Las asociaciones de padres creen que las medidas de conciliación "no han sido suficientes"

La FAPA critica la "excesiva carga de deberes" en vacaciones y de exámenes a la vuelta, algo que recoge el informe del Consejo Escolar, a pesar de que el nuevo calendario se creó para "facilitar el descanso del alumnado"

DM .Santander

La Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (FAPA) cree que el informe sobre el nuevo calendario escolar evidencia que las medidas de conciliación adoptadas "no han sido suficientes", por lo que ve necesario que las administraciones se coordinen para que este problema "desaparezca". Para FAPA, eso ocurrirá "totalmente" avanzando hacia una legislación laboral que "haga que la conciliación no sea un problema para las familias".

Así lo afirma en un comunicado en el que además llama la atención sobre la "excesiva carga de deberes" en los periodos de vacaciones y de exámenes a la vuelta que pone de manifiesto el informe del Consejo Escolar, en el que ha participado.

Según la FAPA, ya trasladó este asunto a la Consejería de Educación a la vuelta de las vacaciones de octubre, pero "se ha seguido repitiendo a lo largo del curso" un problema que considera "especialmente llamativo" cuando el nuevo calendario se ha presentado precisamente "como bueno para facilitar el descanso del alumnado".

Los representantes de los padres destacan que en Secundaria el curso ha sido "muy problemático" por diversas causas y que el nuevo reparto de tiempos "no ha hecho sino incrementar este aspecto".

El informe señala como "positiva" una autonomía de los centros en la toma de medidas sobre las evaluaciones, incluyendo su número, ya que se entiende que "no tendrían por qué identificarse, necesariamente, los cinco periodos de vacaciones con cinco evaluaciones".

La FAPA considera que esta sugerencia se plantea como una forma de facilitar que los centros pongan en marcha diferentes proyectos, pero advierte de que una disparidad en el número de evaluaciones puede convertirse "en una forma más de crear ránkings" a la hora de que las familias decidan a qué centro llevan a sus hijos.

A su juicio, eso iría en contra de conseguir una escuela pública de calidad "que haga que el mejor centro para nuestros hijos sea el de nuestro barrio", por lo que cree que se trata de "un tema delicado" que es necesario estudiar en profundidad.

Para la FAPA, aún quedan "muchos pasos que dar" para poder decir que el nuevo calendario escolar ha sido "asimilado por la sociedad" y esa responsabilidad corresponde a la Consejería de Educación, "si quiere que veamos que el objetivo principal del cambio era buscar el beneficio del alumnado".