Tres guisos con cariño

Tres guisos con cariño
R. Ruiz

Los restaurantes San Cipriano, Casimira y La Flor de Tetuán se imponen en cocido montañés, lebaniego y guisote, respectivamente

José Luis Pérez
JOSÉ LUIS PÉREZSantander

Existe unanimidad en que un excelente guiso de cuchara, sea cual sea la receta tradicional desarrollada, debe tener unas dosis de técnica, ingredientes de calidad, paciencia y, sobre todo, «mucho cariño». Los autores de los mejores guisos de cuchara de Cantabria en 2018 coinciden que un puchero no se puede elaborar como si fuera un trámite más en la tarea diaria en la cocina; requiere experiencia, ganas de agradar a quien lo vaya a degustar y ‘amor’, ese intangible que no se vende ni en las grandes superficies ni en las tiendas más especializadas.

La Asociación Empresarial Hostelería de Cantabria desveló este martes la identidad de los ganadores de la VI Ruta de los Pucheros de Cantabria y entregó los premios en su sede de Las Carolinas. El acto contó con la presencia del presidente de la AEHC, Ángel Cuevas; del director general, Pedro Vega-Hazas; y del vicepresidente, Pablo Alonso, así como de los empresarios y trabajadores de los establecimientos galardonados por un jurado heterogéno que ha sido presidido por Juan Manuel España.

Precisamente España fue quien presentó un sencillo acto de entrega de premios. Recordó que en el concurso, patrocinado por La Gallofa, han participado 47 especialidades de 22 establecimientos de diferentes rincones de Cantabria. El jefe de cocina del Hotel Escuela Las Carolinas destacó que el nivel ha sido «muy alto por lo que los integrantes del jurado, según me han comunicado, lo han tenido muy difícil para tomar la decisión. Incluso en alguna ocasión han tenido que volver a algunos restaurantes para probar de nuevo el guiso contreto antes de emitir sus votos».

En el certamen, que se ha desarrolladp desde el 23 de febrero hasta el 11 de marzo, los ganadores absolutos en las tres categorías han sido el restaurante San Cipriano (Mazcuerras), que ha obtenido la primera posición en cocido montañés; el restaurante Casimira. Cosas de picar (Santander), que ha conseguido la primera posición en cocido lebaniego; y la Flor de Tetuán (Santander), que se ha impuesto en la categoría de guisote con un guiso de patatas con carabineros.

Recogieron los precios Emilio Carral Llera y su madre Consuelo Llera, por el restaurante San Cipriano; María Ángeles Calvo, por el restaurante Casimira, a quien acompañaban los cocineros Cintia y Armand; y Maite Rodríguez, por el restaurante La Flor de Tetuán, a quien acompañaba el autor del guiso, Ventura Fortuna, un dominicano que lleva una década en España trabajando en las cocinas de diferentes restaurantes. Todos ellos, junto con los clasificados en segundo y tercer lugar, llevaron muestras de sus guisos para que los asistentes a la entrega de premios pudieran probarlos con panes especiales de La Gallofa.

Podio completo

Por categorías, y comenzando por el cocido montañés, completaron el poido, el restaurante Manil, de Santander; Miguel Lozano recogió el segundo premio. Y la tercera posición fue para el Camping el Helguero, en Ruiloba, cuyo premio recogió Víctor.

El segundo premio en cocido lebaniego fue para La Casona de Juntad (Liencres), cuyo premio recibió Ana María, mientras que el tercero recayó en el restaurante Picos de Europa, en Santander, cuyo diploma recibió el jefe de cocina, José Claramunt.

Y en el caso del guisote, el segundo galardón recayó en el restaurante El Galeón de Rubárcena (Comillas), por su guisote comillano –que recogieron José Manuel García y Rosa María Palencia; y ña ,edañña de bronce fue para La Cuchara del Camesa, en Olea, por su olla ferroviaria vegetariana de garbanzos con intenso rehogo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos