta de cristal era distinta; varias jóvenes con papeles en la mano organizan la entrada, según se vayan a sentar en la primera graduación de estudiantes de Hostelería y Turismo del IES Peñacastillo.

No es que antes no se hubieran graduado, es que ayer lo hicieron con discursos, protocolo y entrega de diplomas incluido en una fiesta organizada por estudiantes de los ciclos de Gestión de Eventos y de Alojamientos Turísticos del mismo centro, y que puso a prueba su capacidad para montar un acto en el que el tratamiento a los cargos institucionales, la ambientación de la sala y hasta el cóctel posterior (elaborado por los propios alumnos de Hostelería) funcionaron a la perfección.

«He encontrado grandes profesores que me han ayudado a crecer. Ahora voy de Erasmus a Oporto» ani Pereira | Alumna

Es febrero, pero reciben un diploma, una beca azul celeste que cuelga de sus hombros aún acostumbrados a llevar mochilas, de ahí que esta gala no quiera decir que se hayan graduado. Ahora les toca salir a escena y representar en el mercado laboral lo que han aprendido en los siete ciclos formativos de Hostelería y Turismo que ayer celebraron su puesta de largo: los de grado medio de Cocina y Gastronomía, Servicio de restauración y Panadería, Repostería y Confitería (único del área de Industrias alimentarias), y los de grado superior de Gestión de alojamientos turísticos, Agencias de viajes y gestión de eventos, Dirección de cocina y Guía y asistencia turística.

«Es la primera vez que se celebra la graduación, se presentaron siete proyectos y ganó este, el de la estética de cine», explica la directora del IES Peñacastillo, Manuela Ceballos, que ejerció de anfitriona para los altos cargos del Gobierno que acudieron al acto; el presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla; el consejero de Educación, Francisco Javier Fernández Mañanes, y la directora general de Formación Profesional, María Jesús Reimat. Los invitaron los 107 alumnos que ayer hicieron el paseíllo para recoger el premio a su esfuerzo formativo, pero de su título les separan las 440 horas de prácticas en las empresas designadas y el proyecto de fin de ciclo (que sólo presentan los que cursan los ciclos superiores).

Después, la realidad laboral: «Mi reto es abrir mi propio negocio de apartamentos turísticos en Cantabria y, más adelante, un alojamiento rural fuera de la región», dice Marisa del Cid, de Gestión de Establecimientos Hoteleros. «¿Por qué lo elegí? Porque me encanta. Y además es un sector que se está moviendo en Cantabria», reconoce: «Los hoteles en temporada alta siempre necesitan refuerzos, pero además van a abrir más hoteles, así que veo futuro».

«Mi reto es abrir mi propio negocio de apartamentos turísticos en Cantabria y luego otro rural fuera» Marisa del Cid | Alumna

Fani Pereira, en cambio, enfila su futuro hacia el turismo, y aunque le gusta, ha descubierto también la gestión de eventos en el ciclo formativo que combina ambas: «He encontrado grandes profesores que me han ayudado a crecer personal y profesionalmente, y ahora me voy de Erasmus a Oporto»,

Revilla:«Niveles de calidad»

De futuro y oportunidad habló el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, que tomó la palabra para animar a los futuros trabajadores a hacer de la «hostelería de calidad» una seña de identidad de la región.

«Estáis en el lugar adecuado, con la edad adecuada y en el oficio adecuado», les dijo ayer para destacar después la posición ventajosa del sistema de Formación Profesional para hacer frente a una demanda cada vez «más exigente», ya que el potencial turístico y gastronómico de Cantabria es «uno de los ejes de creación de empleo y riqueza». «Ahora hay mucha gente que se mueve» por la gastronomía y su incorporación «hará incrementar estos niveles».