Los bomberos se reciclan para luchar contra la avispa asiática

Bomberos del 112 se preparan para quitar un nido de avispa asiática. /
Bomberos del 112 se preparan para quitar un nido de avispa asiática.

El Gobierno regional organiza un curso encaminado a ofrecer una "mayor eficiencia" en las intervenciones

MARÍA DE LAS CUEVASSantander

Los bomberos del Gobierno de Cantabria iniciaron este lunes un curso para prevenir la expansión de la avispa asiática, ahora que comienza la temporada de propagación con la fundación de nuevos nidos. Los servicios autonómicos intervinieron el pasado año en más de 2.600 ocasiones por la presencia de estos ejemplares invasores.

El consejero de Presidencia y Justicia, Rafael de la Sierra, asistió ayer a uno de estos cursos celebrados en el Parque de emergencias de Villacarriedo, incluidos en el Plan de formación de Protección Civil que desarrolla el Gobierno con más de 700 horas lectivas, dirigidos a distintos servicios de intervención. De la Sierra destacó la oportunidad de celebrar esta edición que "potencia la formación de los bomberos" en un asunto de "especial preocupación y ocupación" para el Gobierno de Cantabria y para la economía agrícola. Por eso, insistió en la necesidad de "poner todos los medios necesarios y actuaciones conjuntas para frenar su propagación". "Es un problema muy difícil que tiene Cantabria y el resto de España, por lo que es muy conveniente prepararse adecuadamente dado que se necesitan conocimientos técnicos profundos, estrategia y coordinación", subrayó.

reportaje

En el curso que se celebra durante esta semana, los bomberos intensifican su formación para identificar los nidos primarios y secundarios de avispa asiática, estudian los efectos medioambientales sobre el medio autóctono y ensayan actuaciones para la retirada de los nidos. Así, entrenan el protocolo de actuación en Cantabria y el uso de pértigas para la retirada de los nidos en altura, junto a las medidas de seguridad y protección personal. El curso lo realizan todos los bomberos con los que cuenta el Gobierno de Cantabria, un total de 132 efectivos. El jefe del parque de emergencias de Los Corrales de Buelna, Héctor Saiz, afirmó que la actividad de estos servicios autonómicos se ha visto afectada de forma importante, con un gran volumen de avisos y abogó por seguir trabajando en su eliminación y control. También destacó la peligrosidad de las intervenciones con avispa asiática, un ejemplar que es venenoso y cuyo aguijón puede traspasar los trajes habituales de los apicultores, de ahí que la vestimenta que llevan los servicios de emergencia debe tener una mayor resistencia.

Saiz también destacó la dificultad añadida de que la mayoría de los nidos están a mucha altura y es necesario el uso de pértigas o de vehículos en altura. Por ello, las prácticas que realizan los bomberos estos días se ejecutan a unos 25 metros de altura. La parte teórica de este curso ha sido impartida por Xesús Feás, investigador científico especializado en la observación de la Vespa velutina y en métodos para el control de la investigación de la especie.