Los primeros lábaros ondean ya tras el reconocimiento del Parlamento

El lábaro, en el balcón del Ayuntamiento de El Astillero. /
El lábaro, en el balcón del Ayuntamiento de El Astillero.

Arredondo, El Astillero, Comillas y Cabezón exhiben la bandera y otros municipios, del PRC o PSOE en su mayoría, prometen hacerlo en breve

MARIO CERROSantander

«La capital del mundo tiene que ser siempre la primera y en este asunto nunca hemos tenido duda». El alcalde de Arredondo, Leoncio Carrascal, vivió el lunes, en directo desde el Parlamento, la aprobación del lábaro como símbolo de Cantabria e, instantes después, dio la orden de que se instalara la bandera en el mástil que tenía preparado «desde hace meses» en el balcón de su ayuntamiento, junto a las banderas del municipio, de Cantabria, de España y de Europa. Ayer el regidor regionalista presumía de haber sido el «primer ayuntamiento» en hacerlo: «Es un hecho histórico y ahí queda. El lábaro es un símbolo de Cantabria y sólo hay que estar un poco en contacto con la calle para darse cuenta».

Carrascal se limitaba a dar cumplimiento a la proposición no de ley aprobada con los votos en contra de PP y Ciudadanos, que en su punto número dos insta a las instituciones y a la sociedad civil de Cantabria «a que promuevan y participen de forma activa en su conocimiento y difusión como expresión iconográfica de la identidad del pueblo cántabro».

ver más

No ha sido el único. En El Astillero, la bandera magenta y oro permanece en el balcón del Ayuntamiento desde el arranque de las fiestas de San José. Ayer su alcalde, el también regionalista Francisco Ortiz, acomodaba el estandarte a la espera de contar con un mástil. Tampoco lo han dudado en Comillas y Cabezón de la Sal, donde ya exhiben el lábaro como «símbolo representativo e identitario del pueblo cántabro y los valores que representa». Y otros ayuntamientos la mayoría con gobiernos del PRC o PSOE, que aún no lo exhiben, prometen hacerlo «en breve». Cada uno a su manera. Por ejemplo, en Torrelavega, con un bipartito socialista-regionalista, la intención es ubicar el lábaro en la entrada de la ciudad, «en el mástil más grande».Al menos esa es la propuesta que trasladará el PRC al alcalde, el socialista José Manuel Cruz Viadero.

O en Colindres, donde su regidor, Javier Incera (PSOE), asegura que el lábaro como símbolo «estará siempre presente no en forma de bandera sino en pequeña escultura, por ejemplo. Aún no se sabe en qué formato, pero estar, estará». En esa villa marinera saben de lo que hablan, ya que lucen la bandera desde hace varios años durante la semana del festival Sauga Folk, en agosto.

La nómina de otros municipios que anuncian la presencia del lábaro en sus ayuntamientos va en aumento (Valderredible, Penagos, Rionansa, Herrerías, Reocín, Polanco...), pero la gran mayoría apuesta por la cautela antes de dar el paso. En Castro Urdiales, con un bipartito CastroVerde-PSOE, están a la espera de recibir una notificación oficial sobre el acuerdo adoptado por el Parlamento de Cantabria para decidir la manera de difundir el lábaro como símbolo representativo de la región. «Una vez que recibamos el acuerdo tendremos que debatir entre nosotros qué hacer», señaló ayer la edil de Cultura, Elena García (CastroVerde), quien reconoce que en Castro «es difícil» ver un lábaro. En Liérganes, su alcalde, el independiente Santiago Rego, tampoco cierra las puertas a la difusión del lábaro en su ayuntamiento: «Lo pensaremos, no hay un no de entrada».

Santander

El debate parlamentario del lunes sirvió para dejar claro que el asunto lábaro no cuenta con el consenso de la Cámara. ¿Eso significa que en los ayuntamientos gobernados por el PP no habrá promoción de esa bandera? El tiempo lo dirá. De momento, el equipo de gobierno de antander no aclara su postura: «No hay ningún acuerdo tomado al respecto».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos