El acusado de abusar de un menor de 14 años dice que las relaciones fueron consentidas

El acusado de abusar de un menor de 14 años dice que las relaciones fueron consentidas

El menor asegura que «no consintió y se negó reiteradamente» | La Fiscalía solicita 15 años de cárcel para el acusado

AGENCIAS

El hombre acusado de abusar de un chico de 14 años y de un delito de corrupción de menores por haber grabado las imágenes con su teléfono móvil, ha reconocido que mantuvieron relaciones, pero que éstas fueron «consentidas», además de subrayar que no supo que era menor de edad hasta que chico se lo dijo, posteriormente.

Sin embargo, según ha explicado la fiscal en sus conclusiones, el menor, en su declaración a puerta cerrada, ha relatado que «no consintió y «se negó reiteradamente» a mantener ningún tipo de relación con el acusado, así como que «se marchó en cuanto pudo» de la casa de su presunto abusador.

Además, el letrado de la acusación particular ha señalado que el menor «no tuvo inconveniente» en subir a la casa del acusado porque «era amigo de su prima», según informa EFE.

Pero, el abogado de la defensa ha matizado que el joven también ha declarado que «se quedó bloqueado» y que «no se podía creer lo que le estaba pasando», lo que a juicio del letrado prueba que «no opuso resistencia» y «no fue intimidado, ni forzado» a mantener relaciones.

En el juicio que se ha celebrado este miércoles en la Audiencia de Cantabria, la Fiscalía y la Acusación particular han pedido 15 años de prisión, 21 años de inhabilitación para cualquier profesión que conlleve contacto regular y directo con menores, 12 años de alejamiento y de prohibición de comunicación con el menor agredido y una medida de libertad vigilada tras la salida de prisión de diez años.

El acusado ha relatado que el menor era primo de una amiga suya y que le había conocido esa noche (15 de agosto de 2017).

Según ha narrado, antes su amiga ya le había dicho que iba a estar con su primo, pero no que fuese menor de edad, ni que no fuera homosexual. Sin embargo, ella ha declarado que cuando el acusado la preguntó «si estaba bueno», le respondió que era «un niño» y que, además, «no es homosexual».

El acusado ha explicado que se llevó a su domicilio al joven para secarle el pantalón que tenía mojado de restos de bebidas alcohólicas porque se había caído. «En el ascensor le toque la pierna y reaccionó normal, sin decir que no lo hiciera», ha añadido.

«Ya en la casa, le pregunté si quería tener relaciones y me dijo que sí», ha declarado el acusado, relatando que primero le hizo una felación al menor, luego hicieron «un 69». Y ha destacado que «en ningún momento dijo que parara».

El menor únicamente «dijo que no» cuando le planteó tener una relación sexual con penetración y fue entonces, según ha explicado, cuando le preguntó qué edad tenía. «Me dijo que 14 y me quedé loco, paralizado» ha añadido.

Y ha señalado que fue entonces cuando se fue al bañó y borró el vídeo que había grabado con su móvil, con el consentimiento del menor. Además, ha recordado que el joven habló por teléfono con su madre cuando se hallaba en su casa y que siempre tuvo acceso a su móvil.

A preguntas de la acusación particular ha afirmado que el menor le dijo que «era gay», que en la cama no le inmovilizó los brazos con la piernas ni le puso ningún impedimento para que se fuera de su casa, ni antes ni después de haber tenido relaciones.

Además, ha señalado que él estaba borracho y había consumido marihuana. Y, ha precisado a preguntas de la defensa que había bebido botella y media de vozka mezclado con «red bull».

Por su parte, la madre del menor ha explicado que su hijo, con quien había hablado por teléfono mientras estaba en casa del acusado, le había dicho que era «un amigo de su prima que le estaba secando el pantalón». Y evocado que, cuando llegó tarde a casa «no podía hablar, estaba blanco, muy nervioso y decía que no llamara a la policía».

«Luego me dijo que el amigo de su prima había abusado de él», ha añadido explicando que, cuando vio que «la cosa era más grave» de lo que pensó en un primer momento, decidió acudir a la policía. También ha señalado que, a partir de entonces su hijo estuvo muy afectado, «no dormía y tenía dolores de cabeza», por lo que durante un tiempo estuvo en tratamiento psicológico.

«Es un niño confiado», ha añadido, haciendo hincapié en que no es homosexual. «Siempre ha tenido novietas y ahora tiene novia», ha dicho.

La prima del menor ha afirmado que el joven llegó de la casa del acusado «llorando» y «no se le entendía nada porque estaba muy nervioso», mientras que su presunto agresor «dijo que no sabía lo que había pasado» y que «lo sentía porque pensaba que era mayor de edad».

Los psicólogos se han ratificado en sus informes y han considerado que el testimonio de la víctima es creíble y que el «trauma» que se le apreció puede ser «compatible con un caso de abusos sexuales», descartando que una «mala experiencia» sexual tenga por qué ocasionar estrés postraumático.

Por su parte, los peritos forenses han afirmado que el menor tenía «apariencia física de ser más joven de su edad», que «no se le encontró especialmente afectado» y, a preguntas de la acusación, han señalado que el acusado pesaba 106 kilos y el menor 59.

Finalmente, los guardias civiles que analizaron el teléfono del acusado han recordado que «no se encontraron imágenes asociadas a ningún hecho delictivo». Y que no se pudieron recuperar las imágenes borradas por un falló en el software del teléfono.