Nadie pacta con el PP

Los populares se quedan arrinconados en las negociaciones para constituir los principales ayuntamientos de la región, a excepción de Santander

Carteles electorales del PP en Torrelavega, donde fue el partido más votado./
Carteles electorales del PP en Torrelavega, donde fue el partido más votado.
DAVID REMARTÍNEZSantander

El Partido Popular se ha convertido en el socio menos querido para formar un gobierno municipal en Cantabria. Tal es el rechazo de sus rivales, que los conservadores quizá no añadan más que una o dos alcaldías a las 34 que ganaron por mayoría absoluta en la región (alcaldías que fueron 58 hace cuatro años). De cuantos posibles pactos se negocian, el PP no aparece en ninguna de las principales localidades cántabras a excepción de Santander, donde salvará el color azul a cambio de firmar el pacto anticorrupción que exige Ciudadanos para facilitar investiduras o coaliciones allá donde le llaman (una rúbrica que ha llevado aparejada la dimisión en la Ejecutiva popular de dos alcaldes imputados).

Aún con todo, De la Serna ha tenido que tragar con un amago de alianza múltiple promovida por los socialistas, una especie de Fuenteovejuna político como los que ahora mismo se ultiman en Torrelavega y Camargo, donde también el PP fue la lista más votada.

En la capital del Besaya, PRC y PSOE han intentado que la Asamblea Ciudadana por Torrelavega (ACPT) se incorporase a su entente, mientras que el popular Ildefonso Calderón no ha conseguido hasta ahora ningún avance en el mismo sentido. Sin embargo, puede que las tornas cambien tras el desencuentro entre la ACPT y Javier López Estrada, el hijo del exconsejero Javier López Marcano (cuya cabeza, por cierto, ha sacrificado el PRC para pactar con Podemos la investidura de Miguel Ángel Revilla en el Parlamento regional).

López Estrada pretende ahora reunir en una mesa al PSOE y a Blanca Rosa Gómez Morante, quien concurrió a las elecciones bajo la marca novel Torrelavega Sí. La jugada termina de rizar el rizo, ya que Morante fue expulsada del PSOE por oponerse a aquella moción de censura (de regionalistas y socialistas) que el mandato pasado sacó a Calderón de la Alcaldía. El resultado de este 'pinball' político puede ser, pues, desconcertante.

ver más

Si Torrelavega reúne todos los follones políticos en uno, con el candidato popular arrinconado desde el primer instante, bastante más sorprendente ha sido el pacto de Camargo: PSOE, PRC, Izquierda Unida y Ganemos han decidido agrupar sus 11 concejales para dejar al regidor en funciones, Diego Movellán (10 ediles), en el banco de la oposición.

Movellán ha interpretado el acuerdo casi como un golpe de estado, como una revuelta antidemocrática, y ha llamado a los vecinos a rechazar al futuro equipo de gobierno antes siquiera de que se constituya. Incluso recoge firmas en internet y vuelve a tirar de teléfono deprisa para frustrar la amalgama de siglas. Probablemente todos los días recuerde de que, con solo 400 votos más, hubiera logrado la mayoría absoluta. Las urnas son así.

El PP también se queda sin repartir baraja en Castro Urdiales, donde el vencedor electoral, Castroverde, ha decidido amigarse con el PSOE. En Astillero han sido socialistas y regionalistas quienes han apeado al popular Carlos Cortina, y en Piélagos esos mismos partidos persiguen el respaldo de la Agrupación de Vecinos Independientes de Piélagos (AVIP) y de Ciudadanos (aunque el PSOE ha reculado hoy).

Así las cosas, parece que la estrategia de Miguel Ángel Revilla y Eva Díaz Tezanos surte efecto. Los líderes del PRC y el PSOE pactaron primero un reparto de municipios donde su alianza arrebatara el mayor número posible de alcaldías a los conservadores, para después ya cuadrar el Ejecutivo autonómico en coalición. Al efecto inmediato de dicha estrategia se añade la distancia obvia del PP con las distintas marcas de Podemos en los ayuntamientos, su escasa conexión con otras formaciones locales, y la dispar cercanía con Ciudadanos (a priori, su socio natural) según el lugar donde se negocie.

Siguiendo con la lista de las 10 localidades más populosas, PRC y PSOE también recuperarán Los Corrales de Buelna, donde la popular Mercedes Toribio encabezó la lista más votada. En Bezana hay seis siglas que se reparten 17 concejales, y el PP tiene igualmente difícil lograr el gobierno. En Laredo, el socialista Juan Ramón López Visitación asumirá el mando en minoría, y en Reinosa, socialistas y regionalistas repetirán su bipartito. Por último, en Santoña el alcalde será socialista, merced al apoyo de PRC y Activa. Lo dicho, nadie pacta con el PP.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos