Condenado a pagar casi 100.000 euros por destrozar el local del que iba a ser desahuciado

Entre los destrozos se cuentan el derrumbe de tabiques, arranque de los sanitarios, la instalación eléctrica, los radiadores y los canalones de un comedor

DM .Santander

La Audiencia de Cantabria ha condenado a una multa de 1.800 euros y al pago de una indemnización de 98.000 euros a un hombre que destrozó el local que tenía arrendado cuando supo que debía abandonarlo por un desahucio.

En una sentencia que ya es firme, porque el condenado no ha presentado recurso de casación ante el Tribunal Supremo, que confirma la sentencia dictada por el Juzgado de lo Penal número 2 de Santander que le consideró autor de un delito de daños.

El hombre, previamente a que se llevara a cabo el lanzamiento por parte de la comisión judicial, desmontó el tejado de un comedor, las terrazas, los aseos y la cocina, tiró tabiques, arrancó las instalaciones eléctricas, los radiadores y canalones, e hizo agujeros y rayones en el suelo.

Todas estas acciones causaron unos daños que han sido valorados en 98.300 euros, el importe de la indemnización que el condenado deberá abonar al propietario del establecimiento.

En su defensa, adujo que su única intervención consistió en la retirada del mobiliario que había instalado en el local para explotar su negocio, y que cuando recibió el establecimiento éste se encontraba "en pésimo estado".

Sin embargo, el tribunal alude a unas fotografías "evidenciadoras de los destrozos" ocasionados y añade que éstos "no se corresponden con la alegada retirada de los muebles por él usados en la explotación de su actividad, o a la retirada de los equipos separables del local".

La sentencia indica que la acción del acusado se corresponde con "un auténtico desmantelamiento de las instalaciones del local, con eliminación de elementos estructurales", lo que "excede con mucho lo pretendido". A juicio del tribunal, los desperfectos, "por su naturaleza y gravedad", evidencian "un propósito malintencionado de dañar a la propiedad arrendadora".