La nueva unidad de salud mental infantojuvenil en Laredo estará en marcha en mayo

En los primeros quince días de aplicación del Programa de Atención a la Persona con Trastorno Mental Grave ya han sido derivados 54 pacientes a centros de rehabilitación psicosocial

PILAR CHATOSantander

En la primera quincena de mayo entrará en servicio la nueva Unidad de Salud Mental Infantojuvenil de Laredo, que será atendida por cuatro profesionales de nueva contratación: un psiquiatra, un psicólogo, una enfermera especializada en salud mental y un auxiliar de enfermería.

El plazo de la unidad, que ya se había anunciado, lo ha dado a conocer hoy la vicepresidenta y consejera de Sanidad y Servicios Sociales, María José Sáenz de Buruaga, durante la inauguración de las jornadas '#Di_capacitados', organizadas por la Asociación Cántabra Pro Salud Mental.

El área de Laredo es el único que carece hasta ahora de este dispositivo, que atenderá a una población de referencia de 16.500 personas menores de 18 años que ahora reciben atención en Santander, según informa el Gobierno regional.

Sáenz de Buruaga ha destacado que con esta unidad se refuerza y descarga la atención ambulatoria a la salud mental de niños y jóvenes en el área de Santander, y posibilita la puesta en marcha del programa de manejo del consumo de alcohol en atención primaria.

Durante su intervención en la jornada, a la que han asistido más de 150 pacientes y familiares, la consejera ha explicado que en los primeros quince días de aplicación del Programa de Atención a la Persona con Trastorno Mental Grave ya han sido derivados 54 pacientes a centros de rehabilitación psicosocial por indicación psiquiátrica.

Este programa permite que el 40% de las personas con discapacidad y enfermedad mental grave pero sin grado de dependencia reconocido o con grado I "puedan acceder a ese apoyo terapéutico que durante mucho tiempo les fue negado".

"Sabemos que tenemos por delante un reto ilusionante y que nos espera un gran esfuerzo que no ha hecho más que empezar y sabemos cómo queremos que sea el nuevo modelo de atención a la salud mental de Cantabria y vamos a poner todos los medios

La consejera ha recordado que una de cada cuatro familias tiene, al menos, un miembro afectado por un trastorno mental o del comportamiento, lo que tiene repercusiones económicas y emocionales, situación que en el caso de trastornos mentales graves es más complicada aún. "Una dura realidad que afrontáis en primera persona y que se superpone al estigma aún asociado a la enfermedad", ha afirmado.