Cantabria en la Mesa

Cantabria en la Mesa

«'El sueño de Olivia' tiene toques japoneses»

Mario Alberto López, del restaurante Olivia de Santander, nos enseña cómo es el cóctel con el que ha ganado la I Ruta de Coctelería de Cantabria

JOSÉ LUIS PÉREZSantander

En 2011 llegó a Cantabria Mario Alberto López (Pamplona, 38 años), quien, tras desarrollar su actividad como barman en Noja, en Suances y como autónomo en eventos privados y bodas, hace nueve meses se incorporó como jefe de bar en Olivia, restaurante ubicado en la calle Peña Herbosa de Santander.

Mario empezó a los 18 años a introducirse en el mundo de la coctelería, curso estudios especializados y completó su formación en Buenos Aires.

Reconoce que «soy muy competitivo» y que siempre «me gusta estar al tanto de las nuevas tendencias y de afrontar retos». Así, ha sido dos veces campeón regional de coctelería acrobática (2017 y 2018), ganador en la modalidad de mejor decoración y tercero como jefe de bar.

El panorama para su profesión cree que está mejorando en los últimos tiempos, que hay más gente concienciada y más gente que les tiene en cuenta, aunque en Cantabria no estén fáciles las cosas. No obstante se muestra optimista y su próximo reto será el Campeonato nacional que tendrá lugar en Zaragoza en otoño.

A la hora de diseñar un cóctel, a Mario le gusta hacer «cosas diferentes, nuevas, incluso raras, que tengan algo de mi». Esto se plasma en la originalidad de los ingredientes y en la decoración. Para tomar, su cóctel ideal debe ser más alcohólico, preferentemente de ron, y más bien seco.

Para ganar este concurso Mario preparó un cóctel denominado 'El sueño de Olivia', destacando los toques japoneses. Lleva una ginebra infusionada con jengibre, albahaca, wasabi, jugo de lima, clara de huevo... Sorprendo por el color verde y porque al final es un poco picante. La decoración se inspira en los años 50, incluida una pequeña muñequita china.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos