Primera concentración 'silenciosa' contra el traslado de Oftalmología a Liencres

Concentración frente a la Consejería de Sanidad./
Concentración frente a la Consejería de Sanidad.

El movimiento ciudadano que se opone a que esta especialidad se vaya de Valdecilla celebra su primera protesta ante la Consejería de Sanidad y entrega otras 3.600 firmas que apoyan su reivindicación

DM .Santander

Pancartas, silencio y firmas. Es la fórmula de protesta elegida por el movimiento ciudadano surgido para oponerse al traslado del servicio de Oftalmología del Hospital Valdecilla al de Liencres, que hoy ha comenzado las concentraciones convocadas en la Consejería de Sanidad con la participación de medio centenar de personas. La convocatoria se repetirá todos los jueves de este mes a las once de la mañana.

ver más

Después de la concentración, han registrado un total de 3.600 firmas de apoyo a su petición, firmas que se unen a otras 2.100 que se entregaron en Sanidad el 19 de enero y al casi millar que están en la plataforma digital chance.org, de donde partió el movimiento ciudadano contra el emplazamiento en Liencres de uno de los servicios médicos más importantes por el número de pacientes atendidos, unos 43.000 al año, y donde son operadas anualmente más de 4.000 personas.

Reunión con la consejera

El movimiento propone que todas las operaciones oftalmológicas se realicen en Liencres, pero que las consultas se atiendan en Valdecilla Sur. "No estamos cerrados a todo; si hay voluntad, se puede llegar a un acuerdo satisfactorio para todo el mundo", ha asegurado su impulsor y portavoz del colectivo, Carlos Valcuende, quien ha anunciado que anoche recibió una llamada de Sanidad emplanzáldole a una reunión con la consejera, María Luisa Real, el lunes 15 de febrero.

Valcuende ha trasladado que los afectados no entienden "cómo en un hospital recién construido no caben todas las consultas", algo "ilógico e inentendible por nadie". Y ha explicado que se oponen al traslado porque "Valdecilla es mucho más accesible por transporte público que Liencres, a donde solo llega un autobús interurbano con una frecuencia de media hora".

Muchos de los pacientes del servicio tienen problemas de movilidad, bien porque son personas mayores o porque tienen baja visión, con lo que en su opinión "no es razonable" el traslado. Además, este servicio realiza procedimientos como la dilatación de pupilas que conlleva una pérdida de visión importante durante dos horas, que hace imposible conducir y que "debería tenerse en cuenta".

Valcuende ha señalado que el traslado supone también una "pérdida en la calidad sanitaria" porque solo habría un oftalmólogo de guardia, que "estaría aislado del resto" de médicos de su especialidad. Además, Oftalmología está "integrado" con servicios como Reumatología, Neonatos o Medicina Interna, entre otros, y las derivaciones de pacientes se verían afectadas, ha asegurado.

Los afectados han mantenido una reunión con el director gerente del Servicio Cántabro de Salud, Julián Pérez, quien les indicó que "el problema es que no cabían todos los servicios; que se habían encontrado con un problema de falta de espacio y no había quirófanos suficientes".

 

Fotos

Vídeos