"Estoy muy ilusionada ante esta oportunidad que me da la vida de atender a los refugiados"

La pediatra Carmen Rodríguez, del centro de El Alisal, será la primera voluntaria del Servicio Cántabro de Salud que viajará a los campos de Grecia

ANA ROSA GARCÍASantander

«Expectante, con más ganas que nervios y con toda la ilusión del mundo». Así se declara la primera médico del Servicio Cántabro de Salud (SCS) que viajará a los campos de refugiados de Grecia tras el llamamiento urgente realizado por Cruz Roja. Se trata de la pediatra de Atención Primaria Carmen Rodríguez, perteneciente a la plantilla del centro de salud de El Alisal. Cuando la semana pasada recibió el comunicado, a través de la web corporativa del SCS, en el que se demandaban profesionales para iniciar esta misión, no lo dudó «ni un instante». Esta colaboración entre la Consejería de Sanidad y la entidad sin ánimo de lucro se empezó a fraguar hace un par de meses. Por eso Rodríguez ya «estaba pendiente» de la petición. «Yo encajaba en el perfil, así que en cuanto lo vi envié la solicitud». Sin embargo, lo que sí fue una «grata sorpresa» para ella «fue recibir la confirmación de forma tan inmediata. Ha sido todo tan rápido que aún no me hago a la idea». De hecho, ayer eran contados los compañeros de trabajo que estaban al tanto de su próximo destino, en el que estará durante un mes para dar asistencia médica a la población infantil. En solo tres días estará viajando a Madrid, donde recibirá un curso de formación intensivo para su incorporación al equipo de emergencias desplegado por Cruz Roja en los campos de refugiados de Ritsona y Pireo. «Ni siquiera sé a cuál de los dos iré antes», declara, pero «estoy muy ilusionada ante esta oportunidad que me da la vida».

La idea de la organización es que a lo largo del fin de semana vuele rumbo a Grecia para empezar a trabajar sobre el terreno el lunes, 18 de abril. «Intentaré aportar mi granito de arena ante este drama. Es una vergüenza que el mundo mire para otro lado, yo intento no hacerlo, y ahora he tenido la suerte de que me ha tocado participar en esta labor humanitaria», destaca agradecida.

A su familia no le ha extrañado su decisión, pese a haber sido tan precipitada. «Ya les había expresado mi disposición y, como no es la primera vez que me voy en una misión internacional, he tenido un apoyo total». Y es Rodríguez cuenta con experiencia en labores de cooperación, tras haber participado en varias intervenciones en Etiopía y Kenia. «No sé lo que me voy a encontrar en Grecia, porque imagino que lo que hay allí no tiene nada que ver con lo que vemos en televisión, pero no tengo ningún miedo. Sé que en los campos de refugiados lo que más hay son niños, voy a poner todo lo que esté en mi mano para ayudar. Hace falta mucha gente y sé que son escasos los medios, así que tendremos que hacer lo más posible con lo poco que tenemos». En cualquier caso, se muestra «preparada» y «tranquila»: «He trabajado en condiciones durísimas. No creo que lo que me vaya a encontrar allí sea más austero que una consulta en África».

Más candidatos

Como Rodríguez, otros tres médicos y dos enfermeras se pusieron en contacto con Cruz Roja el mismo día del llamamiento para prestarse a colaborar en la atención a los refugiados. Y a lo largo del fin de semana, el secretario autonómico de Cruz Roja en Cantabria, Alfonso Alonso, recibió las solicitudes de cuatro facultativos más.

Según su previsión, el segundo voluntario del Servicio Cántabro de Salud podría incorporarse a la misión a principios de mayo, que es cuando regresará «una enfermera cántabra, colaboradora de Cruz Roja, que ya trabaja en la zona desde hace unos días». Alonso recuerda que el problema humanitario se está prolongando tanto que el personal de la organización «está agotando su tiempo de voluntario. De ahí la necesidad de pedir refuerzos». El responsable de Cruz Roja insiste en que todos los interesados en colaborar serán entrevistados para su incorporación en una bolsa de voluntarios de cara a futuras necesidades.

 

Fotos

Vídeos