'Compro' las cuevas de Altamira

Mr. Monopoly presentó en La Magdalena un tablero gigante con la versión cántabra del juego. /
Mr. Monopoly presentó en La Magdalena un tablero gigante con la versión cántabra del juego.

El popular Monopoly pone a la venta la edición dedicada a Cantabria y sus lugares emblemáticos

MARIANA CORESSantander

Desde este jueves, con un poco de pericia, cualquiera se puede hacer con las cuevas de Altamira o construir un rascacielos en pleno Sardinero. Solo hay que tener dinero. Eso sí, el que proporciona el juego de mesa Monopoly, que ayer puso en el mercado la edición dedicada a Cantabria. El propio Mr. Monopoly se trasladó hasta el Palacio de La Magdalena, que también podrá ser comprado y vendido a capricho, para hacer la presentación del juego que se puede encontrar en librerías y tiendas de juguetes por unos 50 euros.

De esta forma, rincones tan especiales de Cantabria como La Magdalena, El Sardinero, el Parque de la Naturaleza de Cabárceno, Bárcena Mayor, Liérganes, los Picos de Europa o la bahía de Santander pasan a unirse al club de los lugares emblemáticos del mundo Monopoly, codeándose con el barrio de Mayfair (Londres), Sydney (Australia) o la rue de la Paix (París).

En España, solo Granada e Ibiza cuentan con su propia versión, que hace de «escaparate» para el público británico y el español, ya que está traducido al inglés. También tienen un Monopoly propio, inspirado en la versión clásica de las calles, una decena de ciudades españolas (como Bilbao, Sevilla, Valencia o Barcelona).

Como recordó José Carlos Guerrero, director de producto, durante la presentación, el Monopoly Cantabria llega en un momento importante, cuando cumple su 80 aniversario desde que fuera lanzado en New Jersey (EE UU). Desde entonces, se juega en más de un centenar de países y se ha traducido a 43 idiomas.

El director de desarrollo de Winning Moves (compañía fabricante), Peter Griffin, explicó que «cuando se pensó en el diseño de esta edición, Mr. Monopoly preguntó a los cántabros qué querían ver reflejado en el tablero, qué les representaba. Hubo grandes sugerencias». «Eran, sin duda, ideas brillantes, lugares maravillosos y hermosos que a todo el mundo le gustaría visitar».

Durante la primavera pasada, a través de Facebook, se recogieron propuestas de los lugares que deberían de aparecer en las 22 casillas, además de consultar a los niños de distintos colegios de la región.

Por su parte, la concejala de Turismo, Gema Igual, apuntó que «es un honor que Mr. Monopoly se fijase en el Palacio de La Magdalena para su casilla central. La Magdalena es mucho más que un simple palacio. Es historia, cultura, es una parada obligada para los turistas que pasan por nuestra comunidad. También es lugar de congresos y encuentros. Por todo ello, es una satisfacción que muchas familias echen a rodar los dados en un lugar tan especial para todos los cántabros».

También la directora general de Turismo del Gobierno de Cantabria, Eva Bartolomé, consideró que «es un privilegio que se haya escogido a Cantabria para formar parte de este juego, que es ya toda una tradición».

Agregó que el Monopoly «refleja esa Cantabria infinita que queremos dar a conocer, con sus atractivos turísticos y lugares especiales. Es un magnifico escaparate tanto para el público británico como para el español, para que nos conozcan un poco más».

El Monopoly Cantabria mantiene la estética y reglas del tradicional. Aparecen sus clásicas casillas, como Salida, Cárcel, Parking Gratuito y Ve a la Cárcel, pero esconde algunas sorpresas, ya que las clásicas casas y hoteles se han sustituido por las típicas casas y cabañas pasiegas. En la parte reservada a la gastronomía y alimentación, existen tres rutas, que forman el bloque de color naranja. Los sobaos y quesadas, el cocido montañés y Café Dromedario, el rojo. Cierran el tablero las dos casillas más caras: Cabárceno y el Palacio de la Magdalena.

 

Fotos

Vídeos