Revilla ofrece "la máxima colaboración" al nuevo jefe de la Policía

Héctor Moreno, nuevo jefe de la Policía Nacional en Cantabria./
Héctor Moreno, nuevo jefe de la Policía Nacional en Cantabria.

El presidente regional acepta las explicaciones que le ha enviado por carta el ministro del Interior sobre el nombramiento de Héctor Moreno, condenado por torturas y detención ilegal en 1994

DM .Santander

Miguel Ángel Revilla fue enérgico cuando conoció el nombramiento del nuevo jefe de la Policiá en Cantabria, tras conocer que Héctor Moreno había sido condenado en 1994 por torturas y detención ilegal -y posteriormente idultado por el gobierno de José María Aznar-. Sin embargo, ahora ha cambiado de opinión y ha ofrecido "la máxima colaboración" al nuevo cargo policial tras leer las explicaciones que le ha remitido por carta el ministro del Interior, Juan Ignacio Zodio.

Revilla ahora cree, tras leer la misiva, que su mandato en la región será "ejemplar". En ella, Zoido explica el motivo de la condena a Moreno a raíz de un dispositivo en 1992. El ministro precisa que Moreno participó como "un miembro más" para la localización y detención del autor de un atraco a un miembro de la Policía Nacional, a quien le fue sustraída su arma reglamentaria, con la que dispararle en la cabeza. Según el ministro, durante el dispositivo un grupo de personas rodeó un coche policial "agrediendo a los agentes que estaban en el interior, motivo por el cual pidieron ayuda a otros compañeros, que se personaron en el lugar, produciéndose varias detenciones, entre ellas la de una persona que denunció a los policías".

El suceso fue instruido por el juzgado número 12 de Madrid, que lo envió a la Audiencia, la cual lo devolvió al juzgado por haber obviado la investigación sobre las lesiones a los agentes y por no existir en el sumario actuaciones que desprendiesen responsabilidad para ellos. "El caso -continúa la carta- fue archivado, pero se reabrió en 1994 a instancias de uno de los detenidos. El juicio se celebró en la Audiencia Provincial, siendo condenados los componentes del Grupo en el que se encontraba el comisario Moreno, aunque la propia Audiencia proponía el indulto, que fue avalado por el Tribunal Supremo, por lo que la pena fue conmutada en 1998".

"Yo no lo quiero tener en Cantabria"

Este indulto fue lo que más criticó Miguel Ángel Revilla en un principio. El regionalista calificó de "escandaloso" que se indulte a un policía condenado por torturas y detención ilegal, pero "más escandaloso" es que luego le "premien ascendiéndole" a jefe de la Policía en Cantabria. Si es así, "yo no le quiero tener en Cantabria", dijo Revilla. Incluso fue más allá y realizó una petición: la única explicación razonable que podría admitir es que se trate de "un error", y que las informaciones sobre la condena y posterior indulto se refieran a otro Héctor Moreno.

Zoido alega en la carta que, desde ese hecho por el que fue condenado, el comisario Moreno ha continuado con su carrera profesional durante 19 años, "ocupando diferentes puestos de relevancia de manera brillante, sin que aquella circunstancia haya supuesto nunca un inconveniente, puesto que su responsabilidad ya quedó dirimida". Por ello y por entender que "reunía las mejores condiciones y cualidades, fue nombrado jefe superior de la Jefatura de Cantabria, después de un proceso de convocatoria pública".

Además de disculparse por no haber contestado antes, el ministro aclara que no ha querido hacerlo "sin disponer de toda la información" y, una vez conocidos "todos los detalles del nombramiento", afirma que Héctor Moreno es "una persona adecuada para ocupar este puesto, aunque hace ya 35 años ocurrieran los hechos" por los que pidió explicaciones el presidente cántabro.

Asimismo, destaca que tanto la Constitución como el sistema judicial español determinan que cualquier persona en la situación de Moreno "tiene pleno derecho a ejercer su profesión con la dignidad y respeto que merece, por lo que no puede tener vetada la posibilidad de proseguir con plenitud con su vida y su carrera profesional". "Y tanto su trayectoria como su hoja de servicios demuestran que está absolutamente capacitado para desempeñar esta responsabilidad", añade.

En este sentido y después de relatar los principales cargos y operativos policiales en los que ha participado, el ministro expone las distinciones que ha recibido a lo largo de su carrera, entre las que figuran 69 felicitaciones públicas, reconocidas con varias cruces y encomiendas.