Un ciclista se encuentra otro cable colocado en un sendero en La Picota

El cable en La Picota tal y como lo encontró el ciclista./
El cable en La Picota tal y como lo encontró el ciclista.

Los responsables del terreno se pusieron en contacto con él para decirle que se trata de una finca particular, que ellos no lo pusieron y que sería, no obstante, retirado

ÁLVARO MACHÍNSantander

«Ojo a los que andamos por el monte La Picota. Esta tarde me encontré con esto. Menos mal que fue subiendo, si es bajando me lo llevo, y eso que acaba de pasar una desgracia». El mensaje de José Pablo Bolado iba acompañado de dos fotografías en las que podía verse, junto a su bicicleta, un cable amarrado a dos estacas de lado a lado de un pequeño sendero. Lo puso en la redes sociales y, en pocas horas, más de mil personas lo habían compartido. Tuvo tal repercusión en mitad de la polémica tras la muerte de un ciclista en Arenillas de Ebro que hasta los responsables de las fincas particulares por las que discurre el camino se pusieron en contacto con él. «Yo lo puse para avisar porque por ahí pasa gente en bici. Si está bien puesto porque es una propiedad privada, perfecto. Pero que lo señalicen». Bolado dio aviso al Seprona, que se comprometió a enviar una patrulla a la zona.

«Subo a menudo por allí -está en la zona de Liencres- y últimamente, por el tiempo, estaba bastante cerrado por la hierba. Pero hace poco lo segaron, quedó limpio, y fui a dar una vuelta cuando salí de trabajar a eso de las nueve, que todavía es de día. Lo vi y lo puse para avisar por si pasaban más personas». Es el relato del deportista, un habitual de las rutas en bicicleta, que cuenta que ayer, a mediodía, el cable aún estaba puesto. «Está a unos cincuenta metros de la caseta de la traída de aguas, por ese camino pasa mucha gente», cuenta Bolado, algo abrumado por la repercusión de las fotos.

ver más

Porque entre las llamadas y los mensajes que ha recibido estaba el de los supuestos responsables de las fincas particulares por las que discurre el sendero. Le aseguraban que iban a retirar todas las cintas, que no las habían colocado ellos y que tenían previsto proceder al cierre de los terrenos con la señalización adecuada para que no se pudiera entrar por una zona privada.

De hecho, le explicaban que el límite de la propiedad está unos treinta metros por encima del camino. Más aún, le aclaran que ellos también andan en bici, que permitían el paso y que soterraron los cables eléctricos para impedir que se escapara el ganado, porque, entre otras cosas, se los encontraron cortados en varias ocasiones.

Avisos al Seprona

Con todo, el mensaje en las redes sociales tuvo una amplia contestación por parte de aficionados al ciclismo de la región, en 'pie de guerra' tras el trágico suceso de Valderredible. La muerte del zamorano Jesús Ángel Santos Redín ha reavivado las manifestaciones de los deportistas sobre los obstáculos que se encuentran en ocasiones y los 'conflictos' de paso con los ganaderos. En varios de los mensajes que respondieron a las fotos de La Picota se invita a denunciar o a poner en conocimiento del Seprona situaciones similares cuando los ciclistas se topen con obstáculos.

Y eso es lo que, según su propio testimonio, hizo Bolado. Avisar. «Me dijeron que mandarían una patrulla a mirarlo». Cabe recordar en este sentido, como contó ayer este periódico, que en Cantabria no existía antes de la muerte del ciclista en Arenillas de Ebro ninguna denuncia formal ni ante la Guardia Civil ni ante la Federación Cántabra de Ciclismo por situaciones de este tipo. «Si tú preguntas sí te dicen que han visto cosas algunas veces. Que es frecuente. Que hay pasos canadienses que a veces están cerrados y cosas de ese estilo, pero no hay denuncias formales y hasta ahora no había pasado nada», explicó el martes en este sentido Juanjo Trueba, el presidente de la territorial, que exigía a las autoridades un mayor control «para que no vuelva a suceder algo así».

Diligencias

Entre tanto, prosiguen las diligencias abiertas en el Juzgado de Reinosa por la muerte de Jesús Ángel Santos Redín, en la que la Guardia Civil implicó a dos personas por un presunto delito de homicidio involuntario. Las dos personas que supuestamente colocaron el cable que provocó la caída pasaron por las dependencias judiciales a declarar y permanecen ahora a la espera de lo que dictamine el juez. El resultado de la autopsia será clave para la investigación. Como contó ayer EL DIARIO, los agentes determinaron, a la vista de la escena del accidente, que la víctima llegó a ver el pastor eléctrico y frenó bruscamente antes de precipitarse al suelo. Una caída que resultó mortal pese a que llevaba el casco puesto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos