El acusado de abusar de una niña de seis años en Cantabria dice que son «mentiras de la madre»

El acusado de abusar de una niña de seis años en Cantabria dice que son «mentiras de la madre»

La Fiscalía considera que tras la vista lo hechos quedan probados y solicita tres años de cárcel para el acusado

EFE

El acusado de abusar de una niña de seis años, amiga de su hija, ha afirmado hoy que ni se le «pasó por la cabeza» tocarla y que los hechos que se le atribuyen son «mentiras» de la madre, que presentó la denuncia porque no quería ver a su exmarido y padre de la menor con marroquíes.

La fiscalía ha mantenido en el juicio la petición de tres años de prisión para el encausado y ha retirado la solicitud de que la condena sea sustituida por la expulsión del país.

Los hechos tuvieron lugar en junio del año pasado, cuando el acusado se fue con su hija y una amiga a casa después de estar con ellas en un parque y, supuestamente, mientras estaba preparando la comida, la llamó a la cocina, la sentó sobre él, la besó y la hizo tocamientos.

Durante su declaración, ha insistido en que esos hechos son falsos y en que la madre al denunciarle ha mentido porque para ella era un problema que el padre de su hija se llevara bien con un marroquí. «No quería ver a su marido con un marroquí. Nada más», ha afirmado.

Además ha relatado que al día siguiente de poner la denuncia, la mujer fue con él en su propio coche a retirarla, pero les dijeron que aún no había sido registrada en el juzgado y ya no volvieron más adelante.

La madre de la niña, que también es marroquí, ha reconocido que fue el juzgado con el acusado a retirar la denuncia pero que lo hizo porque tenía dudas y no quería acusarle de algo que ella no había visto, aunque creía lo que le había contado su hija.

La mujer ha explicado que estaba de vacaciones en su país cuando supuestamente tuvieron lugar los presuntos abusos, y a su regreso, su hija le dijo que tenía que contarle un secreto, algo que le había pasado con el padre de su amiga.

Le contó, según la madre, que el hombre le pidió que se sentara sobre él en una silla, le dijo que le iba a dar dinero si le daba un beso y la tocó.

Ha asegurado también que su hija nunca ha dicho mentiras y ha negado que a ella le molestase que su marido fuese amigo del acusado, porque están separados y «cada uno tiene su vida».

Declaraciones del padre

El padre de la menor ha explicado que él se encontraba con el acusado y las dos niñas en el parque y le pidió a su amigo que se quedara con ellas porque se sintió mareado y se quería ir a casa.

Ha afirmado que la niña estaba normal ese día, cuando volvió de casa de su amiga, y también los días siguientes, hasta que la madre regresó de Marruecos.

Y al igual que el acusado ha atribuido la denuncia de abusos a que su a ex mujer siempre «le ha sentado mal» la relación de ambos y quería «vengarse».

Las palabras de la niña

En el juicio se ha visto la grabación de la declaración que hizo la niña en el juzgado dos meses después de la denuncia, en la que cuenta que estaba jugando con su amiga en el salón, que ésta entró en la cocina, donde el acusado estaba haciendo la comida, y al salir la dijo que su padre quería que fuese ella a la cocina.

Cuenta también que el hombre le dijo que se sentara sobre sus piernas y que le iba a dar un euro si le daba un beso y que después la besó y explica cómo le hizo los tocamientos.

Los peritos han concluido en sus informes que el relato de la niña cumple los criterios de credibilidad que utilizan en sus evaluaciones y que no le han quedado por el momento secuelas de lo ocurrido, lo que creen que puede deberse a que el abuso se podría calificar de leve, ocurrió en un tiempo determinado y no se repitió.

Para la fiscal tras la vista han quedado acreditado los hechos. Considera creíble el relato de la menor, que nunca antes había contado hechos de esta naturaleza, «no es una niña que cuente mentiras» y además no cayó en ninguna contradicción en su declaración, a pesar de que se le hizo repetir varias veces lo mismo.

Por el contrario, entiende que no hay ningún indicio de que la versión del acusado sobre la denuncia de la madre sea verdad.

A su juicio, a la madre le entraron dudas porque conocía al acusado y no se podía creer que hubiera sometido a su hija a tocamientos.

La defensa ha alegado que se han presentado dos versiones contradictorias de los hechos y no hay elementos suficientes para condenar al acusado, por lo que ha pedido su libre absolución.