Los expertos avisan de que las reservas del 'fracking' están sobreestimadas

Imagen de equipos para la extracción de gas mediante fracking /
Imagen de equipos para la extracción de gas mediante fracking

Los métodos para calcular la cantidad de 'shale gas' disponible dan cifras que no se corresponden con la realidad, más modesta, según Nature

BORJA ROBERTMadrid

Irrumpió casi por sorpresa en el mercado energético mundial y ha permitido a Estados Unidos ser, de nuevo, el primer productor mundial de gas natural. La fractura hidráulica, el ' fracking ', se ha transformado en una década en el elemento más disruptivo del sector de los hidrocarburos. Y según la Agencia Internacional de la Energía (AIE), las reservas de 'shale gas' son suficientes para mantener esta expansión al menos hasta el 2040. Pero una nueva investigación de la Universidad de Texas pone en duda estos datos y, con ellos, las predicciones sobre las que se han invertido miles de millones de dólares. «Son malas noticias», explica Tad Patzek, coautor del trabajo, en un artículo publicado en la revista Nature. «Estamos poniendo las piezas para llevarnos un gran chasco».

Incluso las predicciones más conservadoras con las que trabajaban en Estados Unidos apuntaban a que esta técnica de extracción de gas natural podía seguir su expansión durante varias décadas, incluso en las cuatro regiones del país donde ya está más presente. Aunque la fractura hidráulica se conoce desde hace tiempo, no se puso en práctica hasta que los precios de los hidrocarburos la convirtieron en una alternativa rentable, ya en el siglo XXI. Las bajadas del precio del petróleo de las últimas semanas, de hecho, han puesto en duda su viabilidad a largo plazo.

Piden "información fiable"

Los geólogos y los ingenieros de minas quieren que se fomente la "información fiable" sobre el fracking porque consideran que el debate sobre esta tecnología está lleno de "imprecisiones, intereses y conceptos erróneos".

El presidente del Colegio de Geólogos (ICOG), Luis Suárez, ha pedido la creación de una 'Mesa de los Recursos Geológicos-mineros y Energéticos para que la ciudadanía conozca de manera fiable que es "necesario y posible el aprovechamiento de estos recursos y la protección del medio ambiente".

Por su parte, la secretaria del Colegio de Ingenieros de Minas del Centro de España (COIMCE), María Dolores Norte, el fracking está "englobado en una estrategia geopolítica mundial de la que España no debería quedarse al margen".

De este modo, los representantes de ambos colectivos profesionales quieren "fomentar" entre los ciudadanos la información fiable y, en un comunicado conjunto señalan que han pedido, en calidad de representantes de la sociedad civil, la creación de esta mesa para informar a los ciudadanos de forma "técnica y fiable de la investigación de petróleo, la fracturación hidráulica, la geotermia, el almacenamiento de gas, y todos estos temas que preocupan a la sociedad".

Además, tanto el ICOG como el COIMCE coinciden en que el debate del fracking debe aportar "elementos de racionalidad y pedagogía que sólo pueden ser facilitados en un entorno profesional y académico".

El estudio de la Universidad de Texas no se refiere a este último descenso en los precios, sino a la cantidad de 'shale gas' barato y disponible. Es decir, suma nuevas incertidumbres a la inestabilidad actual.

Los propios autores del artículo, asegura Nature, debaten sobre el alcance de las conclusiones de su estudio. Algunos piensan que sus estimaciones pueden ser excesivamente conservadoras, y que la realidad ofrezca mejores resultados -más cercanos a los que prevé la AIE- y otros que a unos años de expansión le seguirán varios de decrecimiento brusco.

Y si realizar estimaciones es difícil en Estados Unidos, donde ya se han excavado miles de pozos de ' fracking ', estos científicos creen que es aún más difícil hacerlo en otros países. Según la consultora estadounidense ARI, en todo el mundo habría reservas para 65 años en una tasa de consumo como la actual. «Lo dudo», apunta uno de los investigadores. «En realidad hay mucha incertidumbre».