Los secretos de Martini

La delegación española que visitó la fábrica de Martini. /DM
La delegación española que visitó la fábrica de Martini. / DM

Manuel Fernández, uno de los ganadores de Maître Cantabria visitó la fábrica en Italia

DIEGO RUIZ

Manuel Fernández, alumno del Hotel Escuela Las Carolinas, ganador del concurso Maître Cantabria en el apartado de coctelería creativa con productos Martini, patrocinado por El Diario Montañés, ha visto cumplido uno de sus sueños: visitar la fábrica de Pessione, en Italia, desde donde se lanzan al mundo los conocidos vermuts.

Fernández estuvo acompañado por Rubén Mier, también alumno de dicha escuela, y por Alfonso Fraile, su profesor. Durante tres días tuvieron la oportunidad de conocer las entrañas de la fábrica, que ocupa una extensión similar a diecisiete campos de fútbol. Además, recorrieron la casa originaria, el museo, el laboratorio donde se guardan tanto la fórmula original de este vermut como los diferentes productos que van sacando al mercado.

Beppe Musso, maestro mezclador y una de las tres personas que conocen y atesoran la fórmula original del Martini&Rossi, ofició de anfitrión y adentró al grupo en un recorrido por la historia de esta bebida, con una visita al museo donde pudieron observar las ánforas romanas, las prensas vitícolas del siglo XVII y toda la colección de las botellas desde 1863 hasta nuestros días.

Los integrantes de la expedición cántabra invitados por Martini tuvieron la oportunidad de elaborar allí su propio vermut, combinando el vino base con diferentes botánicos, según el gusto de cada uno de ellos. La bebida pasará ahora a ocupar un lugar destacado en las estanterías de sus domicilios.

Para Alfonso Fraile, profesor de la escuela, la experiencia ha sido muy positiva, «porque se ve lo que hay detrás de un Martini, y se encuentran muchas respuestas sobre por qué hay tanto Martini en los bares de todo el mundo. Ellos fueron los inventores de la publicidad de las bebidas».

Los fundadores de esta marca, cuenta Fraile, fueron «Martini, Rossi y Zola. El primero era el publicista; el segundo, el contable, y el tercero, el botánico. Del que nadie se acuerda».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos