Cómo se destila un sueño

David Martínez, durante su conferencia en la gala de los premios Emprendedores Cantabria 2017./
David Martínez, durante su conferencia en la gala de los premios Emprendedores Cantabria 2017.

David Martínez, cofundador de la empresa cántabra Siderit, explica cómo ha sido su crecimiento desde que en 2010 arrancó su proyecto en una nave de tan solo 80 metros cuadrados en Tanos

DM .Santander

Un buen ejemplo de emprendimiento es el que pueden aportar los responsables de la microdestilería cántabra Siderit, David Martínez y Rubén Leivas. Estos jóvenes ingenieros han sabido desarrollar al máximo un proyecto que comenzó a soñarse en 2010, cuando comenzó la "burbuja del gin-tonic" -así lo llamó David Martínez en la conferencia que dio el pasado miércoles en la entrega de los Premios Emprendedores Cantabria- y fue una realidad ya en 2013, cuando ambos socios alquilaron una nave de 80 metros cuadrados en Tanos. Han pasado ya cuatro años y el próximo 1 de junio, David y Rubén inauguran una nave de 900 metros cuadrados en Puente Arce.

Dedicados a la producción, empleando métodos artesanales, de ginebra, vodka y vermut -su más reciente incorporación- , estos productos, y sobre todo la ginebra, se han convertido en una de las marcas más reconocidas dentro y fuera de Cantabria y también, internacionalmente.

No en vano, la ginebra Siderit, tiene cuatro Medallas de Oro ganadas en prestigiosos certámenes internacionales celebrados en Bruselas, Londres y San Francisco. Y en la actualidad está en plena promoción de su vermut, que ya ha empezado a llevarse los elogios de los consumidores y a desbordar las previsiones de los fabricantes.

Pero la ginebra es la principal marca de esta firma, en sus variantes Classic London Dry (con té del puerto) e Hibiscus (ginebra infusionada con hibiscus, más dulce y aromática). Y está también el Vodka Lactée elaborado con leche y apto para intolerantes a la lactosa. Esta marca compite, incluso, en el mercado ruso y está a la venta en establecimientos de San Petersburgo.

Después del magnífico resultado que están obteniendo en los mercados nacionales e internacionales, exportan a más de una treintena de países, los proyectos continúan. Sus responsables tienen 17 productos en la lista de destilados de cuyas características todavía los empresarios no quieren adelantar las características.

Un paso adelante

En sus nuevas instalaciones en Puente Arce, a pleno rendimiento desde el pasado mes de abril, disponen del espacio suficiente para poder afrontar la continua expansión de la firma en la que, actualmente trabajan nueve personas. Además, quieren poner en marcha un museo de la ginebra con la mayor exposición de botellas de este destilado del mundo, con lo cual estará recogido en el libro Guinness.

La instalación será totalmente novedosa en Cantabria "y en el Norte de España", señala David Martínez, porque "se harán visitas guiadas en inglés y en otros idiomas", estando abierta a la visita de una potencialidad de clientes que tendrá una visión de lo más directa también del funcionamiento de la destilería. El museo quiere comenzar a funcionar el 1 de junio, "así que ahora mismo estamos ultimando su apertura, que será un gran reto para nuestra imagen".

De la situación actual de Siderit, de su pasado y de su futuro, hablará David Martínez hoy, en la previa a la entrega de los galardones a los mejores emprendedores de Cantabria 2017.

Será un testimonio que, según el propio conferenciante ha explicado, "persigue principalmente animar a los empresarios que tienen una idea a que se lancen a ella con toda su energía pero empleando la cabeza". "Nosotros no estamos en la situación actual de casualidad. Antes hemos tenido que atravesar por muy diversas fases en las que la palabra esfuerzo y tesón han estado muy presentes". Martínez dedicará una primera parte de su conferencia a definir "lo que bajo nuestro punto de vista significa ser emprendedor". En un segundo bloque de la intervención expondrán el proyecto que han sabido desarrollar tan acertadamente, o lo que es lo mismo, "hablaremos de Siderit, de su historia, de cómo comenzamos y cómo está la empresa en la actualidad".

Los comienzos

En el año 2003, David Martínez y su socio, Rubén Leivas, ocuparon una nave nido cedida por el Ayuntamiento de Torrelavega para desarrollar su proyecto de microdestilería. Cuando empezaron, de estas instalaciones ubicadas en Tanos, salían 300 botellas al mes, cifra que se ha más que duplicado (en 2016, 800 botellas al día). Quieren llegar a las 75.000 botellas al año de ginebra premium y 150.000 unidades de vodka.

Toda la producción es artesanal y utilizando la mejor materia prima, destacando el té del puerto que es el que da un sabor al producto, "único en el mundo", como a estos emprendedores les gusta remarcar.

Para conseguir esos retos, como primer paso el traslado a Puente Arce, con unas instalaciones de 900 metros y el ansiado museo de la ginebra que, según sus previsiones, estará abierto el 1 de junio. Y la fabricación del vermut, "que francamente nos está desbordando en positivo". Junto a esta actividad y otros muchos proyectos, en las palabras de David lo que se aprecia es un optimismo y unas ganas de trabajar que son inherentes a la definición de lo que tiene que ser un emprendedor. En Siderit saben tanto de esto, como de producir unas bebidas marca Cantabria.