Diego y Buruaga, dispuestos a firmar la paz tras la votación

Diego y Buruaga, dispuestos a firmar la paz tras la votación

Los dos candidatos han cerrado la sesión matutina con dos intervenciones en las que han apelado a la "unidad" del partido tras el Congreso de hoy y han anunciado quiénes serán los vocales de sus ejecutivas en caso de victoria

ÁLVARO SAN MIGUELSantander

Los 975 compromisarios que decidirán hoy el futuro del Partido Popular de Cantabria ya están en sus respectivos asientos en el Palacio de Exposiciones de Santander y ha dado comienzo el XII Congreso del PP cántabro.

Los representantes de la militancia en este XII Congreso, elegidos en las primarias del 8 de marzo, votarán a partir de las cinco de la tarde entre las candidaturas del actual presidente, Ignacio Diego, y de la que era su número dos, María José Sáenz de Buruaga.

Buruaga ha sido la más madrugadora. Diego ha llegado con el Congreso empezado, tras la intervención de Gema Igual y con el representante de Génova, Pablo Casado, en el estrado. El actual presidente se ha fundido en un largo abrazo con su jefe de campaña, Santiago Recio.

A pesar de la dureza de la campaña, con cruces de declaraciones constantes, los dos candidatos, aliados durante años, se han dado dos besos al encontrarse en la sala.

La alcaldesa de Santander, Gema Igual, ha sido la encargada, como anfitriona, de abrir las intervenciones. Tras disculparse por llegar tarde, ya que estaba esperando en la puerta a Pablo Casado se ha dirigido a los militantes para decirles que son "el gran valor del Partido Popular, quienes lo sustentan". Les ha dado las gracias, tanto "por el ánimo" que aportan al partido como por los tirones de orejas "cuando son necesarios".

El vicesecretario general del PP nacional, Pablo Casado, ha tomado la palabra tras Gema Igual, y tras apelar a sus orígenes cántabros ("mi abuela era de Santa María de Cayón y los mejores recuerdos de mi vida están aquí"), ha asegurado que "lo que mejor le puede venir a Cantabria es un Partido Popular fuerte y unido". Casado ha hecho un repaso por los hitos del PP a los mandos del Gobierno regional y ha subrayado que "hoy es un día para estar a la altura de las circunstancias". "Cantabria tiene que ser lo que queréis los afiliados, pero también lo que los cántabros necesitan", ha asegurado. "Un partido centrado en ellos, que mejore sus vidas e intente resolver sus problemas; un partido que no esté ocupado en cuestiones internas ni pierda un solo minuto en mirarse el ombligo". Un mensaje dirigido a las dos candidaturas, la de Diego y la de Buruaga, que en las últimas semanas han cruzado duras palabras y han convertido el partido en un polvorín.

Casado ha pedido "unidad" a todos los presentes. "Tenemos que empezar, desde hoy, desde esta tarde, a construir el futuro Gobierno de Cantabria".

El siguiente en subir al estrado ha sido el presidente de Nuevas Generaciones de Cantabria, Javier Fernández Soberón. Gran parte de los compromisarios de la agrupación juvenil han abandonado la sala en señal de protesta cuando su presidente ha leído el comunicado del grupo. Soberón, que ha apoyado públicamente la candidatura de Ignacio Diego, ha recordado que las últimas semanas "han sido muy duras por la crispación entre compañeros", pero ha instado a todos a "apoyar a la candidatura ganadora". El representante de Nuevas Generaciones ha animado "a recuperar la unidad que es la bandera del PP" y ha pedido que, finalizado el Congreso, el partido entierre el hacha de guerra: "Nuestros rivales políticos no están sentados hoy aquí", ha dicho.

El debate económico, en el que se analizan las cuentas del partido desde 2012 a 2016, ha arrancado con la exposición de la tesorera, María José González Revuelta, que ha dado los principales detalles financieros de la formación conservadora para ese período de cuatro años:

4,9 millones de ingresos, de los que 4,5 son de origen público (subvenciones, fondos de la sede nacional, aportaciones de los grupos municipales y del grupo parlamentario) y 436.567 euros de origen privado (cobro de cuotas, aportaciones de cargos públicos e ingresos de carácter extraordinario). Y 4,1 millones de gastos.

El informe económico ha sido aprobado por la mayoría de los congresistas, que han votado con cartulinas azules, como se puede ver en la siguiente imagen:

La siguiente intervención ha sido la de Isabel Urrutia como presidenta del Comité Regional de Derechos y Garantías. La fiel aliada de la candidata Buruaga ha asegurado que el Comité que preside ha actuado con "absoluta independencia y firmeza a la hora de resolver los procedimientos disciplinarios internos, pese a las amenazas, a las interferencias, a las coacciones y a las presiones". Evitando cualquier alusión a casos concretos, Urrutia ha insistido en que no se ha dejado "amedrentar, intimidar ni apocar". "Hemos actuado sin miramientos y no nos han importado los intereses de unos ni las aspiraciones de otros". Unas declaraciones que refrendan la imagen de fractura que ha mostrado el PP de Cantabria en las últimas semanas. Finalmente, Urrutia ha dado los datos de las reclamaciones y denuncias presentadas en el período a debate.

El informe del grupo parlamentario popular ha sido expuesto por el diputado Luis Carlos Albalá, en sustitución del portavoz, Eduardo Van den Eynde, que está en tratamiento para combatir un cáncer de pulmón. Albalá ha repasado la actuación del PP en la anterior legislatura, en la que gobernó en solitario, y la actual, en la que ejerce de oposición al Gobierno PRC-PSOE.

El informe de gestión del Partido Popular de Cantabria ha sido presentado por María Luisa Peón, que ha cerrado las intervenciones previas al debate y votación de las ponencias, realizado a puerta cerrada.

Debate y votación de las ponencias

Por lo que ha podido saber este diario, durante la sesión a puerta cerrada ha sido aprobada la enmienda presentada por Ignacio Diego para que el presidente y el secretario general del PP no puedan coincidir en labores de Gobierno. El objetivo de la propuesta es que uno de ellos esté siempre dedicado a labores orgánicas del partido, lo que no había sucedido en la última etapa. Una segunda enmienda presentada por Diego, en la que apostaba por la creación de un consejo de notables, ha sido rechazada, aunque ha sido necesario contar tres veces, ya que votan a mano alzada -la votación para elegir al próximo presidente será secreta-.

María Luisa Peón ha sido también la encargada de abrir el siguiente tramo del Congreso. Peón ha expuesto en la ponencia política y de estatutos los nuevos instrumentos de organización interna para el Partido Popular de Cantabria: la Oficina del Cargo Popular, un órgano autónomo integrado por dos personas que no sean cargos públicos del PP de Cantabria para la prevención de "posibles irregularidades". En otras palabras, una oficina anticorrupción. La segunda herramienta que se incorporará es la declaración de idoneidad previa a la inclusión en las listas. Es decir, un filtro de transparencia. Para reforzar la participación de los militantes, los cargos públicos estarán obligados a comparecer ante los afiliados para dar cuenta de sus actuaciones dos veces al año. Y, como ya se hizo el 8 de marzo, se recogerá en el reglamento que los afiliados podrán votar a los candidatos a presidir el partido en unas elecciones primarias. La ponencia ha sido aprobada por la mayoría de los compromisarios.

La ponencia económica ha corrido a cargo de Daniel Cosgaya. "Cumplir con la Ley de Estabilidad Presupuestaria no es opcional, es cumplir con la Constitución", ha subrayado el ponente. También en este caso ha habido un apoyo mayoritario.

Antonio Gómez ha ejercido como portavoz de la ponencia social. "El Partido Popular de Cantabria quiere y debe consolidar su acción social, estando siempre en contacto con la gente para mejorar los servicios públicos", ha afirmado el exconcejal del Ayuntamiento de Santander. "El empleo es la mejor política social", ha afirmado Gómez.

El actual presidente cántabro, Ignacio Diego, ha estado repasando su discurso en una sala mientras se presentaban y votaban las ponencias.

Javier Puente ha defendido una enmienda en defensa de la vida desde su concepción y contra los vientres de alquiler, una práctica que, como ha subrayado Antonio Gómez, ni siquiera tiene amparo legal en España. Finalmente, tras una votación muy reñida, el Congreso ha votado en contra de la propuesta.

Lo que sí ha quedado aprobado es la ponencia social expuesta por Antonio Gómez.

La intervención de la candidata Buruaga

María José Sáez de Buruaga, actual secretaria general del partido, ha sido la primera candidata en tomar la palabra. "¿Qué futuro le espera a este partido si los que pierden están muertos políticamente?", se ha preguntado Buruaga, poniendo el foco en una pregunta que se hacen muchos cántabros, que tras ver a los primeras espadas del PP cruzarse cuchilladas se preguntan qué pasara cuando la guerra termine y la mitad del PP haya derrotado a la otra mitad.

Buruaga ha apelado a los malos resultados electorales del PP en las últimas elecciones para defender su propuesta de cambio en la dirección del partido en Cantabria. "El Partido Popular es una fuerza política que se ha aislado a sí misma o se ha dejado aislar por los demás", ha lamentado la candidata, aludiendo a la falta de cintura política que le achacan a Ignacio Diego los partidarios de Buruaga. Un posicionamiento, aseguran, que ha hecho imposible alcanzar acuerdos de gobierno en Cantabria (donde a pesar de tener una mayoría de votos están en la oposición) y en grandes ayuntamientos como Torrelavega y Camargo. Caso contrario, ha subrayado Buruaga, al de Santander, donde Íñigo de la Serna pudo llegar a un acuerdo con Ciudadanos para gobernar a pesar de haber perdido la mayoría absoluta. "Si en 2019 volvemos con la misma forma de hacer política y con el mismo tipo de discurso nos espera la más amarga derrota", ha asegurado la candidata.

"Yo también soñaba con una transición ejemplar", ha reconocido. Tras unos tímidos aplausos, Buruaga ha defendido su derecho a presentar su candidatura para defender a su partido de "esa deriva de confrontación hacia fuera y hacia dentro".

Buruaga ha asegurado que ella ha sido "leal" al partido y a sus convicciones por defender sus ideas. La candidata ha asegurado ser consciente de la "dura tarea" que le espera, si sale elegida, para superar los obstáculos creados por el estilo de Ignacio Diego. "Así nos ve la sociedad de Cantabria, como una fuerza política agria, a veces con más temperamento que fundamento. Una manera de entender la política que no encaja con la gente y que ha dañado moralmente a nuestra organización".

La secretaria general aspira a ser presidente "no de la mitad, sino de todo el Partido Popular", ha señalado, insistiendo en que cuando termine el Congreso deberán estar todos en el mismo barco.

"Mi promesa es trabajar por un partido dialogante", ha finalizado la candidata Buruaga, antes de dar a conocer los nombres de los miembros de su equipo en caso de victoria: Juan José Alonso, Carlos Caramés, María José González Revuelta, Elena Castillo, Diego Movellán, María Jesús Susinos, José Luis Blanco, Almudena Gutiérrez, Ildefonso Calderón, Alicia Fontecilla, Cándido Cobo, Rubén Pardo, José María Alonso, Reyes Mantilla, Ángel Vega, Gustavo González, Ángel Bordás, Alfonso Gutiérrez, Mónica Arce, José Alfredo Vargas, Íñigo Fernández y Joaquín Fernández.

Para la secretaría general contaría con María José González Revuelta.

La intervención de Ignacio Diego

El actual presidente y candidato a seguir al mando del PP cántabro, Ignacio Diego, ha arrancado su discurso con una "reflexión sobre la vida", empujado por las circunstancias de este Congreso, que ha supuesto la fractura de un partido que hasta ahora había sido un bloque unido, al menos de cara a la opinión pública.

"He sentido mucho dolor por este proceso. Por cómo se ha sustanciado esta campaña que creo que debemos replantearnos para situaciones futuras, porque ni nos beneficia a nosotros ni al partido. Lejos de servir como banco de ideas, ha sido un banco de tortura. Para todos. No es fácil escuchar lo que algunos compañeros han dicho de mí. No es fácil porque resulta incómodo de tragar y de muy costosa digestión. He intentado en todo momento hacer ver que la descalificación no tiene justificación. He luchado por mantener las agrias polémicas, en lo posible, al margen de los medios de comunicación. Y no lo he conseguido. Pero eso no hace que guarde ningún rencor".

Diego ha pedido el voto porque considera que "no es momento de experimentos ni de riesgos de ruptura". Su objetivo es "recuperar la Presidencia de Cantabria y obtener al menos el 50% de las alcaldías".

El candidato ha expuesto algunas de las medidas que tiene pensadas, en caso de victoria, para cambiar el partido por dentro, como fijar la incompatibilidad de los cargos de Presidente o Secretario General del partido con las tarea de gestión, que ha sido aprobado en el debate de ponencias. También ha recordado su propuesta de implantar una Vicesecretaría de Proyectos y Programas, una Vicesecretaría de sectores económicos, otra de Servicios Públicos, otra de Relaciones con el Afiliado y la recuperación de la Vicesecretaría de Comunicación.

Finalmente, Diego ha apelado a la unidad y la integración real, "superando discrepancias y recuperando nuestra esencia, que es la de la cohesión y la participación de todos los que formamos esta gran familia sin exclusiones". Y al igual que Buruaga, ha asegurado que está dispuesto a enterrar el hacha de guerra tras este Congreso: "Las tensiones pasadas, pasadas están, y desde mañana mismo todos tenemos en la sede nuestra casa y todos trabajaremos, cada uno desde la responsabilidad que le otorguen las urnas".

En su equipo estarán, como vocales de su Ejecutiva en caso de que renueve el cargo de presidente: Blanca Martínez, Germán Alquegui, Mercedes Toribio, Pedro Luis Gutiérrez, Ruth Beitia, Patricio Martínez, Belén Ceballos, Javier Gómez, Magdalena Gómez, Miguel Ángel Lavin, Marta Fernández, Luis Carlos Albalá, Esther Merino, Agustín Sáez, Virginia Setién, Miguel García Cayuso, Elena Ceballos, Fernando Fernández, César Blanco, Francisco Javier Camino, Samuel Fuertes y Javier Fernández como secretario general.

Tras las intervenciones de los candidatos se ha dado por finalizada la sesión matutina del Congreso, que se reanudará a las cinco de la tarde con el comienzo de las votaciones. Los 975 compromisarios depositarán sus papeletas en seis mesas de votación.